Boda Baldasini – Saldaña

En el frente a la Capilla San Roque, zona Hipódromo, la Juez Rosario Díaz realizó la boda civil de Alejandro Baldassini Bottaro y Lorena Saldaña Cuestas, siendo acompañados por múltiples familiares y amistades, cuya la presencia les testimoniaron su afecto.
Para este acto civil se dispuso un gacebo, debajo había una mesa vestida con mantel antiguo bordado en richelieu y borde de ancha puntilla artesanal, los invitados presenciaron sentados en sillas vestidas de blanco.
Firmaron como testigos de ambos: Andrea Acosta, Gonzalo Irazusta, Andrea Ramos y Sonia Bottaro.
La desposada llegó acompañada de su papá Lenin Saldaña,  la esperaba el novio y su hija Clarita Grassi Saldaña.
Muy ponderada a su paso vistió  modelo nupcial color marfil, de corte sirena, realizado en organza totalmente trabajada con puntillas antiguas y detalles bordados con pailletes y cristalitos, amplio escote y breves mangas, de la media falda nace godet formando  importante traine, en el peinado recogido lució peineta de circonias, dando nacimiento al velo largo de novia, en la mano llevó bouquet de flores naturales rosadas y lilas.
Luego todos los presentes fueron invitados a ingresar a la Capilla donde se consagró la boda con música de violines en vivo.
Lorena ingresó nuevamente con su papá,  se adelantaron a su paso llevando los anillos, su hija Clarita, su ahijado Emiliano Irazusta y el sobrino Lautaro Guglielmone.
En el altar esperaba Alejandro junto a los padrinos de bodas, fueron ellos, Olga Cuestas,  Belkis Bottaro, Pablo Mendieta, sobrino del novio y el Diácono Guarino, quien celebró la unión en emotiva ceremonia. La lectura bíblica la realizó  Leticia Díaz, fue secundada por familiares formulando las peticiones por la felicidad del nuevo hogar.
Luego los esposos se retiraron hasta el atrio donde fueron saludados y brindaron con copa de champagne, posteriormente en un local cercano se festejó el acontecimiento con un brindis íntimo y familiar.
El lugar fue decorado con telas y almohadones de colores naranja y bordó, juegos de livings blancos y mesas bajas lucían al centro fanales de parafina con vela encendida acompañaba bandeja con flores naturales, un arreglo similar de mayor tamaño se veían sobre las dos barras de tragos con butacas altas blancas  y globos chinos iluminando. En la pista de baile iluminada con luces led  la feliz pareja inició el vals, alternó parejas con sus invitados y luego el baile se generalizó con la actuación de un grupo en vivo.
En la madrugada se efectuó el brindis y cortaron la torta de bodas de tres pisos y varios mus, adornaba en un ángulo transparencia con agua y rodajas de frutas para culminar con flores al tono.
En el patio trasero varias telas de colores intensos destacaban las plantas de Santa Rita y glicinas.
Es de destacar que la organización y decoración fueron realizadas por dos familiares, Sonia Bottaro y Ana Baldassini.
Como muestra de afecto y amistad recibieron múltiples y prácticos obsequios que pasaron alhajar el nuevo hogar.

En el frente a la Capilla San Roque, zona Hipódromo, la Juez Rosario Díaz realizó la boda civil de Alejandro Baldassini Bottaro y Lorena Saldaña Cuestas, siendo acompañados por múltiples familiares y amistades, cuya la presencia les testimoniaron su afecto.

Para este acto civil se dispuso un gacebo, debajo había una mesa vestida con mantel antiguo bordado en richelieu y borde de ancha puntilla artesanal, los invitados presenciaron sentados en sillas vestidas de blanco.

Firmaron como testigos de ambos: Andrea Acosta, Gonzalo Irazusta, Andrea Ramos y Sonia Bottaro.

La desposada llegó acompañada de su papá Lenin Saldaña,  la esperaba el novio y su hija Clarita Grassi Saldaña.

Muy ponderada a su paso vistió  modelo nupcial color marfil, de corte sirena, realizado en organza totalmente trabajada con puntillas antiguas y detalles bordados con pailletes y cristalitos, amplio escote y breves mangas, de la media falda nace godet formando  importante traine, en el peinado recogido lució peineta de circonias, dando nacimiento al velo largo de novia, en la mano llevó bouquet de flores naturales rosadas y lilas.

Luego todos los presentes fueron invitados a ingresar a la Capilla donde se consagró la boda con música de violines en vivo.

Lorena ingresó nuevamente con su papá,  se adelantaron a su paso llevando los anillos, su hija Clarita, su ahijado Emiliano Irazusta y el sobrino Lautaro Guglielmone.

En el altar esperaba Alejandro junto a los padrinos de bodas, fueron ellos, Olga Cuestas,  Belkis Bottaro, Pablo Mendieta, sobrino del novio y el Diácono Guarino, quien celebró la unión en emotiva ceremonia. La lectura bíblica la realizó  Leticia Díaz, fue secundada por familiares formulando las peticiones por la felicidad del nuevo hogar.

Luego los esposos se retiraron hasta el atrio donde fueron saludados y brindaron con copa de champagne, posteriormente en un local cercano se festejó el acontecimiento con un brindis íntimo y familiar.

El lugar fue decorado con telas y almohadones de colores naranja y bordó, juegos de livings blancos y mesas bajas lucían al centro fanales de parafina con vela encendida acompañaba bandeja con flores naturales, un arreglo similar de mayor tamaño se veían sobre las dos barras de tragos con butacas altas blancas  y globos chinos iluminando. En la pista de baile iluminada con luces led  la feliz pareja inició el vals, alternó parejas con sus invitados y luego el baile se generalizó con la actuación de un grupo en vivo.

En la madrugada se efectuó el brindis y cortaron la torta de bodas de tres pisos y varios mus, adornaba en un ángulo transparencia con agua y rodajas de frutas para culminar con flores al tono.

En el patio trasero varias telas de colores intensos destacaban las plantas de Santa Rita y glicinas.

Es de destacar que la organización y decoración fueron realizadas por dos familiares, Sonia Bottaro y Ana Baldassini.

Como muestra de afecto y amistad recibieron múltiples y prácticos obsequios que pasaron alhajar el nuevo hogar.