Ana Lucía cumplió quince años

Al cumplir quince años la jovencita Ana Lucía Lapeira Aguirre, la mamá Yessie Aguirre y su esposo Miguel Angel Curbelo ofrecieron una hermosa fiesta en su honor.
El salón del Salto Rowing Club fue el sitio elegido para recibir a los familiares íntimos, amigos y compañeros de clase con los cuales compartieron gratas horas de sociabilidad y diversión.
Recibían a los invitados dos mimos, a las señoras les obsequiaban un clavel, en la entrada se ubicó una estatua viviente toda vestida de blanco, con ella y su hermano Daniel ingresó al salón la quinceañera.
Realzó su prestancia vistiendo modelo de fiesta largo, confeccionado en satén blanco, el corsage combinado con detalles en tul. Luego de saludar a su mamá y hermanos, llegó hasta el centro de la pista comenzando con el vals, cambió parejas por varios minutos y luego la discoteca creó el ambiente propicio para el divertido baile, sobre la madrugada con la llegada de una conocida batucada se repartió el colorido cotillón. Para este momento la jovencita se cambió su atuendo por un vestido de encaje y torerita de igual tela color marfil, falda corta de satén.
Llegado el momento del brindis cortaron la torta de cumpleaños de tres pisos decorado con diseños muy modernos en los colores de la fiesta que fueron el blanco, fucsia y verde manzana.
Llamó la atención la decoración, en el recibidor estaba el cuadro de firma y más adelante la gigantografía, ambos iluminados con luces leds y dos modernos puff de igual diseño.
Los mayores disfrutaron de la velada ubicados en torno a mesas tendidas con mantelería blanco combinando senderos de colores fucsia y verde claro, los centros de mesas eran brillantes estrellas y el Nº15. Los jóvenes se ubicaron en el sector de livings, mesas ratonas, puff leds y barra de tragos. Una mesa muy visitada fue la de las golosinas y cup cakes, cerca del amanecer se sirvió el desayuno llegando una mesa rodante con deliciosos postres. Es de destacar el techo decorado con telas en los colores de la fiesta sobre la pista de baile resaltaban infinidad de globos espejados y luces leds.
Ana Lucía tuvo la dicha de contar entre su grupo de amistades con la presencia de sus hermanos, Gean Pablo y Daina Márquez, junto a la pequeño hijo de ambos Joaquín, Andrea Soledad y Sebastián Pérez, Daniel y Estefani Ferreira Pinto, la abuela Never Cayetano y la madrina Sara Trindade.
Recibió la jovencita múltiples y finos obsequios, el más importante fue la fiesta que le obsequio Miguel Angel que por razones de trabajo esta afincado en EEUU.

Al cumplir quince años la jovencita Ana Lucía Lapeira Aguirre, la mamá Yessie Aguirre y su esposo Miguel Angel Curbelo ofrecieron una hermosa fiesta en su honor.

El salón del Salto Rowing Club fue el sitio elegido para recibir a los familiares íntimos, amigos y compañeros de clase con los cuales compartieron gratas horas de sociabilidad y diversión.

Recibían a los invitados dos mimos, a las señoras les obsequiaban un clavel, en la entrada se ubicó una estatua viviente toda vestida de blanco, con ella y su hermano Daniel ingresó al salón la quinceañera.

Realzó su prestancia vistiendo modelo de fiesta largo, confeccionado en satén blanco, el corsage combinado con detalles en tul. Luego de saludar a su mamá y hermanos, llegó hasta el centro de la pista comenzando con el vals, cambió parejas por varios minutos y luego la discoteca creó el ambiente propicio para el divertido baile, sobre la madrugada con la llegada de una conocida batucada se repartió el colorido cotillón. Para este momento la jovencita se cambió su atuendo por un vestido de encaje y torerita de igual tela color marfil, falda corta de satén.

Llegado el momento del brindis cortaron la torta de cumpleaños de tres pisos decorado con diseños muy modernos en los colores de la fiesta que fueron el blanco, fucsia y verde manzana.

Llamó la atención la decoración, en el recibidor estaba el cuadro de firma y más adelante la gigantografía, ambos iluminados con luces leds y dos modernos puff de igual diseño.

Los mayores disfrutaron de la velada ubicados en torno a mesas tendidas con mantelería blanco combinando senderos de colores fucsia y verde claro, los centros de mesas eran brillantes estrellas y el Nº15. Los jóvenes se ubicaron en el sector de livings, mesas ratonas, puff leds y barra de tragos. Una mesa muy visitada fue la de las golosinas y cup cakes, cerca del amanecer se sirvió el desayuno llegando una mesa rodante con deliciosos postres. Es de destacar el techo decorado con telas en los colores de la fiesta sobre la pista de baile resaltaban infinidad de globos espejados y luces leds.

Ana Lucía tuvo la dicha de contar entre su grupo de amistades con la presencia de sus hermanos, Gean Pablo y Daina Márquez, junto a la pequeño hijo de ambos Joaquín, Andrea Soledad y Sebastián Pérez, Daniel y Estefani Ferreira Pinto, la abuela Never Cayetano y la madrina Sara Trindade.

Recibió la jovencita múltiples y finos obsequios, el más importante fue la fiesta que le obsequio Miguel Angel que por razones de trabajo esta afincado en EEUU.