Boda Lichero Decoud – Etcheverry Braga

El pasado viernes en la Capilla Don Bosco en sencilla ceremonia fue bendecida la boda de los jóvenes Santiago Lichero Decoud y Milagros Etcheverry Braga.

El templo fue decorado sobre el altar y en ambos costados con destacados arreglos florales, logrados con liliums y margaritas de colores blancas y marfil con variado follaje.

Melodías escogidas se escuchaban en el recinto mientras se aguardaba la llegada de la novia, para ingresar con la marcha triunfal.

Del brazo de su papá Juan Bautista Etcheverry ingresó la desposada vistiendo modelo de ceremonia de línea sirena realizado en piel de ángel, la parte superior straples y guarda de satén tono cobre de donde nacía amplio vuelo que se extendía hacia atrás formando la traine, esta parte revestida en gasa, en la mano llevó rosario de cristal de roca y plata, mientras que en el peinado lució vincha de satén tono cobre con perlones dorados metalizados, cristales ámbar y oro viejo, desde allí nacía el largo velo de tul que se extendía por el sendero alfombrado de rojo.

En el altar la esperaban el novio y los restantes padres: Sebastián Lichero, María Cristina Decoud y María Magdalena Braga.

La ceremonia fue presidida por el sacerdote Guillermo Buzzo, fue secundado por familiares y amistades íntimas de ambos contrayentes en la lectura bíblica y peticiones.

Finalizado el ritual la pareja fue saludada y luego junto a sus amistades más allegadas disfrutaron de un brindis en el patio de la Obra Social Don Bosco.

La sencilla pero acogedora decoración se realizó en blanco, debajo la galería techada se ubicaron dos juegos de living y alfombras plateadas donde se apoyaban mesas bajas, al centro había estilizados arreglos florales con felpillas y rosas blancas, con un lilium anaranjado y algo de follaje matizado. Estos arreglos se repetían en otras mesas rodeadas de puf ubicados en el patio donde también se veían mesas altas redondeadas vestidas con mantelería blanca y senderos hindúes ocres combinados con bronce y naranja, sobre ella se agrupaban copas de champagne.

Completaba la decoración varias jaulas colgando de la galería, con cascadas de fresias blancas y anaranjadas.

A los postres se sirvieron trufas, bombones y natillas.

La reunión se extendió en ambiente muy cordial recibiendo la feliz pareja las felicitaciones.