Boda Malinovsky – Durán

S1

En la Parroquia Nuestra Señora del Carmen fue bendecida la boda de Pablo Alejandro Malinovsky Melnik y María Cecilia Durán Días López.

Muchos amigos y familiares se hallaban presentes y admiraron la fina decoración del altar con arreglo lineal realizado con variedad de follaje salpicado de magnolias blancas, los bancos fueron unidos con cordones y el sendero tapizado con alfombra roja. Con los acordes de la marcha nupcial ingresaron en primer término al templo las niñas Guadalupe Rodríguez, Julieta Rodríguez y Paula Castillo, ellas llevaban las alianzas para ser bendecidas, lucían todas primorosos vestidos largos de broderie color marfil y cinta fucsia en el talle.

A continuación del brazo de su papá Rodolfo Martín Durán les seguía la novia, realzó su juventud vistiendo modelo de ceremonia interpretado en piel de ángel blanco, corsage de un solo hombro cruzado en diagonal con guirnalda de flores de igual tela y hojas de organza, falda de suave movimiento se extiende al dorso en traine, sus largos cabellos fueron algo recogidos atrás con delicadas pincitas de strass, como ramo de novia llevó rosas rojas.

María Cecilia Durán Días López, el día de su boda. (Foto: Imagen Digital)

En el altar la esperaban el novio junto al sacerdote oficiante José María Acuña y los restantes padres y padrinos, Carlos Malinovsky y Marta Melnik, vistió modelo largo de gasa color violeta, con detalles de flores de igual tela y satén sobre un costado. María del Rosario Días López, lució vestido de color azul zafiro, con la parte superior bordada en hilos dorados, falda larga y acampanada.

Durante la ceremonia Estela Algorta leyó un trozo bíblico, mientras que las peticiones las efectuaron familiares y amigos más allegados a la pareja.

Finalizado el ritual y luego de recibir los saludos en el atrio la gentil pareja y sus invitados se trasladaron un local donde se festejó el acontecimiento.

En la parte exterior había decorado en telas bordó y marfil, y al frente dos candelabros altos con flores multicolores tenues, en el recibidor sobre un costado estaba la gigantografía de los novios, del lado contrario habían dos importantes arreglos florales y detrás bandas de telas.

En el salón se veían torzadas de globos de color marfil y bordó y telas blancas, las mesas fueron tendidas con mantelería en composée de color, y la medio copones de vidrio con pétalos bordó y velones flotantes tono marfil.

S2Al llegar los noveles esposos comenzaron con el vals, luego intercambiaron parejas con sus invitados, posteriormente el baile se generalizó con ritmos de moda, sobre la madrugada se repartió colorido cotillón.

Al momento del brindis tomó mayor relevancia la mesa principal tendida con mantel de hilo bordado de tradición en la familia de la novia, encima se lucía la torta de dos pisos junto finamente decorada, acompañaba destacado arreglo floral y la canasta con los souvenirs consistentes en cisnes de cristal con plumas bordó y las alianzas doradas.

El día anterior en el Juzgado de Paz firmaron el acta matrimonial siendo sus testigos los padres del novio, Cristian Durán y Elizabeth Días López.

Como muestra de afecto y amistad recibieron múltiples y prácticos obsequios que pasaron alhajar el nuevo hogar.

 

Alejandro Malinovsky Melnik y María Cecilia Durán Días López (Foto: Imagen Digital).