Mujica ¿Qué hago con Argentina, le declaro la guerra?, ¿le pincho un ojo?

El presidente José Mujica defendió su iniciativa para liberalizar la comercialización de marihuana y dijo que no se opondría al autocultivo, pero quiere ver cómo se controlaría.
El mandatario sostuvo que en Uruguay existen miles de presos por tráfico de drogas, mostrando su preocupación por la aparición de los ajustes de cuentas.
Dijo que no veta leyes y agregó que el tema del aborto lo estudió a la luz de ejemplos suecos.
En entrevista con el Universal de México, Mujica sostuvo que a los uruguayos nos cuesta asumir que hemos tenido una explosión del delito cuando comenzó a masificarse el consumo de la “pasta base”, un producto residual del procesamiento de la cocaína, mucho más nocivo y letal que ésta.
“En el país tenemos miles de presos producto del tráfico de esta inmundicia y han aparecido los delitos por ajustes de cuentas. Porque a la gente que no paga no le mandan los abogados para cobrar. Le pegan un tiro. Eso era desconocido en el Uruguay” dijo.
“En lo que me es personal no me importa tanto la drogadicción; esto es, no es que no me importe: es una enfermedad y como tal hay que tratarla. Lo que es intolerable es el narcotráfico” agregó.
“Vamos a combatirlos tratando de arrebatarles o quitándoles un poco del mercado. Porque en definitiva se trata de un negocio”.
“La idea es tratar de regular el consumo. Primero entregar un producto, si se quiere más noble. No joder tanto a la gente. Segundo, identificar al consumidor y así cuando se está pasando de la raya poder decirle ‘mi’jito vamos a tratarnos porque por ahí la cosa va mal’. Tercero combatir, con más efectividad, todas las otras drogas”.
Afirmó que no cree que la marihuana es buena, ni la está defendiendo. “Cualquier adicción es mala. Salvo la del amor, las demás son todas condenables” sostuvo.
Reconoció que en el Parlamento se barajan otras opciones pero sostuvo que no sabe lo que va hacer el Poder Legislativo. “Hay otras visiones, como el autocultivo. Y yo no me opondría, pero el tema es cómo se controla, para que no termine comercializándose fuera. Ese es el asunto, porque no podemos joder a los vecinos. Con el monopolio de la producción y la comercialización tenemos todo controlado” agregó.
El aborto. El presidente sostuvo que se busca cuál  es el método más racional para salvar la mayor cantidad de vidas, “porque contra el aborto estamos todos”.
No obstante sostuvo que “si a la mujer la dejamos sola, si no la atendemos, si no le damos apoyo, sobre todo si son gurisas la cosa va mal. Mejor pongámoslas arriba de la mesa y tratemos de que reculen y apoyémoslas. Me parece que eso es mucho más inteligente que prohibir.”
Relaciones con Venezuela. Mujica dijo que el triunfo de Hugo Chávez, para el Uruguay es ampliamente favorable, porque Venezuela es un país complementario con el nuestro.  Opinó que el mandatario Venezolano, “tiene una visión a favor de la igualdad y de la equidad y de construir una sociedad de carácter socializante, si se quiere, pero yo se lo he dicho a él, que con ese tipo de visión corre el peligro de ser sepultada por una burocracia terrible”.  No obstante reconoció una actitud generosa de Venezuela frente a la cual no puede tener más que agradecimiento.
Suspensión de Paraguay del Mercosur. El mandatario justificó las decisiones que se tomaron sobre Paraguay.
“Lo de Paraguay podrá haber parecido como un acto intervencionista, pero fue muy poco lo que le pedimos; le pedimos apenas las mínimas garantías elementales del debido proceso. No se puede echar a un presidente y no darle ni dos horas para defenderse… Conseguimos además que no hubiera sanciones económicas. Hubo quienes las pidieron. Yo estoy por principio contra las sanciones económicas; ni para la izquierda, ni para la derecha ni para el centro. Nunca sirvieron para nada. El que se jode es el pueblo”, aseguró.
¿Qué hago con Argentina? ¿Le declaro la guerra? Al hablar de Argentina, Mujica dijo que tiene que mirar en función de lo que le conviene a la sociedad por la cual está luchando. “No son mis sentimientos los que tienen que gobernar mis decisiones. Tengo que hacer aquello que pueda ayudar a que mi gente tenga más trabajo. Si fuera por mis sentimientos, mama mía. Pero ¿qué hago con Argentina? ¿Le declaro la guerra? ¿Rompo relaciones? ¿Le pincho un ojo? Los países no se mudan. Yo trato de tener una política que me permita pellizcar lo que pueda, pensando en el trabajo de mi gente. Y a eso me remito. Los que no tienen responsabilidad de gobierno pueden hacer lo que quieran”.
Sobre Cuba: “Soy socialista pero mucho más autogestionante, mucho menos estatista”. Respecto a Cuba, Mujica agregó que espera ir en algún momento, pero aclaró “tal vez no les sea muy simpático del todo. Porque soy medio libertario. Tengo mi manera de pensar; yo no pienso con el sentido del partido único, soy socialista pero mucho más autogestionante, mucho menos estatista. Y bueno, todo esto puede generar que no simpaticen mucho conmigo, pero yo los quiero pila”.
“Uno es feliz con poco”. Finalmente habló de su manera de ser y sostuvo que “uno es feliz con poco”.
Esto no es “una apología de la pobreza lo que hago, sino de la sobriedad, de la austeridad. Yo apuesto a renunciar a cosas para tener más tiempo. Tiempo para vivir, para ser feliz. Porque en una de esas a usted le gusta pescar, o escuchar música, o estar con los amigos y para eso se necesita tiempo. Como se necesita tiempo para el amor. Ahora, si usted va a dedicar todo el tiempo a trabajar y consumir y pagar cuentas, es una condena de vida.  Para mí los años que pasé en el calabozo y logré sobrevivir, me son intransferibles. Después de eso con poca cosa soy un hombre rico. Pobre del que quiere mucho” concluyó.
(Fuente:
el Espectador.com.uy)

