Boda Cavanna – De Souza

El pasado 8 de marzo, en el Juzgado de Paz firmaron el acta civil que acredita su matrimonio los jóvenes Leonardo Matías Cavanna Papayani y María Gabriela de Souza Lombardo.
Fueron testigos por ambos contrayentes, Rosario Piastri, Estefany Bertoni, Manuela Leites y Rossana Grassi.
En horas de la noche ante numerosos familiares y amistades consagraron la boda en emotiva ceremonia celebrada en la Parroquia Nuestra Señora del Carmen.
El altar fue adornado con destacado arreglo floral logrado con varas de liliums blancos y amarillos unidos a margaritas y algo de follaje, mientras que los bancos lucían ramilletes de flores de mayo con ilusión, retomados con pluch de tul.
A la hora señalada y mientras se escuchaba la marcha nupcial ingresaron en primer lugar llevando los anillos los niños, Franco de Souza, Martina Celada y Martina Cavanna. Unos pasos más atrás del brazo de su papá Juan Carlos de Souza les seguía la novia, vistió modelo nupcial interpretado en gasa blanco nieve, breteles anchos en transparencia y corsage de talle largo totalmente drapeado en diagonal y luego horizontal, formando la sobrefalda recogida sobre un lateral con cascada de rosas de igual tela, en la parte superior y un costado del talle destacaban piezas triangulares recamadas en pailletes y perlitas, falda larga de caída natural se extiende en larga traine.  En el peinado lució detalle de rosas iguales a las del vestido, mientras que el ramo de novia lo constituían rosas lilas y blancas con algo ilusión  y fino follaje.
En el altar la esperaban el novio junto al sacerdote oficiante Enrique Bisio y los restantes padres  padrinos de boda, fueron ellos Carlos Cavanna y Evany Papayani, vistió modelo largo de georgette tono morado, complementó con blusón de mangas largas de encaje bordado en pedrería blanco nacarado y algo de dorado, cuyas terminaciones en ondas daban realce al modelo.
Raquel Lombardo, vistió elegante modelo de gasa lila, el corsage y falda presentan bordados espaciados con guías de pailletes al tono, corsage drapeado siguiendo la línea del escote en V y falda de suave movimiento con vuelos verticales en un lateral, en la parte superior pieza de gasa lisa cruza en diagonal.
Durante la ceremonia la lectura bíblica la realizó Gimena de Souza, la secundaron amigos y familiares más allegados. Finalizado el ritual en el atrio la feliz pareja recibió las felicitaciones, posteriormente en el  Rowing club se celebró el acontecimiento, el local fue decorado con telas y globos blancos y lilas.  En el recibidor se ubicaron varias media columna sosteniendo arreglos florales en altura y  helechos. Las mesas fueron tendidas en armonía de color, lucían al centro soportes con velón, rosas y algo de follaje.
Al llegar la pareja comenzaron el vals, luego baile se generalizó disfrutando todos de la alegría del momento, sobre la madrugada repartieron el cotillón y luego realizaron el brindis compartido. Para este momento tomó relevancia la mesa principal presentada con mantel de brocado blanco y detalles de bandas drapeadas de satén lila, encima se lucía la torta de bodas de tres pisos decorados en ambos colores de la fiesta, detalles de rosas naturales lilas e ilusión blanca, acompañaban arreglos florales y la bandeja con los souvenirs, eran parejitas de novios donde se adhería la tarjetita de agradecimiento. Como muestra de afecto y amistada la feliz pareja recibieron útiles y prácticos obsequios, estos pasaron alhajar el nuevo hogar.

El pasado 8 de marzo, en el Juzgado de Paz firmaron el acta civil que acredita su matrimonio los jóvenes Leonardo Matías Cavanna Papayani y María Gabriela de Souza Lombardo.

Fueron testigos por ambos contrayentes, Rosario Piastri, Estefany Bertoni, Manuela Leites y Rossana Grassi.DSC_2477

En horas de la noche ante numerosos familiares y amistades consagraron la boda en emotiva ceremonia celebrada en la Parroquia Nuestra Señora del Carmen.

El altar fue adornado con destacado arreglo floral logrado con varas de liliums blancos y amarillos unidos a margaritas y algo de follaje, mientras que los bancos lucían ramilletes de flores de mayo con ilusión, retomados con pluch de tul.

A la hora señalada y mientras se escuchaba la marcha nupcial ingresaron en primer lugar llevando los anillos los niños, Franco de Souza, Martina Celada y Martina Cavanna. Unos pasos más atrás del brazo de su papá Juan Carlos de Souza les seguía la novia, vistió modelo nupcial interpretado en gasa blanco nieve, breteles anchos en transparencia y corsage de talle largo totalmente drapeado en diagonal y luego horizontal, formando la sobrefalda recogida sobre un lateral con cascada de rosas de igual tela, en la parte superior y un costado del talle destacaban piezas triangulares recamadas en pailletes y perlitas, falda larga de caída natural se extiende en larga traine.  En el peinado lució detalle de rosas iguales a las del vestido, mientras que el ramo de novia lo constituían rosas lilas y blancas con algo ilusión  y fino follaje.

En el altar la esperaban el novio junto al sacerdote oficiante Enrique Bisio y los restantes padres  padrinos de boda, fueron ellos Carlos Cavanna y Evany Papayani, vistió modelo largo de georgette tono morado, complementó con blusón de mangas largas de encaje bordado en pedrería blanco nacarado y algo de dorado, cuyas terminaciones en ondas daban realce al modelo.

Raquel Lombardo, vistió elegante modelo de gasa lila, el corsage y falda presentan bordados espaciados con guías de pailletes al tono, corsage drapeado siguiendo la línea del escote en V y falda de suave movimiento con vuelos verticales en un lateral, en la parte superior pieza de gasa lisa cruza en diagonal.

Durante la ceremonia la lectura bíblica la realizó Gimena de Souza, la secundaron amigos y familiares más allegados. Finalizado el ritual en el atrio la feliz pareja recibió las felicitaciones, posteriormente en el  Rowing club se celebró el acontecimiento, el local fue decorado con telas y globos blancos y lilas.  En el recibidor se ubicaron varias media columna sosteniendo arreglos florales en altura y  helechos. Las mesas fueron tendidas en armonía de color, lucían al centro soportes con velón, rosas y algo de follaje.

Al llegar la pareja comenzaron el vals, luego baile se generalizó disfrutando todos de la alegría del momento, sobre la madrugada repartieron el cotillón y luego realizaron el brindis compartido. Para este momento tomó relevancia la mesa principal presentada con mantel de brocado blanco y detalles de bandas drapeadas de satén lila, encima se lucía la torta de bodas de tres pisos decorados en ambos colores de la fiesta, detalles de rosas naturales lilas e ilusión blanca, acompañaban arreglos florales y la bandeja con los souvenirs, eran parejitas de novios donde se adhería la tarjetita de agradecimiento. Como muestra de afecto y amistada la feliz pareja recibieron útiles y prácticos obsequios, estos pasaron alhajar el nuevo hogar.







El tiempo


  • Otras Noticias...