Boda Paiva – Dalto

Días pasados en el Juzgado de Paz se celebró la boda de Rodolfo Paiva Machado da Silva y Estefanía Dalto Rodríguez.
Fueron testigos de ambos, Pablo  Paiva, Natalia Galliazzi, Facundo Dalto y Patricia Pombo.
En horas de la noche en la Parroquia Nuestra Señora del Carmen fue bendecida la boda, siendo acompañados por múltiples familiares y amistades colmando las naves del templo.
Admiraron la destacada decoración sobre el altar, en ambos extremos había piezas de cerámica blanco sosteniendo verdes topiarios y uno de mayor dimensión, en ambos costados había candelabros patinados en negro con velones y bouquet de liliums y gerberas blancas con mucho follaje, los bancos fueron unidos con bando de satén. A la hora señalada y mientras se escuchaba la marcha nupcial, del brazo de su hermano Emmanuel Dalto Rodríguez vimos pasar a la joven novia, lució modelo nupcial realizado en satén revestido de gasa tono blanco tiza, corsage strapless de escote corazón totalmente drapeado retomado al costado con importante broche de piedras, perlas y cristales, en diagonal sube un solo bretel en transparencia, falda larga de suave movimiento se extiende en traine, rodea el peinado torzada de piedras, perlones y strass, sobre un costado forman flores con caireles, sostiene el velo largo de tul ilusión, en la mano llevó veinte rosas naturales color salmón con centros de perlas. Se adelantaron a su paso llevando las alianzas para su bendición, los niños Martín Azanza Roux, Santiago Piegas Villasboas, Victoria Piegas Galliazzi, Pedro Dalto Pigurina, Emilia Dalto Pombo.
En el altar la esperaban el novio junto al sacerdote oficiante y los padrinos, Carlos Paiva Muñoz y Teresita Machado da Silva, vistió modelo de shantug color verde esmeralda, falda larga, amplia y chal en composée, bustier revestido de gasa, señala el talle galón bordado en pedrería.
Emmanuel Dalto Rodríguez y Sylvia Rodríguez San Martín, vistió modelo de shantung tono gris, falda larga en godet, aporta movimiento, corsage de un solo bretel destacado con moño chato vertical e importante broche de strass, acompañó con bolerito de mangas al codo de gasa al tono.
Durante la ceremonia los momentos más significativos fueron señalados con melodías acorde al acontecimiento interpretadas por Marcelo Vives, la lectura del evangelio y las peticiones las realizaron familiares y amigas más allegadas.
Finalizado el ritual en el atrio fueron saludados, posteriormente con una recepción fue celebrado el acontecimiento.
Al llegar al salón se apreciaba la fina decoración con destacados arreglos florales ubicados sobre pedestales en diferentes sitios, logrados con rosas y mini rosas en degradée de color chocolate al marfil, en las columnas iluminadas por dentro donde se apoyaban estructuras montadas, el escenario donde actuó un grupo en vivo, fue iluminado con globos espejados y luces led. Los invitados disfrutaron de la velada ubicados en mesas cubiertas con mantelería tono manteca y senderos tono champagne  trabajados con hilos dorados, al centro lucían candelabros dorados adornados con follaje y bouquet de rosas donde emergían velas marfil, cada mesa fue especialmente iluminada con luz cálida.
En el exterior, en la parte trasera se ubicaron varios juegos de living y puf, en este sitio se ubicó la barra de tragos apropiadamente iluminada.
El baile comenzó con el vals de los novios, luego alternaron parejas por varios minutos posteriormente ritmos modernos fue toda una invitación a la diversión y alegría, teniendo su punto más alto sobre la madrugada cuando una batucada acompañó el reparto del cotillón.
Llegado el momento del brindis tomó relevancia la mesa principal donde estaba la torta y dieciocho postres, decorada con araña de cairelles transparentes y cristales colgaba del techo. Los nuevos esposos recibieron múltiples y prácticos obsequios que pasaron alhajar el nuevo hogar, en su luna de miel visitaron Buzzios y otras playas de Brasil.

