Boda Martínez – Paiva

Días pasados en el Juzgado de Paz firmaron el acta que acredita su matrimonio Santiago Nelson Martínez Delgue y Romina Elizabeth Paiva Gularte, siendo acompañados por familiares y amigos. Fueron sus testigos presenciales: Paulo Martínez Delgue, María Magdalena Vicente Presno, María Teresa Curbelo, Javier Martínez Delgue.

En horas de la noche en la Parroquia de la Santa Cruz  fue consagrada la boda, viéndose el templo decorado con flores lilas y blancas, bouquet sobre el altar y ramilletes en los cabezales de los bancos. A la hora señalada y mientras se escuchaban los acordes de la marcha nupcial vimos pasar a la niña Paulina Martínez llevando los anillos.

Unos pasos más atrás del brazo de su padrino de bodas José N. Paiva le seguía la desposada, vistiendo modelo de ceremonia blanco, la parte superior corset de escote corazón combina satén y gasa bordada en hilos de seda y plata, esta tela se extendía por la amplia falda formando triángulo sobre un  lateral,  en el talle atrás se veían tres rosas Dior dando nacimiento a importante traine, en la mano llevó rosas lilas e ilusión blanca, el peinado lo adornó con flores y guías entremezclándose con sus largos cabellos.

En el altar la esperaban el novio y los restantes padrinos, José Luis Martínez Núñez, Maritza Beatriz Delgue Frolich, lució solero largo de gasa color fucsia, bustier drapeado sujeto al frente con broche de rosa en plata,  Elsa Beatriz Gularte Rolla, vistió modelo largo de espalda baja confeccionado en satén lila, acompañó con chal de gasa laminada y al tono. El sacerdote Finozzi ofició la ceremonia, la abuela de la novia Daysi Frolich realizó la lectura bíblica.

Finalizado el ritual la gentil pareja fue saludada en el atrio, posteriormente con una reunión social en el salón de la Magisterial festejaron el acontecimiento. Los colores lilas y blancos se veían en los racimos de globos y telas drapeadas, también en la mantelería en cuyo centro habían velas de gel sobre lecho de sales ubicados en copitas con transparencias, una barra de tragos con sector de living fue un sitio muy visitado por la juventud.

Los noveles esposos disfrutaron  agradables momentos con familiares y amigos, bailaron el vals y luego el baile se generalizó, llegada la madrugada se elevaron las copas en el brindis compartido y cortaron la torta de bodas de dos pisos separados por columnas y destacada decoración. Como muestra de afecto y amistad recibieron lindos y prácticos obsequios que pasaron alhajar el nuevo hogar.