Para facilitar lucha contra problemas oncológicos

El edil Dr. Carlos Albisu, de la lista 92 del Partido Nacional reclamó a las autoridades del Ministerio de Salud Pública, que permitan a las mutualistas la adquisición de equipos PET.

Albisu expresó que: “tal vez nuestra ascendencia española, nos traiga a la memoria ante determinados hechos, viejos refranes o dichos populares de la cultura castellana.

Se han dado en muchas ocasiones casos similares. En este caso que clama nuestra atención, es mayor por interesar a nuestra actividad profesional.

Resulta que entidades médicas privadas han puesto su centro de atención en cierta técnica médica que requeriría el uso de aparatología bastante sofisticada. Y se trata nada menos que para facilitar la lucha contra problemas oncológicos.

La Tomografía por Emisión de Positrones (P.E.T), es una técnica propia de una especialidad médica llamada medicina nuclear y de la radiología, al combinar imágenes de TAC.

Desde el año 1996 esta disponible para los pacientes con cáncer en países del primer mundo. En Latinoamérica desde hace años se realiza en Brasil (San Pablo) y recientemente en Argentina. (Bs. As.)

Los estudios por PET se llevan a cabo con el fin de: detectar cáncer, determinar la diseminación del cáncer en el cuerpo, evaluar la eficacia de un plan de tratamiento, tal como la terapia de cáncer, determinar el retorno de un cáncer tras el tratamiento, determinar el flujo sanguíneo hacia el músculo cardíaco, determinar los efectos de un ataque cardíaco, o infarto del miocardio, en áreas del corazón, identificar áreas del músculo cardíaco que se beneficiarían mediante un procedimiento tal como angioplastia o cirugía de bypass coronario (en combinación con un estudio de perfusión miocárdica), evaluar anomalías cerebrales, tales como tumores, desórdenes de memoria y convulsiones, entre otros desórdenes del sistema central nervioso, esquematizar el cerebro humano normal y la función cardíaca.

Resulta que para la adquisición y puesta en marcha de dichos importantes elementos, es necesaria la autorización del Ministerio correspondiente.

Y ahí está el problema. El Ministerio no concede la autorización o la está retardando largamente, en un problema en que la urgencia no necesita mayor explicación.

Se podría razonablemente pensar que si bien no autoriza la compra y utilización de dichos instrumentos, el Ministerio lo adquiriría y pondría en funcionamiento en el área pública. En ese caso estaría a disposición de todos.

Eso sería lo razonable y lógico. Sin embargo, como en otras ocasiones, no siempre se hace lo razonable y lógico. El poder oficial no permite su compra y uso por privados… pero tampoco lo hace.

¿Un capricho? ¿Juegos de intereses?… Quién lo sabe. Pero es de hacer notar que no estamos hablando de un parque de diversiones o de una perforación termal, que también tienen su importancia. Estamos hablando, como en tantas otras ocasiones anteriores de algo que va directamente a la salud de la población, a la vida misma.

En casos anteriores tenemos la amarga experiencia de las largas que le han dado al asunto, que hace que aún no estén solucionadas.

Por eso al principio indicaba que algunas situaciones nos hacen recordar o se ven fehacientemente mostradas por dichos viejos de la cultura castellana.

En este caso, que podemos aplicar a otros similares que están en la memoria colectiva, aplicaríamos aquel viejo dicho: “como el perro del Hortelano que no come él ni deja comer al amo”.

Dejo a la libre deducción que descubran, quién es en este caso el perro y quién el amo”.

Dr. Carlos Albisu, Lista 92, Partido Nacional.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...