Boda Fagián Cincunegui – Roux Emmenegger

Días pasados en el Juzgado de Paz firmaron el  contrato matrimonial los jóvenes Diego Fagián Cincunegui y María del Luján Roux Emmenegger.
Fueron sus testigos : Claudia Techera, Arq. Marcelo Roux, Laura Visillac e Ivonne Casco. Posteriormente con el grupo más íntimo lo celebraron en la casa quinta de la familia de la novia. Dos días después en la Capilla San Roque de la zona del Hipódromo fue bendecida esta unión viéndose el templo colmado de familiares y amistades, los que admiraron la fina decoración del altar con macizos de rosas rojas  e importante follaje.
El inicio de la ceremonia fue señalado con una melodía instrumental, mientras avanzaban por el sendero principal las niñas Luciana Bonessi y Antonella Cincunegui llevando loa anillos para ser bendecidos y esparciendo pétalos de rosas.
Más atrás les seguía la novia del brazo de su papá César Roux, destacó su prestancia vistiendo modelo de ceremonia blanco, el corsage de talle largo realizado al crochet con un trabajo artesanal maravilloso, marcaba la cintura dos pestañas sostenidas con vainillas echas a mano, desde allí se desprendía la amplia falda con importante traine de organza plisé solei, como tocado lució sobre un costado detalle de cristales igual el que adornaba uno de los breteles del traje. Como ramo de novia eligió rosas rojas junto a delicado rosario de perlas engarzadas en plata, del Vaticano.
En el altar la esperaban el novio vestido de etiqueta y el oficiante Diácomo Ramón Melo, quien condujo la ceremonia con emotivas y precisas palabras hacia los contrayentes. Luego se fueron acercando familiares y amistades para dar lectura a diversas peticiones, también el hermano de la novia el Arq. Marcelo Roux die lectura al poema “Hagamos un trato” de Benedetti.
En los primeros bancos tomaron ubicación los padres de los contrayentes, Hugo Fagián y su esposa Laura Visillac, lució  solera larga de modernas líneas realizada combinando estampados y lisos formando capas en los tonos del rosa y lila. El Sr. Roux junto a su esposa Martha Emmenegger, vistió elegante modelo de tafeta azul Francia , falda larga con terminación en godet y breve traine, corset trabajado con guía de flores que se extiende en un bretel, al dorso desprende dos paneles sueltos  salpicados de pailletes. La mamá del novio Brenda Cincunegui lució solera larga totalmente recamada con pailletes negros y detalle de piedras señalando el talle imperio.
Finalizado el ritual la gentil pareja recibió los saludos en el atrio, posteriormente con una recepción fue celebrado el acontecimiento.
La Chacra Le Park fue bellamente decorada para la ocasión, recibían a los invitados un grupo de mimos junto al payaso callejero que iban ubicando a los invitados en sus sitios.
El salón fue decorado con móviles de múltiples esferas de rosas rojas y follaje intercalados con círculos de papel chino, que le daban un toque muy original. En diversos sitios se ubicaron pantallas para ver la vida de los noveles esposos mediante fotos y videos.
El baile muy animado fue iniciado con un popurrit de música contemporánea donde con una coreografía programada fueron intercambiando máscaras, bastones, galeras y otros elementos, fue muy novedoso y divertido, luego todos continuaron con el baile junto a la orquesta que animó la velada.
Para el momento de repartir el cotillón María del Luján cambió su traje largo por un solero de tafetas color marfil, amplia falda y breve traine, con el corsage trabajado en nervaduras entrelazadas a piedras y cristales.
Llegado el momento del brindis tomó relevancia la mesa principal con la torta de bodas una obra artesanal de Brenda la mamá del novio, luego se repartieron los souvenirs consistentes en chocolates etiquetados con los nombres de ellos “Diego y Luján” al igual que las botellas de vinos finos envasados y etiquetados.
Pasaron su luna de miel en las playas del Este.