Boda Montanari – Blardoni

Ela Parroquia Nuestra Señora del Carmen fue bendecida la boda de Matías Fernando Montanari González y María Inés Blardoni de Rezéndez, siendo acompañados por familiares y amigos, los que colmaron las naves del templo.
Una fina decoración se apreciaba sobre el altar y a los costados logrado con altos candelabros metalizados, de varios brazos con velones encendidos y caireles transparentes, en los primeros y últimos bancos había bouquet de fresias blancas y cintas de tul.
La novia ingresó del brazo de su papá Francisco Blardoni, lució modelo nupcial de gasa blanco, la parte superior straples conjugaban drapeados desencontrados y franjas recamadas en pedrería y perlas, falda de línea evasée se extiende al dorso en traine.
El original tocado constituido con cristales, strass y perlones retenían el velo largo de tul ilusión, mientras que el ramo de novia lo formaban rosas y calitas verde suave.
En el altar la esperaban el novio y sus padrinos de bodas, Ricardo R. Montanari y Patricia González, lució vestido de color lila, corsage de encaje, escote espejo y mangas cortas, falda larga de satén de suave movimiento. Beatriz de Rezendez vistió elegante solero de gasa color verde limón, corsage velado en parte con tul bordado al tono y dorado, bustier drapeado y falda larga evasée con algo de movimiento.
La ceremonia contó con la participación de José Pedro Huvatt interpretando bellas melodías acompañando el ceremonial presidido por el Padre Bisio.
En la lectura bíblica se acercó la hermana de la novia Rita Blardoni y amigos más allegados de los contrayentes efectuaron las peticiones por la felicidad del hogar que se inicia. Entre las elegantes recordamos a Rita Blardoni lució solero largo de gasa color verde agua, corsage recamado en pedrería y falda amplia de suave movimiento.  Cecilia Blardoni, vestido de satén rojo rubí, escote collar recamado en piedras al tono y dorado viejo, señala el talle faja igualmente bordada. Finalizado el ritual la gentil pareja en el atrio recibió las felicitaciones, posteriormente con una recepción se festejó el acontecimiento.

En la Parroquia Nuestra Señora del Carmen fue bendecida la boda de Matías Fernando Montanari González y María Inés Blardoni de Rezéndez, siendo acompañados por familiares y amigos, los que colmaron las naves del templo.

Una fina decoración se apreciaba sobre el altar y a los costados logrado con altos candelabros metalizados, de varios brazos con velones encendidos y caireles transparentes, en los primeros y últimos bancos había bouquet de fresias blancas y cintas de tul.

La novia ingresó del brazo de su papá Francisco Blardoni, lució modelo nupcial de gasa blanco, la parte superior straples conjugaban drapeados desencontrados y franjas recamadas en pedrería y perlas, falda de línea evasée se extiende al dorso en traine.

El original tocado constituido con cristales, strass y perlones retenían el velo largo de tul ilusión, mientras que el ramo de novia lo formaban rosas y calitas verde suave.

En el altar la esperaban el novio y sus padrinos de bodas, Ricardo R. Montanari y Patricia González, lució vestido de color lila, corsage de encaje, escote espejo y mangas cortas, falda larga de satén de suave movimiento. Beatriz de Rezendez vistió elegante solero de gasa color verde limón, corsage velado en parte con tul bordado al tono y dorado, bustier drapeado y falda larga evasée con algo de movimiento.

La ceremonia contó con la participación de José Pedro Huvatt interpretando bellas melodías acompañando el ceremonial presidido por el Padre Bisio.

En la lectura bíblica se acercó la hermana de la novia Rita Blardoni y amigos más allegados de los contrayentes efectuaron las peticiones por la felicidad del hogar que se inicia. Entre las elegantes recordamos a Rita Blardoni lució solero largo de gasa color verde agua, corsage recamado en pedrería y falda amplia de suave movimiento.  Cecilia Blardoni, vestido de satén rojo rubí, escote collar recamado en piedras al tono y dorado viejo, señala el talle faja igualmente bordada. Finalizado el ritual la gentil pareja en el atrio recibió las felicitaciones, posteriormente con una recepción se festejó el acontecimiento.