Senador del MPP sugiere a bagayeros que “se busquen un trabajo” y afirmó que hay que “restringir el informalismo”

Senador del MPP sugiere a bagayeros que “se busquen un trabajo” y afirmó que hay que “restringir el informalismo”
Fue el ministro de Ganadería durante el gobierno de Tabaré Vázquez, después que José Mujica renunciara para ser candidato a presidente. Ex decano de la Facultad de Agronomía y destacado ingeniero agrónomo, ex candidato a presidente del Frente Amplio y senador titular por el Movimiento de Participación Popular (MPP), Ernesto Agazzi estuvo ayer en la inauguración de la cosecha de arroz llevada a cabo en el establecimiento “La Rosarita” de los hermanos Kuchman, en la localidad de Zanja Honda.
Cortó grueso y envió un mensaje a los bagayeros que por estas horas se encuentran cortando el acceso al puente de la represa de Salto Grande. “Que se busquen un trabajo, porque la informalidad es algo inestable y hay que defender los puestos de trabajo nacionales”, sostuvo el legislador, que por otra parte reconoce que el contrabando en las fronteras del litoral es casi “una ley”. Agazzi habló con EL PUEBLO sobre este tema.
QUE SE BUSQUEN UN
TRABAJO
“No lo hemos tratado al tema pero sé que en los departamentos limítrofes la informalidad es casi una ley, pero de todas maneras nosotros tenemos que tener bien claro que la informalidad no se puede convertir en una profesión. Sobre todo en estos momentos en los que hay tan poca desocupación en el Uruguay”, dijo el senador del MPP, Ernesto Agazzi.
Señaló que quienes se dedican al tema tienen que “pensar esto al mediano y largo plazo, porque quienes se dedican yo les sugiero y les aconsejo que se consigan un trabajo.  Yo sé que en algunas actividades informales hasta se puede ganar más que en un trabajo formal, pero es algo muy inestable porque a la larga tampoco les sirve, porque por ahora les conviene traer de allá, después les sirve llevar de acá y a la larga pueden quedar en banda. Entonces no ofrece perspectiva la informalidad como profesión”.
Asimismo, el senador del oficialista Movimiento de Participación Popular asegura que “me parece bien que haya que irlo restringiendo, no para defender a los comerciantes formales, sino para defender al país, porque también defendemos los puestos de trabajo nacionales. Si yo voy y compro cosas que se producen en otro país porque son más baratas, evidentemente que estoy perjudicando a los trabajadores nacionales y me parece que yo como gobierno tengo que pensar en eso”.
Admitió que “tengo que pensar en la economía nacional en su conjunto, en el interés particular que tiene el informal que trae el contrabando, pero en el interés de una persona que vive en un barrio, y que lo mandan al seguro de paro, porque la fábrica dejó de trabajar porque no le dan los precios. Así que es un asunto complicado”.
NUNCA SE PUDO CONTRA EL CERO KILO
Empero, el legislador se refirió al hecho de la permisividad que ha existido siempre para el comercio informal y que una medida de un día para el otro pueda determinar un drama social.
“Yo estoy en desacuerdo con los dramas sociales, no se puede parar esto de golpe. Pero el concepto ‘cero kilo’ no se inventó ahora y nunca se pudo llevar a cabo porque las hormiguitas se encargan de que eso no suceda. Aunque igual los informales deben ir encontrando el camino de formalizarse. Porque también lo usan otros vivos, porque hay gente que trae de a dos kilitos, pero hay otros que se traen fábricas enteras escondidos adentro de los informales, hay gente que está lucrando mucho y no sería bueno que la pequeña gente de pueblo que hace un pesito con esto, esté cubriendo a los grandes capitales que están haciendo la grossa, haciéndose los informales”.
Así que lo del comercio informal es “una cosa que hay que ir desarmándola, creo que hay que ir desarmándola progresivamente, alguna negociación se va a encontrar en Paysandú y en Salto, que son los puntos delicados con esto. Nosotros tuvimos situaciones muy trágicas en la frontera seca con Brasil, con la Argentina es un poco más simple porque están los puentes y la gente está organizada y se puede negociar. Y creo que se van a encontrar ámbitos de diálogo que racionalicen este problema”.
COSTO DE VIDA
En otro orden, el senador del MPP, Ernesto Agazzi negó que al gobierno le sirva la existencia de un bagashopping para que los trabajadores y los funcionarios públicos que ganan menos, puedan comprar y así llegar a fin de mes. En ese sentido, dijo a EL PUEBLO que “no le sirve, porque a los policías y a los maestros hay que aumentarles el sueldo, pero no mandarlos al contrabando. Eso no. Porque no es un camino seguro. ¿Y si mañana es al revés, qué hacemos? A los policías y a los maestros se les ha aumentado bastante su salario”.
Señaló que a su juicio se trata de un problema de consumismo “hay un asunto de que todos queremos comprar más cosas, y tenemos una tendencia de ir hacia el consumo excesivo. Esto no lo va a arreglar una ley, ni tampoco lo va a arreglar el gobierno, pero tampoco vamos a hacer mucho más felices porque compremos mucho más cosas. Esta es una reflexión mía y es absolutamente personal”.
Y continuó diciendo que “a veces nos sentimos mucho más contentos, porque compramos un televisor y esto y aquello, y terminamos comprando hasta los llaveros para regalar en un cumpleaños, y una bicicleta un poco mejor y al final decimos, por favor, ¿qué es la felicidad en la vida? Yo lucho en mi vida personalmente contra el consumismo como manera de vivir en este mundo. Y creo que los trabajadores están siendo contemplados por las políticas del gobierno, ha bajado de vuelta la desocupación. En el medio rural llegamos al 5,7 por ciento de desocupación en el Uruguay. En las ciudades es un poquito más y yo le pido a la gente que se preocupe de buscarse un trabajito, y no de buscarse un contrabando porque eso a la larga no va a caminar”.
AÑO ELECTORAL
Durante su discurso en la inauguración de la zafra de arroz, el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca,  Tabaré Aguerre defendió la gestión del actual gobierno y fustigó los tiempos vividos durante la crisis del 2002. En ese marco, Agazzi fue consultado acerca de si el gobierno está cerrando filas en torno a su fuerza política, teniendo en cuenta que estamos en la previa de un año electoral.
“El gobierno tiene que defender su gestión y yo soy un defensor de la gestión del gobierno, hizo muchas cosas bien y quedan muchas para hacer para adelante. Y en el 2002 estábamos en el fondo del pozo y lo voy a decir siempre. Pero eso no quiere decir que sea por las elecciones que vienen, sino que es un análisis objetivo de la realidad, porque alguien va a negar que en el 2002 estábamos en el horno y que ahora estamos mucho mejor”, expresó el senador oficialista.
“Pero no creo que esto sea solamente un mérito del gobierno del Frente Amplio, sino que el hecho de que hoy estemos mejor es fruto de la gente que trabaja, de los que invierten, de los que tienen confianza en el futuro, de los estudiantes que sacan buena nota, hay que reconocer el trabajo de los uruguayos, pero el gobierno también jugó un papel importante encarrilando la situación”, esgrimió Ernesto Agazzi.

