Boda De Olivera – Dalmao

Días pasados en el Juzgado de Paz firmaron el acta que acredita su matrimonio Luis Mario de Olivera y Carmen Beatriz Dalmao.
Fueron testigos de ambos: Graciela de Olivera, Ondina de Olivera, Julio de Olivera, Orlando Mendes, Victoria Dalmao, Juan Barre, Natalia Dalmao y Ana Furco.
En la oportunidad la novia vistió blusa de encaje gris y falda al tono de crep con la parte delantera más corta.
Al otro día en el salón de Paseo Alemán se llevó a cabo la recepción congregándose familiares y amistades con los cuales compartieron gratas horas de sociabilidad y diversión en un ambiente decorado en los colores blanco y lila, con telas y tubos de luces dispuestos en la terraza  formando diseños. En el recibidor y a cada lado se ubicaron dos soportes con destacados arreglos florales y variado follaje y dos colgantes iluminados con luces led lilas lo que hacían que las telas y el verdor del follaje resaltara más aún.
Antes de ingresar al salón principal se apreciaban dos caireles  de monedas doradas augurando prosperidad a  la pareja. Los invitados disfrutaron de la reunión ubicados en torno a mesas bajas y puf, los centros de mesas eran candelabros con tres velas blancas envueltas con cintas decoradas con flores lilas de crochet y centros de perlas realizadas por la mamá de la novia.
La feliz pareja ingresó al salón y allí se vio a Beatriz vistiendo elegante modelo de encaje  color lavanda, destacado el escote y  breteles con pieza de gasa al tono viéndose aplicadas flores con sus centros  de piedras, estas aplicaciones se repetían en el zócalo ancho de la falda larga y en el peinado recogido llevó pequeñas flores tono lavanda suave.
Entre los presentes recordamos a la mamá de la novia Victoria Dalmao y esposo Juan Barre, ella vistió elegante solero  de falda corta de encaje negro y viso plateado, con algo de transparencia en las breves mangas y ruedo. La abuela del novio lució palazzo negro y blusa al tono combinando detalles de gasa y encaje.
El baile comenzó con los giros del tradicional vals, luego de intercambiar parejas por varios minutos el baile se generalizó disfrutando todos de la alegría llegando a su punto más alto cuando se repartió el colorido cotillón.
Llegado el momento del brindis tomó relevancia la mesa principal donde estaba la torta de bodas compuesta de tres pisos ubicados en diferentes planos decorados en ambos colores de la fiesta con detalles florales, un copón de cristal desbordaba flores naturales.
En un sitio iluminado con tubos led estaba la barra de tragos frutales  y la vitrina donde se presentaron  los postres y la cascada de chocolate blanco para degustar con frutillas.
Recibieron múltiples y prácticos obsequios los que pasaron alhajar el nuevo hogar.

Días pasados en el Juzgado de Paz firmaron el acta que acredita su matrimonio Luis Mario de Olivera y Carmen Beatriz Dalmao.

Fueron testigos de ambos: Graciela de Olivera, Ondina de Olivera, Julio de Olivera, Orlando Mendes, Victoria Dalmao, JuanFAMILIA BODA DE OLIVERA -  DALMAO (2) Barre, Natalia Dalmao y Ana Furco.

En la oportunidad la novia vistió blusa de encaje gris y falda al tono de crep con la parte delantera más corta.

Al otro día en el salón de Paseo Alemán se llevó a cabo la recepción congregándose familiares y amistades con los cuales compartieron gratas horas de sociabilidad y diversión en un ambiente decorado en los colores blanco y lila, con telas y tubos de luces dispuestos en la terraza  formando diseños. En el recibidor y a cada lado se ubicaron dos soportes con destacados arreglos florales y variado follaje y dos colgantes iluminados con luces led lilas lo que hacían que las telas y el verdor del follaje resaltara más aún.

Antes de ingresar al salón principal se apreciaban dos caireles  de monedas doradas augurando prosperidad a  la pareja. Los invitados disfrutaron de la reunión ubicados en torno a mesas bajas y puf, los centros de mesas eran candelabros con tres velas blancas envueltas con cintas decoradas con flores lilas de crochet y centros de perlas realizadas por la mamá de la novia.

La feliz pareja ingresó al salón y allí se vio a Beatriz vistiendo elegante modelo de encaje  color lavanda, destacado el escote y  breteles con pieza de gasa al tono viéndose aplicadas flores con sus centros  de piedras, estas aplicaciones se repetían en el zócalo ancho de la falda larga y en el peinado recogido llevó pequeñas flores tono lavanda suave.

Entre los presentes recordamos a la mamá de la novia Victoria Dalmao y esposo Juan Barre, ella vistió elegante solero  de falda corta de encaje negro y viso plateado, con algo de transparencia en las breves mangas y ruedo. La abuela del novio lució palazzo negro y blusa al tono combinando detalles de gasa y encaje.

El baile comenzó con los giros del tradicional vals, luego de intercambiar parejas por varios minutos el baile se generalizó disfrutando todos de la alegría llegando a su punto más alto cuando se repartió el colorido cotillón.

Llegado el momento del brindis tomó relevancia la mesa principal donde estaba la torta de bodas compuesta de tres pisos ubicados en diferentes planos decorados en ambos colores de la fiesta con detalles florales, un copón de cristal desbordaba flores naturales.

En un sitio iluminado con tubos led estaba la barra de tragos frutales  y la vitrina donde se presentaron  los postres y la cascada de chocolate blanco para degustar con frutillas.

Recibieron múltiples y prácticos obsequios los que pasaron alhajar el nuevo hogar.