Días pasados en el Juzgado de Paz se celebró la boda de Rodolfo Paiva Machado da Silva y Estefanía Dalto Rodríguez.

Fueron testigos de ambos, Pablo  Paiva, Natalia Galliazzi, Facundo Dalto y Patricia Pombo.

En horas de la noche en la Parroquia Nuestra Señora del Carmen fue bendecida la boda, siendo acompañados por múltiples familiares y amistades colmando las naves del templo.

Admiraron la destacada decoración sobre el altar, en ambos extremos había piezas de cerámica blanco sosteniendo verdes topiarios y uno de mayor dimensión, en ambos costados había candelabros patinados en negro con velones y bouquet de liliums y gerberas blancas con mucho follaje, los bancos fueron unidos con bando de satén. A la hora señalada y mientras se escuchaba la marcha nupcial, del brazo de su hermano Emmanuel Dalto Rodríguez vimos pasar a la joven novia, lució modelo nupcial realizado en satén revestido de gasa tono blanco tiza, corsage strapless de escote corazón totalmente drapeado retomado al costado con importante broche de piedras, perlas y cristales, en diagonal sube un solo bretel en transparencia, falda larga de suave movimiento se extiende en traine, rodea el peinado torzada de piedras, perlones y strass, sobre un costado forman flores con caireles, sostiene el velo largo de tul ilusión, en la mano llevó veinte rosas naturales color salmón con centros de perlas. Se adelantaron a su paso llevando las alianzas para su bendición, los niños Martín Azanza Roux, Santiago Piegas Villasboas, Victoria Piegas Galliazzi, Pedro Dalto Pigurina, Emilia Dalto Pombo.

En el altar la esperaban el novio junto al sacerdote oficiante y los padrinos, Carlos Paiva Muñoz y Teresita Machado da Silva, vistió modelo de shantug color verde esmeralda, falda larga, amplia y chal en composée, bustier revestido de gasa, señala el talle galón bordado en pedrería.

Emmanuel Dalto Rodríguez y Sylvia Rodríguez San Martín, vistió modelo de shantung tono gris, falda larga en godet, aporta movimiento, corsage de un solo bretel destacado con moño chato vertical e importante broche de strass, acompañó con bolerito de mangas al codo de gasa al tono.

Durante la ceremonia los momentos más significativos fueron señalados con melodías acorde al acontecimiento interpretadas por Marcelo Vives, la lectura del evangelio y las peticiones las realizaron familiares y amigas más allegadas.

Finalizado el ritual en el atrio fueron saludados, posteriormente con una recepción fue celebrado el acontecimiento.

Al llegar al salón se apreciaba la fina decoración con destacados arreglos florales ubicados sobre pedestales en diferentes sitios, logrados con rosas y mini rosas en degradée de color chocolate al marfil, en las columnas iluminadas por dentro donde se apoyaban estructuras montadas, el escenario donde actuó un grupo en vivo, fue iluminado con globos espejados y luces led. Los invitados disfrutaron de la velada ubicados en mesas cubiertas con mantelería tono manteca y senderos tono champagne  trabajados con hilos dorados, al centro lucían candelabros dorados adornados con follaje y bouquet de rosas donde emergían velas marfil, cada mesa fue especialmente iluminada con luz cálida.

En el exterior, en la parte trasera se ubicaron varios juegos de living y puf, en este sitio se ubicó la barra de tragos apropiadamente iluminada.

El baile comenzó con el vals de los novios, luego alternaron parejas por varios minutos posteriormente ritmos modernos fue toda una invitación a la diversión y alegría, teniendo su punto más alto sobre la madrugada cuando una batucada acompañó el reparto del cotillón.

Llegado el momento del brindis tomó relevancia la mesa principal donde estaba la torta y dieciocho postres, decorada con araña de cairelles transparentes y cristales colgaba del techo. Los nuevos esposos recibieron múltiples y prácticos obsequios que pasaron alhajar el nuevo hogar, en su luna de miel visitaron Buzzios y otras playas de Brasil.