Fue el ministro de Ganadería durante el gobierno de Tabaré Vázquez, después que José Mujica renunciara para ser candidato a presidente. Ex decano de la Facultad de Agronomía y destacado ingeniero agrónomo, ex candidato a presidente del Frente Amplio y senador titular por el Movimiento de Participación Popular (MPP), Ernesto Agazzi estuvo ayer en la inauguración de la cosecha de arroz llevada a cabo en el establecimiento “La Rosarita” de los hermanos Kuchman, en la localidad de Zanja Honda.

Cortó grueso y envió un mensaje a los bagayeros que por estas horas se encuentran cortando el acceso al puente de la represa de Salto Grande. “Que se busquen un trabajo, porque la informalidad es algo inestable y hay que defender los puestos de trabajo nacionales”, sostuvo el legislador, que por otra parte reconoce que el contrabando en las fronteras del litoral es casi “una ley”. Agazzi habló con EL PUEBLO sobre este tema.

QUE SE BUSQUEN UN

TRABAJO

“No lo hemos tratado al tema pero sé que en los departamentos limítrofes la informalidad es casi una ley, pero de todas maneras nosotros tenemos que tener bien claro que la informalidad no se puede convertir en una profesión. Sobre todo en estos momentos en los que hay tan poca desocupación en el Uruguay”, dijo el senador del MPP, Ernesto Agazzi.

Señaló que quienes se dedican al tema tienen que “pensar esto al mediano y largo plazo, porque quienes se dedican yo les sugiero y les aconsejo que se consigan un trabajo.  Yo sé que en algunas actividades informales hasta se puede ganar más que en un trabajo formal, pero es algo muy inestable porque a la larga tampoco les sirve, porque por ahora les conviene traer de allá, después les sirve llevar de acá y a la larga pueden quedar en banda. Entonces no ofrece perspectiva la informalidad como profesión”.

Asimismo, el senador del oficialista Movimiento de Participación Popular asegura que “me parece bien que haya que irlo restringiendo, no para defender a los comerciantes formales, sino para defender al país, porque también defendemos los puestos de trabajo nacionales. Si yo voy y compro cosas que se producen en otro país porque son más baratas, evidentemente que estoy perjudicando a los trabajadores nacionales y me parece que yo como gobierno tengo que pensar en eso”.