El presidente José Mujica defendió su iniciativa para liberalizar la comercialización de marihuana y dijo que no se opondría al autocultivo, pero quiere ver cómo se controlaría.

El mandatario sostuvo que en Uruguay existen miles de presos por tráfico de drogas, mostrando su preocupación por la aparición de los ajustes de cuentas.

Dijo que no veta leyes y agregó que el tema del aborto lo estudió a la luz de ejemplos suecos.

En entrevista con el Universal de México, Mujica sostuvo que a los uruguayos nos cuesta asumir que hemos tenido una explosión del delito cuando comenzó a masificarse el consumo de la “pasta base”, un producto residual del procesamiento de la cocaína, mucho más nocivo y letal que ésta.

“En el país tenemos miles de presos producto del tráfico de esta inmundicia y han aparecido los delitos por ajustes de cuentas. Porque a la gente que no paga no le mandan los abogados para cobrar. Le pegan un tiro. Eso era desconocido en el Uruguay” dijo.

“En lo que me es personal no me importa tanto la drogadicción; esto es, no es que no me importe: es una enfermedad y como tal hay que tratarla. Lo que es intolerable es el narcotráfico” agregó.

“Vamos a combatirlos tratando de arrebatarles o quitándoles un poco del mercado. Porque en definitiva se trata de un negocio”.

“La idea es tratar de regular el consumo. Primero entregar un producto, si se quiere más noble. No joder tanto a la gente. Segundo, identificar al consumidor y así cuando se está pasando de la raya poder decirle ‘mi’jito vamos a tratarnos porque por ahí la cosa va mal’. Tercero combatir, con más efectividad, todas las otras drogas”.

Afirmó que no cree que la marihuana es buena, ni la está defendiendo. “Cualquier adicción es mala. Salvo la del amor, las demás son todas condenables” sostuvo.

Reconoció que en el Parlamento se barajan otras opciones pero sostuvo que no sabe lo que va hacer el Poder Legislativo. “Hay otras visiones, como el autocultivo. Y yo no me opondría, pero el tema es cómo se controla, para que no termine comercializándose fuera. Ese es el asunto, porque no podemos joder a los vecinos. Con el monopolio de la producción y la comercialización tenemos todo controlado” agregó.

