Boda Pepe – Ribas

El pasado 26 de agosto, en el Juzgado de Paz firmaron el acta matrimonial los jóvenes Heber Andrés Pepe Silveira y Viviana Inés Ribas Hernández.

Fueron acompañados por familiares y amistades, siendo testigos presenciales, por ambos contrayentes: Agustín Seoanes, Ema Barboza, Mercedes Borrelli y Gabriel Ribas.

Al otro día a las 21 hs. en la Parroquia Nuestra Señora del Carmen fue consagrada la unión. Los familiares admiraron la fina decoración en base a bouquet de flores blancas con algo de follaje, grupos de plantas de interiores fueron distribuídas en el presbiterio, mientras que el primer tramo de bancos fue destacado con pequeños ramilletes de flores y cintas rulotés.

A la hora señalada y mientras se escuchaban los acordes de la marcha nupcial del brazo de su papá Héctor Ribas ingresó la joven novia ataviada de blanco, modelo straples realizado en piel de ángel con detalles de pliegues en el corsage, se unían en el lateral por medio de importante flor, larga y amplia falda de caída natural se extiende al dorso en traine, sus largos cabellos fueron peinados al natural levantados apenas a los costados enmarcando el rostro con un broche de strass de donde desprendía el velo corto de tul ilusión, el ramo de novia lo constituían rosas color salmón unidas a ilusión y follaje.

En el altar la esperaban el novio junto al sacerdote oficiante, Padre José María Acuña y los restantes padrinos: Arturo Pepe, Teresita Silveira y María Renée Hernández.

Durante la ceremonia María Eugenia Ribas Hernández entregó los anillos para ser bendecidos por el sacerdote mientras se escuchaba el Ave María, siendo este un momento de recogimiento y atención.

Finalizado el ritual en el atrio los novios fueron efusivamente saludados, posteriormente con una reunión familiar fue celebrado el acontecimiento.

El local de Casinos de Oficiales en Arenitas Blancas fue decorado con globos chinos blancos y verde manzana, hacían conjunto de color con los manteles que cubrían las mesas, al centro se veían floreritos con flores artesanales.

La llegada de la pareja marcó el inicio del vals que se prolongó por varios minutos al ir alternando parejas, posteriormente ritmos de moda se pusieron al aire siendo estos toda una invitación a la alegría, más tarde con ritmos cariocas se repartió el cotillón. Llegada la madrugada se elevaron las copas en el brindis compartido y tomó mayor relevancia la mesa de los variados postres y la principal donde estaba la torta de bodas bañada en los dos colores reinantes en la sala, acompañaba destacado arreglo floral natural.

La gentil pareja recibió múltiples y prácticos obsequios que pasaron alhajar el nuevo hogar. En su luna de miel visitaron Cataratas del Iguazú, fijarán residencia en Montevideo. 

 S

Héber Andrés Pepe Silveira y Viviana Inés Ribas Hernández, en el momento de la consagración de su boda