Boda Alves – Buschiazzo

En el Juzgado de Paz contrajeron enlace firmando el acta matrimonial los jóvenes Claudio Alves Menoni y Lucía BuschiazzoVillar, siendo acompañados por familiares y amistades más allegadas.
Fueron testigos de ambos contrayentes, Ana Celada, Jorge Alves, Pablo Alves y Nicolás Burutarán.
Al otro día de noche en la Catedral San Juan Bautista fue bendecida la boda, siendo sus padrinos Nuilbar Alves y Olga Menoni, Gabriel Rodríguez y Silvia Villar.
La decoración del templo fue en base a flores blancas y amarillas ubicadas en bouquet sobre un ángulo del altar y ambos costados ubicados sobre pedestales.
A la hora señalada y mientras se oían los acordes de la marcha nupcial vimos pasar a la joven novia del brazo de su primo y padrino de bodas. Vistió modelo de ceremonia confeccionado en raso blanco, corsage sin mangas y escote a la base de encaje, amplia falda de caída natural, en el peinado lució tiara de strass dando nacimiento al velo largo de tul ilusión, mientras que al ramo lo constituían flores naturales blancas y amarillas.
La ceremonia fue conducida por el Padre Dardo, en su homilía hizo referencia al trozo bíblico leído por Ramón Rivas, fue secundado por familiares y amistades al elevar las peticiones por la felicidad del nuevo hogar que se inicia. Al momento de bendecir las alianzas se las entregaron al oficiante los sobrinos de la novia, Felipe y Renato Alves.
Finalizado el ritual la gentil pareja recibió las felicitaciones, posteriormente con una recepción fue celebrado el acontecimiento.
El salón fue decorado con flores blancas y amarillas ubicados sobre medias columnas ubicadas en diferentes sitios, las mesas fueron dispuestas con mantelería blanca y senderos amarillos a franjas doradas, los centros de mesas eran botellitas traqueladas con gerberas en ambos colores de la fiesta.
En lo alto telas y globos espejados formaban techo sobre la pista de baile, torzadas de globos fueron soltados al momento de repartir el cotillón. Un sector de pufs, livings y mesas bajas fueron dispuestas para la juventud y en la terraza para los fumadores, barra de tragos, todo el conjunto iluminado con túneles led que bajaban del techo.
La pareja al ingresar al salón comenzó el vals inaugurando la fiesta, intercambiaron parejas por varios minutos, posteriormente ritmos de moda fueron toda una invitación al animado baile, este se prolongó por toda la madrugada.
Al momento del brindis tomaron relevancia la mesa de los variados postres y la mesa principal tendida con fino mantel de hilo color marfil finamente bordado realzado por viso amarillo de raso. Encima se exhibían las tortas de bodas, dos pisos ovales tono marfil, con detalle de cinta dorada y ramillete de azúcar amarillo cayendo en cascada. Acompañaba la canasta con los souvenirs en los cuales los nuevos esposos decían la presencia de todos y los prácticos obsequios recibidos, los que pasaron alhajar el hogar.
Es de destacar que en la entrada al salón del Club de Pesca entre traillage de telas se ubicó un cuadro con la foto de los novios al momento del civil.
Para acompañarlos llegaron familiares de Artigas, Montevideo y Holanda. En su luna de miel visitaron las playas de Torres (Brasil).

En el Juzgado de Paz contrajeron enlace firmando el acta matrimonial los jóvenes Claudio Alves Menoni y Lucía BuschiazzoVillar, siendo acompañados por familiares y amistades más allegadas.

Fueron testigos de ambos contrayentes, Ana Celada, Jorge Alves, Pablo Alves y Nicolás Burutarán.

Al otro día de noche en la Catedral San Juan Bautista fue bendecida la boda, siendo sus padrinos Nuilbar Alves y Olga Menoni, Gabriel Rodríguez y Silvia Villar.

La decoración del templo fue en base a flores blancas y amarillas ubicadas en bouquet sobre un ángulo del altar y ambos costados ubicados sobre pedestales.

A la hora señalada y mientras se oían los acordes de la marcha nupcial vimos pasar a la joven novia del brazo de su primo y padrino de bodas. Vistió modelo de ceremonia confeccionado en raso blanco, corsage sin mangas y escote a la base de encaje, amplia falda de caída natural, en el peinado lució tiara de strass dando nacimiento al velo largo de tul ilusión, mientras que al ramo lo constituían flores naturales blancas y amarillas.

La ceremonia fue conducida por el Padre Dardo, en su homilía hizo referencia al trozo bíblico leído por Ramón Rivas, fue secundado por familiares y amistades al elevar las peticiones por la felicidad del nuevo hogar que se inicia. Al momento de bendecir las alianzas se las entregaron al oficiante los sobrinos de la novia, Felipe y Renato Alves.

Finalizado el ritual la gentil pareja recibió las felicitaciones, posteriormente con una recepción fue celebrado el acontecimiento.

El salón fue decorado con flores blancas y amarillas ubicados sobre medias columnas ubicadas en diferentes sitios, las mesas fueron dispuestas con mantelería blanca y senderos amarillos a franjas doradas, los centros de mesas eran botellitas traqueladas con gerberas en ambos colores de la fiesta.

En lo alto telas y globos espejados formaban techo sobre la pista de baile, torzadas de globos fueron soltados al momento de repartir el cotillón. Un sector de pufs, livings y mesas bajas fueron dispuestas para la juventud y en la terraza para los fumadores, barra de tragos, todo el conjunto iluminado con túneles led que bajaban del techo.

La pareja al ingresar al salón comenzó el vals inaugurando la fiesta, intercambiaron parejas por varios minutos, posteriormente ritmos de moda fueron toda una invitación al animado baile, este se prolongó por toda la madrugada.

Al momento del brindis tomaron relevancia la mesa de los variados postres y la mesa principal tendida con fino mantel de hilo color marfil finamente bordado realzado por viso amarillo de raso. Encima se exhibían las tortas de bodas, dos pisos ovales tono marfil, con detalle de cinta dorada y ramillete de azúcar amarillo cayendo en cascada. Acompañaba la canasta con los souvenirs en los cuales los nuevos esposos decían la presencia de todos y los prácticos obsequios recibidos, los que pasaron alhajar el hogar.

Es de destacar que en la entrada al salón del Club de Pesca entre traillage de telas se ubicó un cuadro con la foto de los novios al momento del civil.

Para acompañarlos llegaron familiares de Artigas, Montevideo y Holanda. En su luna de miel visitaron las playas de Torres (Brasil).