Boda Massaroni – Borges

s2En el Juzgado de Paz firmaron el acta que acredita su matrimonio Javier Massaroni Cuenca y Paola Borges da Cámara, siendo acompañados por familiares y amistades que con su presencia les testimoniaron su afecto.

Firmaron como testigos de ambos: Débora Ledesma, Alex Toledo, Martín Celada y Juan Pablo Moreno.

En horas de la noche en el Centro Evangelístico el Pastor Huber Borges bendijo la unión, el templo lució una delicada decoración en base a calas artesanales y fino follaje natural, se las veían en el altar decorando un ánfora y ramilletes en los bancos que dan hacia el sendero principal.

La novia del brazo de su papá Juan Carlos Sancristóbal ingresó al templo, vistió modelo de ceremonia blanco, la parte superior de escote en V y breteles al cuello presentaba delicados bordados con pailletes, amplia falda recogida en un lateral con importante broche de strass igual al que adornaba el peinado recogido, al dorso se extendía importante traine, el ramo de novia lo constituía pimpollos de rosas blancas y liliums rojos.

En el altar esperaban el novio y los restantes padrinos que fueron la mamá y el hermano del novio Ana María Cuenca y Nicolás Massaroni, y la hermana de la novia Jacqueline Borges.

Finalizado el ritual con la marcha nupcial la joven pareja abandonó el templo siendo en el atrio efusivamente saludados, posteriormente con una reunión social fue celebrado el acontecimiento. 

El salón fue decorado en los tonos verde manzana y turquesa, cantidad de globos cruzaban sobre la pista de baile y envolvían las columnas, también formaban arco detrás de la mesa principal enmarcando un cartel en forma de corazón con los nombres de ambos y dos cisnes en los costados.

Las mesas fueron tendidas con manteles de base blanco y senderos intercalados en ambos colores de la fiesta, al centro habían canastitas artesanales cubiertas con calitas de porcelana y follaje natural.

El baile comenzó con el tradicional vals, primero los noveles esposos, luego fueron cambiando parejas con familiares y amistades, luego ritmos de moda fueron toda una invitación al baile y la alegría con reparto de cotillón sobre la madrugada.

Al momento del brindis la pareja se ubicó detrás de la mesa principal donde estaba la torta de tres pisos juntos decorados en blanco con detalles en turquesa, acompañaba canasta con los souvenirs realizados sobre un corazón decorado con encaje y puntillas donde se posaban dos palomas y las alianzas en los picos. Mientras se elevaban las copas en el brindis recibieron reiteradas muestras de cariño y amistad.

Recibieron múltiples y prácticos obsequios que pasaron alhajar el nuevo hogar.

 

Háganos llegar su comentario