Lima reveló existencia de una nueva deuda, Intendencia le debe a ANCAP 30 millones de pesos por combustible

Lima reveló existencia de una nueva deuda, Intendencia le debe a ANCAP 30 millones de pesos por combustible

Una deuda de la Intendencia de Salto con ANCAP, del orden de los 30 millones de pesos fue informada ayer por el intendente electo, Andrés Lima, a través de las redes sociales. Lima se encuentra en Montevideo desde el pasado martes donde ha mantenido diversas reuniones con autoridades de varios organismos públicos, con la intención de poder superar la situación de crisis económica y financiera que enfrenta la comuna.
En ese marco, el intendente electo se ha reunido con jerarcas de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, del Ministerio de Turismo y de ANCAP, entre otros. Precisamente en este último encuentro, fue que el próximo jefe comunal que tendrá el departamento de Salto a partir del 9 de julio, indicó que fue informado de una deuda que tiene la comuna con el ente estatal del orden de los 30 millones de pesos.
Lima catalogó la situación en las redes sociales como “una perla más en el collar” en relación a las deudas que tiene la comuna con las empresas públicas y también con las privadas que proveían al municipio de distintos materiales.
Aunque más allá de todo esto, Andrés Lima destacó la “buena disposición” del presidente de ANCAP, José Coya, quien aseguró que “una vez que asuma el nuevo gobierno, la línea de crédito con la Intendencia de Salto para el abastecimiento de combustible será restablecida”.
En ese marco, el titular de ANCAP le había manifestado al jerarca comunal electo que “la situación se había hecho insostenible” y que en ese sentido “decidieron cortar el suministro de combustible a la actual administración”.
Según pudo saber EL PUEBLO en las últimas horas, Lima mantendrá un encuentro con varios jerarcas de gobierno, con la finalidad de “ir buscando apoyos” para poder generar ingresos para la comuna.
DÍA CLAVE
“Hace un año, un día como el de mañana (por hoy viernes 29) estaríamos cobrando el sueldo, pero las cosas se desbarrancaron, hubo gastos y mala administración, pero nunca lo reconocieron. Ahora hablan de crisis, de problemas económicos, de dificultades y lo peor del tema es que se están pasando la pelota por elevación y nosotros por ahora no vemos un peso”, dijo a este diario ayer un dirigente de ADEOMS, sindicato de funcionarios municipales que hoy de noche tendrán una asamblea en el local de Círculo Sportivo con la finalidad de tomar una postura sobre la situación por la que vienen atravesando.
Los funcionarios temen no poder cobrar sus salarios en los próximos días, aunque “tenemos esperanzas de que haya alguna solución, porque los trabajadores y nuestras familias no podemos ser rehenes de una mala administración, no podemos estar sujetos a que los políticos de un lado y del otro se echen la culpa, se digan las cosas, y nosotros quedemos en el medio sin solución alguna. Ya sabemos quiénes se llevaron el dinero, sabemos que el nuevo gobierno no tiene que ver en el asunto, por eso les pedimos que no nos hagan pagar ese alto costo de no poder alimentar a nuestras familias a nosotros, que somos rehenes de las cosas que pasaron”, dijo el mismo dirigente que prefirió guardar sus manifestaciones para la asamblea de esta noche, según lo adelantó a este diario.
En ese sentido, con la serie de deudas que están a la vista y con los problemas que han surgido en las últimas horas, el sindicato de funcionarios municipales, que cuenta a su vez con el apoyo del PIT CNT, decidirá el plan de movilizaciones que mantendrá de aquí en más, con la finalidad de “dejar en evidencia” a la actual administración por la “situación de angustia en la que estamos los trabajadores municipales”, manifestaron a este diario fuentes del sector.
Al tiempo que adujeron que “todas las mejoras que logramos con este gobierno y que ellos tanto han dicho por ahí, caen por su propio peso desde el primer momento que dejan la caja de la Intendencia vacía para pagarnos los sueldos. Debería darles vergüenza”.
Con ese marco, los trabajadores siguen esperando que aparezca un atisbo de solución que les permita vislumbrar la posibilidad de cobrar sus salarios.