Boda Oliva – Lamas

En la Parroquia Nuestra Señora del Carmen fue bendecida la boda de Raúl Oliva Fernández y María Carolina Lamas Varela, siendo acompañados por múltiples familiares y amistades.
El templo lució una delicada decoración en base a rosas blancas e ilusión ubicadas en el altar y los laterales, los bancos fueron unidos con telas blancas y detalles de mini rosas y estrobelias blancas.
Mientras esperaban la presencia de la novia el dúo integrado por Mario Torres e Irene Scalabrini ofrecieron una variedad de melodíasboda  Raúl Olicva Fernández - María Carolina Lamas Varela - foto M. Cattani acordes al momento que se vivía, más tarde durante el ceremonial volvieron a escucharse la exquisita voz y teclado. A la hora señalada y mientras se escuchaba la marcha nupcial del brazo de su papá Fernando Lamas ingresó la novia. Vistió modelo nupcial de línea clásica confeccionado en piel de ángel revestido de gasa bordada en cristalitos y perlas. La parte superior hasta la cadera, formaban guías de pequeñas flores y hojas, luego continuaba la falda en movimiento extendiéndose en traine, el talle destacado con drapeados entrecruzados de gasa lisa.
En sus largos cabellos peinados hacia el costado lucieron ancha vincha de perlones y cristales sobre la frente, de la parte de atrás sostenía el velo largo de tul ilusión, mientras que el ramo de novia lo constituían mini rosas blancas e ilusión unidos a rosario de tradición familiar.
Se le adelantaron a su paso los sobrinos de la novia llevando las alianzas para ser bendecidas. Fueron ellos Bruno y Pilar Gabrielli Oliva, quienes lucieron ambos muy coquetos.
En el altar los esperaban el novio junto al Diácono Ariel Sifuentes y los restantes padrinos, los hermanos del novio Antonio Oliva Fernández y Mariana Oliva de Gabrielli, vistió solero de gasa turquesa, la parte superior con juegos de plisados y breteles al cuello, señalando el talle. Pieza destacada con piedras al tono dando nacimiento a la falda larga con movimiento, al frente panel suelto plisado. La mamá de la novia María Elia Varela, muy elegante vistió solero largo de gasa tono rosa salmón, corsage trabajado con drapeado desencontrado y vivos plateados, un solo bretel revestido con pieza de tul bordado en pailletes al dorso, formando pieza en transparencia y panel suelto desde el hombro.
En el primer banco presenció la ceremonia la mamá del novio Sra. Ana Fernández de Oliva. Vistió modelo de satén color grafito y chal de gasa al tono, la parte superior revestida con pieza de gasa laminada color verde seco y dorado, terminación en diagonal sobre la media falda.
Durante la ceremonia familiares más allegadas realizaron la lectura bíblica y las peticiones por la felicidad del nuevo hogar.
Al finalizar en el atrio recibieron las felicitaciones, posteriormente con una recepción se festejó el acontecimiento.
Los colores de la decoración fueron el turquesa, azul, verde y dorado, haciendo conjunto con las plumas de pavo real que fueron la base de la decoración, largos cortinados laminados en estos colores se combinaban y destacaban partes de las paredes donde también colgaban arañas patinadas en estos colores. En el recibidor se colgaron estos cortinados enmarcando cortina de voile blanco donde colgaba un espejo y abajo se ubicó una mesa de estilo con tapa de mármol donde se apoyaba potiche con plumas de pavo real. En estos colores formaba abanico, similares detalles se repetían en diferentes sitios del salón. Los numerosos invitados disfrutaron las atenciones de los anfitriones ubicados en coquetas mesas cuyos centros eran candelabros altos con flores naturales y follaje natural, estos entre otros detalles decorativos. Fue una velada muy divertida que la juventud pudo disfrutar con el baile que comenzó con el vals de los novios, al momento del brindis la familia rodeó la mesa principal cubierta de finos postres. Para acompañarlos llegaron familiares y amistades de la novia procedentes de Florida.