Admitió que “tengo que pensar en la economía nacional en su conjunto, en el interés particular que tiene el informal que trae el contrabando, pero en el interés de una persona que vive en un barrio, y que lo mandan al seguro de paro, porque la fábrica dejó de trabajar porque no le dan los precios. Así que es un asunto complicado”.

NUNCA SE PUDO CONTRA EL CERO KILO

Empero, el legislador se refirió al hecho de la permisividad que ha existido siempre para el comercio informal y que una medida de un día para el otro pueda determinar un drama social.

“Yo estoy en desacuerdo con los dramas sociales, no se puede parar esto de golpe. Pero el concepto ‘cero kilo’ no se inventó ahora y nunca se pudo llevar a cabo porque las hormiguitas se encargan de que eso no suceda. Aunque igual los informales deben ir encontrando el camino de formalizarse. Porque también lo usan otros vivos, porque hay gente que trae de a dos kilitos, pero hay otros que se traen fábricas enteras escondidos adentro de los informales, hay gente que está lucrando mucho y no sería bueno que la pequeña gente de pueblo que hace un pesito con esto, esté cubriendo a los grandes capitales que están haciendo la grossa, haciéndose los informales”.

Así que lo del comercio informal es “una cosa que hay que ir desarmándola, creo que hay que ir desarmándola progresivamente, alguna negociación se va a encontrar en Paysandú y en Salto, que son los puntos delicados con esto. Nosotros tuvimos situaciones muy trágicas en la frontera seca con Brasil, con la Argentina es un poco más simple porque están los puentes y la gente está organizada y se puede negociar. Y creo que se van a encontrar ámbitos de diálogo que racionalicen este problema”.

COSTO DE VIDA

En otro orden, el senador del MPP, Ernesto Agazzi negó que al gobierno le sirva la existencia de un bagashopping para que los trabajadores y los funcionarios públicos que ganan menos, puedan comprar y así llegar a fin de mes. En ese sentido, dijo a EL PUEBLO que “no le sirve, porque a los policías y a los maestros hay que aumentarles el sueldo, pero no mandarlos al contrabando. Eso no. Porque no es un camino seguro. ¿Y si mañana es al revés, qué hacemos? A los policías y a los maestros se les ha aumentado bastante su salario”.

Señaló que a su juicio se trata de un problema de consumismo “hay un asunto de que todos queremos comprar más cosas, y tenemos una tendencia de ir hacia el consumo excesivo. Esto no lo va a arreglar una ley, ni tampoco lo va a arreglar el gobierno, pero tampoco vamos a hacer mucho más felices porque compremos mucho más cosas. Esta es una reflexión mía y es absolutamente personal”.

Y continuó diciendo que “a veces nos sentimos mucho más contentos, porque compramos un televisor y esto y aquello, y terminamos comprando hasta los llaveros para regalar en un cumpleaños, y una bicicleta un poco mejor y al final decimos, por favor, ¿qué es la felicidad en la vida? Yo lucho en mi vida personalmente contra el consumismo como manera de vivir en este mundo. Y creo que los trabajadores están siendo contemplados por las políticas del gobierno, ha bajado de vuelta la desocupación. En el medio rural llegamos al 5,7 por ciento de desocupación en el Uruguay. En las ciudades es un poquito más y yo le pido a la gente que se preocupe de buscarse un trabajito, y no de buscarse un contrabando porque eso a la larga no va a caminar”.

AÑO ELECTORAL

Durante su discurso en la inauguración de la zafra de arroz, el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca,  Tabaré Aguerre defendió la gestión del actual gobierno y fustigó los tiempos vividos durante la crisis del 2002. En ese marco, Agazzi fue consultado acerca de si el gobierno está cerrando filas en torno a su fuerza política, teniendo en cuenta que estamos en la previa de un año electoral.

“El gobierno tiene que defender su gestión y yo soy un defensor de la gestión del gobierno, hizo muchas cosas bien y quedan muchas para hacer para adelante. Y en el 2002 estábamos en el fondo del pozo y lo voy a decir siempre. Pero eso no quiere decir que sea por las elecciones que vienen, sino que es un análisis objetivo de la realidad, porque alguien va a negar que en el 2002 estábamos en el horno y que ahora estamos mucho mejor”, expresó el senador oficialista.

“Pero no creo que esto sea solamente un mérito del gobierno del Frente Amplio, sino que el hecho de que hoy estemos mejor es fruto de la gente que trabaja, de los que invierten, de los que tienen confianza en el futuro, de los estudiantes que sacan buena nota, hay que reconocer el trabajo de los uruguayos, pero el gobierno también jugó un papel importante encarrilando la situación”, esgrimió Ernesto Agazzi.