Lucía Topolansky: se centran en el mosquito y no en el elefante

Las críticas al proyecto carcelario

La senadora Lucía Topolansky salió al cruce de versiones de la oposición que centran el debate del nuevo texto en la liberación de presos. Dijo que hay quienes «hacen campaña con el látigo terrorista», «se centran en el mosquito y no en el elefante» y aclaró los alcances del proyecto. Pidió «no distorsionar groseramente» una política seria que hay en el país sobre este tema. Pedro Bordaberry insistió con la liberación y el aumento de la inseguridad en una columna titulada «no nos callaremos».

En su columna de los domingos, Bordaberry dijo que desde un tiempo a esta parte parece que quienes se oponen a las iniciativas del Frente Amplio en el Parlamento son considerados «poco menos que enemigos de la Nación. Mientras que los que se oponen a propuestas del oficialismo dentro del propio oficialismo son considerados traidores».

Afirma que esta «forma de actuar es antiliberal y antirrepublicana. Nada hay de mal en discrepar y nada más malo para un país que el pretender una unanimidad impuesta y regimentada».

Reiteró que «la violencia que adquirió la vida en el Uruguay en los últimos seis años es realmente alarmante» y entiende que la misma se originó «a partir de decisiones equivocadas adoptadas por el entonces Presidente Tabaré Vázquez y su Ministro del Interior José Díaz».

«Ellas  fueron determinantes en la profundización y – sobre todo – crecimiento de la violencia e inseguridad que hoy se vive en nuestra sociedad» escribió.

«Vázquez y Díaz tomaron medidas y emitieron señales equivocadas. Liberaron más de 1.000 presos; derogaron el decreto 690 que permitía detener en averiguación; a ello se sumó su falta de respaldo al accionar policial. Todo esto hundió al país en la situación de violencia e inseguridad ciudadana en que hoy nos encontramos», continuó diciendo.

Dijo que ante las respuestas que llegan del oficialismo se pregunta si se pretende callarlo o amedrentarlo. No lo lograrán, sentenció.

Agrega que «por más increíble que parezca el Frente Amplio vuelve a insistir con liberar presos como medida para lograr seguridad. Está vez quiere largar 2.000 presos a la calle.»

«Largar 2.000  presos a la calle no parece ser lo mejor para terminar con la inseguridad y violencia que hoy estamos soportando», concluyó Bordaberry.

Opinión nacionalista Mientras tanto, desde el Partido Nacional se criticó con dureza el proyecto también. El ex viceministro del Interior y senador de Alianza Nacional, Carlos Moreira, sostuvo que hay cosas en el texto que no están mal pero fustigó el capítulo de hacinamiento crítico.

Dijo que el envío de las causas, por parte de una comisión especial, para reclusos que hayan cumplido los dos tercios de la pena, es una intromisión indebida de un poder del estado sobre otro.

Para Moreira el tema pasa por construir nuevas cárceles.

«Es una ingerencia indebida en las competencias del Poder Judicial. Esa comisión que funciona en la órbita del Poder Ejecutivo dice que hay hacinamiento crítico como si el hacinamiento crítico fuera responsabilidad de los jueces y que éstos tuvieran que liberar reclusos porque hay hacinamiento crítico. Nosotros venimos denunciando hace siete años esta situación del hacinamiento y esto se resuelve construyendo más cárceles, más que nada. Por ejemplo, Punta de Rieles es un ex cuartel y ahora convertido en cárcel, pero resulta que tiene capacidad para 900 y solo aloja 300 porque falta personal para abocarse a la custodia y rehabilitación de los reclusos. Acá lo que ha habido es una falta de respuesta y de velocidad de parte del Ministerio del Interior para darle solución a estas cosas. Hoy tenemos a un Comcar que en condiciones absolutamente deplorables tiene a 3.200 presos. Acá hay una omisión de parte del Poder Ejecutivo que da la impresión de que quiere cargarle las pilas al Poder Judicial», aclaró Moreira.

El legislador sostuvo que el oficialismo no se animó a mandar un proyecto exclusivamente para liberar reclusos porque sabe que sería condenado por la opinión pública.

Opinión del oficialismo. Topolansky dijo que el texto propuesto por el gobierno va en la dirección de separar la rehabilitación carcelaria del Ministerio del Interior.

Sostuvo que se crea un sistema para las cárceles y un sistema de gestión de cárceles dentro del cual hay un sistema de gestión y una prevención del hacinamiento, buscando que cada establecimiento tenga una población óptima.

Agregó que además se le dan al juez instrumentos para libertades anticipadas, que son a criterio del magistrado y con condiciones.

«Todos sabemos que los juicios en Uruguay son muchas veces larguísimos y desproporcionados con la normativa. Pasa mucho tiempo una persona procesada sin ser penada. Eso genera una serie de distorsiones, esa es la esencia del proyecto», señaló Topolansky.

Agregó que el texto va en un paquete de un montón de medidas de todo tipo para poder descongestionar y gestionar las cárceles. Sostiene que no es la única alternativa.

«No es la única, está vinculada a la ampliación de la superficie,  a alguna licitación que se va a hacer en el marco de la ley del PPP para poder hacer algún establecimiento más. No es algo descolgado», sostuvo Topolansky.

La legisladora lamentó que la oposición centre el debate en el punto de la liberación de reclusos y afirma que algunos van a centrarse «en el mosquito y no en el elefante» asegurando que hay quienes «hacen campaña con el látigo terrorista»

«Ni hay que ir por la simplificación y pensar que esto para soltar 2.000 chorros si no estamos distorsionando groseramente una política que por primera vez es seria en el país», indicó Topolansky.

Tuvo palabras para el líder colorado Pedro Bordabarry y sus críticas al texto, señalando que el legislador necesita hacer esas afirmaciones.

«Precisa abonar su campaña con la reforma constitucional que propuso y entonces tiene que ser coherente con ese tipo de argumentos, pero no tiene nada que ver con la propuesta», estableció Topolansky.