El aborto. El presidente sostuvo que se busca cuál  es el método más racional para salvar la mayor cantidad de vidas, “porque contra el aborto estamos todos”.

No obstante sostuvo que “si a la mujer la dejamos sola, si no la atendemos, si no le damos apoyo, sobre todo si son gurisas la cosa va mal. Mejor pongámoslas arriba de la mesa y tratemos de que reculen y apoyémoslas. Me parece que eso es mucho más inteligente que prohibir.”

Relaciones con Venezuela. Mujica dijo que el triunfo de Hugo Chávez, para el Uruguay es ampliamente favorable, porque Venezuela es un país complementario con el nuestro.  Opinó que el mandatario Venezolano, “tiene una visión a favor de la igualdad y de la equidad y de construir una sociedad de carácter socializante, si se quiere, pero yo se lo he dicho a él, que con ese tipo de visión corre el peligro de ser sepultada por una burocracia terrible”.  No obstante reconoció una actitud generosa de Venezuela frente a la cual no puede tener más que agradecimiento.

Suspensión de Paraguay del Mercosur. El mandatario justificó las decisiones que se tomaron sobre Paraguay.

“Lo de Paraguay podrá haber parecido como un acto intervencionista, pero fue muy poco lo que le pedimos; le pedimos apenas las mínimas garantías elementales del debido proceso. No se puede echar a un presidente y no darle ni dos horas para defenderse… Conseguimos además que no hubiera sanciones económicas. Hubo quienes las pidieron. Yo estoy por principio contra las sanciones económicas; ni para la izquierda, ni para la derecha ni para el centro. Nunca sirvieron para nada. El que se jode es el pueblo”, aseguró.

¿Qué hago con Argentina? ¿Le declaro la guerra? Al hablar de Argentina, Mujica dijo que tiene que mirar en función de lo que le conviene a la sociedad por la cual está luchando. “No son mis sentimientos los que tienen que gobernar mis decisiones. Tengo que hacer aquello que pueda ayudar a que mi gente tenga más trabajo. Si fuera por mis sentimientos, mama mía. Pero ¿qué hago con Argentina? ¿Le declaro la guerra? ¿Rompo relaciones? ¿Le pincho un ojo? Los países no se mudan. Yo trato de tener una política que me permita pellizcar lo que pueda, pensando en el trabajo de mi gente. Y a eso me remito. Los que no tienen responsabilidad de gobierno pueden hacer lo que quieran”.

Sobre Cuba: “Soy socialista pero mucho más autogestionante, mucho menos estatista”. Respecto a Cuba, Mujica agregó que espera ir en algún momento, pero aclaró “tal vez no les sea muy simpático del todo. Porque soy medio libertario. Tengo mi manera de pensar; yo no pienso con el sentido del partido único, soy socialista pero mucho más autogestionante, mucho menos estatista. Y bueno, todo esto puede generar que no simpaticen mucho conmigo, pero yo los quiero pila”.

“Uno es feliz con poco”. Finalmente habló de su manera de ser y sostuvo que “uno es feliz con poco”.

Esto no es “una apología de la pobreza lo que hago, sino de la sobriedad, de la austeridad. Yo apuesto a renunciar a cosas para tener más tiempo. Tiempo para vivir, para ser feliz. Porque en una de esas a usted le gusta pescar, o escuchar música, o estar con los amigos y para eso se necesita tiempo. Como se necesita tiempo para el amor. Ahora, si usted va a dedicar todo el tiempo a trabajar y consumir y pagar cuentas, es una condena de vida.  Para mí los años que pasé en el calabozo y logré sobrevivir, me son intransferibles. Después de eso con poca cosa soy un hombre rico. Pobre del que quiere mucho” concluyó.

(Fuente:

el Espectador.com.uy)







El tiempo

Ediciones anteriores

octubre 2018
L M X J V S D
« sep    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

  • Otras Noticias...