Boda Leites Tourn Gardela Peña

En el Juzgado de Paz firmaron el acta matrimonial Enrique Gabriel Leites Tourn y Virginia Esther Gardela Peña, siendo acompañados por familiares y amistades.
Firmaron como testigos de ambos: Guillermo Frola, Natalia Fernándeza, Juan Silveira y Mariana Alves.
En horas de la noche en la Catedral San Juan Bautista fue bendecida la boda por el sacerdote Fernando Pigurina.
El templo lució una linda decoración en base a macizos de flores blancas y follaje, ubicado sobre el altar y en ambos costados, mientras que los bancos lucían ramilletes más pequeños acordes de la marcha nupcial. Avanzó la novia del brazo de su hermano Luis Enrique Gardela Peña. Realzó su prestancia vistiendo modelo de ceremonia color marfil, la parte superior de corte solero confeccionado en gasa con detalles de encajes bordados en canutillos, del talle nacía la falda larga de suave movimiento y se extendía en traine. En el peinado lució tocado de strass y velo corto, mientras que el ramo de novia lo constituían claveles multicolores.
En el altar la esperaban su esposo y su pequeño hijo Ignacio Bautista, los restantes padrinos, Efraín Leites y Teresita Tourn, vistió conjunto de palazzo negro y blusa de gasa blanca con detalles de puntillas. Margarita Peña lució vestido largo gris con detalles de flores y hojas bordadas en canutillos y mostacillas plateadas señalando el escote y las mangas.
Durante la ceremonia la lectura bíblica la efectuó Patricia Leites, fue secundada por amistades de los contrayentes en las peticiones.
Finalizado el ritual en el atrio la gentil pareja recibió las felicitaciones, posteriormente con un brindis en la planta baja del Salto Rowing Club se festejó el acontecimiento. El salón fue decorado con globos dorados y blancos, la mantelería de las mesas en armonía de colores y los centros eran bouquet de flores multicolores. El animado baile comenzó con los giros del vals de parte de los novios, cambiaron de parejas por varios minutos y posteriormente cambiaron los ritmos haciendo que la alegría se prolongara por toda la madrugada. Llegado el momento del brindis tomó relevancia la mesa principal donde estaba la torta de bodas, tres pisos superpuestos bañados de fondant tono marfil y decorados en filigrana y punto perdido para culminar con ramillete de mini claveles amarillos y salmón unidos a ilusión y fino follaje, iguales flores se veían en  dos floreros de cristal cuadrados de diferentes alturas.
Recibieron múltiples y prácticos obsequios los que pasaron alhajar el nuevo hogar.

En el Juzgado de Paz firmaron el acta matrimonial Enrique Gabriel Leites Tourn y Virginia Esther Gardela Peña, siendo acompañados por familiares y amistades.

Firmaron como testigos de ambos: Guillermo Frola, Natalia Fernándeza, Juan Silveira y Mariana Alves.

En horas de la noche en la Catedral San Juan Bautista fue bendecida la boda por el sacerdote Fernando Pigurina.

El templo lució una linda decoración en base a macizos de flores blancas y follaje, ubicado sobre el altar y en ambos costados, mientras que los bancos lucían ramilletes más pequeños acordes de la marcha nupcial. Avanzó la novia del brazo de su hermano Luis Enrique Gardela Peña. Realzó su prestancia vistiendo modelo de ceremonia color marfil, la parte superior de corte solero confeccionado en gasa con detalles de encajes bordados en canutillos, del talle nacía la falda larga de suave movimiento y se extendía en traine. En el peinado lució tocado de strass y velo corto, mientras que el ramo de novia lo constituían claveles multicolores.

En el altar la esperaban su esposo y su pequeño hijo Ignacio Bautista, los restantes padrinos, Efraín Leites y Teresita Tourn, vistió conjunto de palazzo negro y blusa de gasa blanca con detalles de puntillas. Margarita Peña lució vestido largo gris con detalles de flores y hojas bordadas en canutillos y mostacillas plateadas señalando el escote y las mangas.

Durante la ceremonia la lectura bíblica la efectuó Patricia Leites, fue secundada por amistades de los contrayentes en las peticiones.

Finalizado el ritual en el atrio la gentil pareja recibió las felicitaciones, posteriormente con un brindis en la planta baja del Salto Rowing Club se festejó el acontecimiento. El salón fue decorado con globos dorados y blancos, la mantelería de las mesas en armonía de colores y los centros eran bouquet de flores multicolores. El animado baile comenzó con los giros del vals de parte de los novios, cambiaron de parejas por varios minutos y posteriormente cambiaron los ritmos haciendo que la alegría se prolongara por toda la madrugada. Llegado el momento del brindis tomó relevancia la mesa principal donde estaba la torta de bodas, tres pisos superpuestos bañados de fondant tono marfil y decorados en filigrana y punto perdido para culminar con ramillete de mini claveles amarillos y salmón unidos a ilusión y fino follaje, iguales flores se veían en  dos floreros de cristal cuadrados de diferentes alturas.

Recibieron múltiples y prácticos obsequios los que pasaron alhajar el nuevo hogar.