Boda Ferreira – Franchini

Con motivo de firmar el acta civil matrimonial en el Juzgado de Bella Unión los jóvenes Emilio Ferreira Florines y Mariana Franchini Hermann fueron acompañados por múltiples amistades y familiares. Firmaron como testigos presenciales: Mayra Verdum, Germán Aguerre, Ana Lía Trinidad y Alexandra Hermann.
En horas de la noche, en la Parroquia Santa Rosa de Lima se consagró la unión en emotiva ceremonia, sobre el altar se lucía bouquet de liliums blancos y rosas, mientras que los bancos fueron unidos con gasas y cintas enlazando flores, en la entrada al templo se ubicó un pedestal sosteniendo un ramo de astromelias e ilusión con cascada de follaje.
Con los acordes de la marcha nupcial y del brazo de su papá Luis Franchini ingresó al templo la desposada, vistió modelo en gasa blanco, corsage straples trabajado con drapeados entrecruzados y piezas bordadas en pailletes y perlas, amplia falda se extendía en traine, un tocado de perlas y cristales sostenía el velo largo de tul con sus bordes destacados con perlitas.
Se le adelantaron a su paso llevando los anillos para su bendición sobre un coqueto almohadón la parejita de niños formada por los sobrinos de la novia.
En el altar esperaban el Padre José, fue quien realizó la ceremonia, el novio y los restantes padres y padrinos: Marcelo Ferreira Aguerre y María Belén Florines, vistió modelo largo de gasa rosa pastel con la parte superior bordada en pailletes hasta bajando el talle, luego continuaba la falda lisa de suave movimiento. El Sr. Franchini y Angela Hermann lució modelo largo color azul zafiro, con bordados en la parte superior.
Durante la ceremonia amigos y familiares más allegados se turnaron en la lectura bíblica y las oraciones de los fieles. Finalizado el ritual la gentil pareja en el atrio recibió las felicitaciones, posteriormente se festejó el acontecimiento con una recepción en la Casa de Campo en Tomás Gomensoro, cuyas instalaciones fueron decoradas en los colores blanco y naranja al mejor estilo campestre. En el galpón con piso de piedra se ubicaron las mesas con senderos de arpilleras impresas con guardas pampa, los centros eran faroles artesanales de hojalata con velas y flores apoyados sobre bases de espejos, en el techo se entrecruzaban telas en ambos colores junto a profusión de luces. La mesa de los postres llamó la atención por su presentación, al centro se lucía importante arreglo con iguales flores a las de la iglesia, la mesa del brindis portaba la torta de bodas toda blanca bellamente decorada y arriba una parejita de novios montados en un tractor, haciendo alusión al novio que es Ing. Agrónomo, acompañaban en ambos costados bouquet de rosas tono champagne y liliums. Al costado se ubicó un baúl antiguo con los souvenirs, eran bolsitas de arpillera y crochet conteniendo jabones aromáticos, otros eran cajitas de madera, botellitas decoradas con festones y arpillera con guarda pampa.
En el exterior se ubicó un parque rústico con mesas bajas y puf logrados con cubos de alfalfa, unos cubiertos con arpilleras y otras telas blancas, sobre las mesas, iguales faroles a los de las mesas de adentro, dispersos faroles artesanales más grandes y velas anaranjadas apoyados sobre arpilleras con guarda pampa.
La pareja llegó a la fiesta en un tractor, siendo recibidos con gran alegría y admiración, luego de recibir los saludos de sus padres en el recibidor decorado con altos pedestales sosteniendo destacados arreglos florales y velones en el piso, detrás traillage de telas combinando ambos colores de la fiesta. El baile lo iniciaron con los giros del tradicional vals, luego intercambiaron parejas por varios minutos con amigos y familiares, posteriormente ritmos de moda fueron una invitación al animado baile, en la madrugada se repartió el cotillón haciendo del momento una explosión de alegría y diversión. Recibieron múltiples y prácticos obsequios los que pasaron alhajar el nuevo hogar.