Boda Paz – Palumbo

El pasado 2 de Mayo en la Catedral San Juan Bautista se consagró la boda de Gonzalo Paz Panizza y Romina Palumbo Sant’Anna, siendo acompañados por múltiples familiares y amistades que colmaron las naves del templo. En el altar y presbiterio se apreciaba una destacada decoración en base a flores blancas y follaje, los bancos fueron unidos con gasas y ramilletes de flores ilusión.
A la hora señalada y mientras se escuchaba la marcha nupcial, del brazo de su papá Miguel Palumbo avanzó la novia por el sendero principal, siendo ponderada a su paso al lucir modelo de ceremonia blanco, la parte superior de línea solero de breteles finitos confeccionado en gasa con detalles de encaje y valencianas, la falda con godets se extendía en traine igualmente decorado con valencianas. En el peinado lució tiara trabajada en piedras y perlas de la parte posterior daba nacimiento al velo largo de tul, el ramo de novia lo constituían pimpollos de rosas marfil e ilusión.
Se adelantaron a su paso llevando las alianzas, Guadalupe la hija de ambos contrayentes y el sobrino Valentino Almeida Palumbo. En el altar la esperaban el novio junto al sacerdote oficiante Fernando Pigurina, quien en su homilía tuvo bellas palabras hacia los novios y sus familiares más directos. Acompañaron en el altar los restantes padrinos, el papá y la abuela del novio, Alcides Paz y María Emilia Campos, quien lució vestido largo de color azul, acompañado con chaqueta de tul bordado de igual color. Libertad Sant’Anna vistió modelo de color verde mar, falda larga y corsage de mangas semi largas, ambos ricamente bordados en pailletes en degradée de color. Los momentos más significativos del ceremonial fueron señalados con bellas interpretaciones a cargo del coro del Colegio Salesianos, al momento de las oraciones de los fieles se acercaron al ambón varios familiares y amigos. Finalizado el ritual en el atrio la gentil pareja recibió las felicitaciones, posteriormente en el bello salón del Club Uruguay fue celebrado el acontecimiento. En la base de la escalera se ubicaron telas y arreglos florales en blanco y plata, estos se repetían en el recibidor junto al señorial espejo, destacaba alto florero con luces led cambiantes de colores. En el salón sus mesas fueron dispuestas con mantelería negra y sillas blancas, al centro lucían lámparas de metal con velas encendidas, los amplios ventanales fueron cubiertos de cortinados negros y lazos con moños dorados, sobre la pista de baile se agrupaban globos espejados. Al llegar los noveles esposos al salón comenzaron con el vals, luego intercambiaron parejas por varios minutos, posteriormente ritmos de moda fueron una invitación a la alegría y diversión. Con la actuación de un grupo en vivo en la madrugada se repartió el cotillón. Al momento del brindis compartido tomó relevancia la mesa principal donde estaba la torta de bodas, eran dos pisos separados ubicados en diferentes planos, bañados de fondant blanco y ramillete de mini rosas amarillas e ilusión, rodeaban varias mini torta, cascada de chocolate y brochetes de frutillas, acompañaba destacado arreglo floral. Como muestra de afecto y amistad recibieron prácticos obsequios.
El pasado 2 de Mayo en la Catedral San Juan Bautista se consagró la boda de Gonzalo Paz Panizza y Romina Palumbo Sant’Anna, siendo acompañados por múltiples familiares y amistades que colmaron las naves del templo. En el altar y presbiterio se apreciaba una destacada decoración en base a flores blancas y follaje, los bancos fueron unidos con gasas y ramilletes de flores ilusión.
A la hora señalada y mientras se escuchaba la marcha nupcial, del brazo de su papá Miguel Palumbo avanzó la novia por el sendero principal, siendo ponderada a su paso al lucir modelo de ceremonia blanco, la parte superior de línea solero de breteles finitos confeccionado en gasa con detalles de encaje y valencianas, la falda con godets se extendía en traine igualmente decorado con valencianas. En el peinado lució tiara trabajada en piedras y perlas de la parte posterior daba nacimiento al velo largo de tul, el ramo de novia lo constituían pimpollos de rosas marfil e ilusión.
Se adelantaron a su paso llevando las alianzas, Guadalupe la hija de ambos contrayentes y el sobrino Valentino Almeida Palumbo. En el altar la esperaban el novio junto al sacerdote oficiante Fernando Pigurina, quien en su homilía tuvo bellas palabras hacia los novios y sus familiares más directos. Acompañaron en el altar los restantes padrinos, el papá y la abuela del novio, Alcides Paz y María Emilia Campos, quien lució vestido largo de color azul, acompañado con chaqueta de tul bordado de igual color. Libertad Sant’Anna vistió modelo de color verde mar, falda larga y corsage de mangas semi largas, ambos ricamente bordados en pailletes en degradée de color. Los momentos más significativos del ceremonial fueron señalados con bellas interpretaciones a cargo del coro del Colegio Salesianos, al momento de las oraciones de los fieles se acercaron al ambón varios familiares y amigos. Finalizado el ritual en el atrio la gentil pareja recibió las felicitaciones, posteriormente en el bello salón del Club Uruguay fue celebrado el acontecimiento. En la base de la escalera se ubicaron telas y arreglos florales en blanco y plata, estos se repetían en el recibidor junto al señorial espejo, destacaba alto florero con luces led cambiantes de colores. En el salón sus mesas fueron dispuestas con mantelería negra y sillas blancas, al centro lucían lámparas de metal con velas encendidas, los amplios ventanales fueron cubiertos de cortinados negros y lazos con moños dorados, sobre la pista de baile se agrupaban globos espejados. Al llegar los noveles esposos al salón comenzaron con el vals, luego intercambiaron parejas por varios minutos, posteriormente ritmos de moda fueron una invitación a la alegría y diversión. Con la actuación de un grupo en vivo en la madrugada se repartió el cotillón. Al momento del brindis compartido tomó relevancia la mesa principal donde estaba la torta de bodas, eran dos pisos separados ubicados en diferentes planos, bañados de fondant blanco y ramillete de mini rosas amarillas e ilusión, rodeaban varias mini torta, cascada de chocolate y brochetes de frutillas, acompañaba destacado arreglo floral. Como muestra de afecto y amistad recibieron prácticos obsequios.