Boda Silveira Isoardi – Coelho Dutra

Días pasados en un salón de fiesta ubicado en la costanera norte se llevó a cabo la firma del acta matrimonial entre los jóvenes Daniel Silveira Isoardi y Afrika Coelho Dutra, siendo acompañados por múltiples familiares y amistades.
En el parque se ubicó un gacebo bajo el cual se desarrolló la ceremonia, una coqueta mesa destacada con importante arreglo floral fue el despacho del Juez.
La novia acompañada de su papá Guillermo Coelho  ingresó al parque iluminado con esferas de luces led de piso, las que se iban intercalando soportes altos con esferas recubiertas de flores. La novia fue muy ponderada a su paso al lucir vestido largo de gasa color marfil, corsage sin mangas y escote en V delineado con ancha guarda de encaje bordado con perlitas continuando el vértice hasta el talle señalado con cinta de raso, la falda con movimiento se extiendio en traine, delineado el zócalo con igual guarda de encaje. En el peinado lució torzada de perlas blancas, marfil y ocres, el ramo de novia lo constituían rosas tono rosa salmón e ilusión.
Firmaron como testigos, Manuel Silveira, Agustín Coelho, Valeria Bertinat y Lorenzo Coelho.
Finalizada la ceremonia feliz la pareja recibió los saludos y felicitaciones y buenos deseos para su vida de esposos que allí comenzaba.
Entre los presentes recordamos a los padres de ambos, Enrique Silveira y Graciela Isoardi, quien muy elegante lució vestido largo de gasa lila, corsage escote espejo drapeado y mangas corola, destacando el talle guías bordadas en pailletes al tono y plateado, desde allí se extiendio la falda larga de suave movimiento.
Por su parte Rosario Dutra, vistió modelo largo color verde oliva con destellos dorados, un solo bretel y corsage en diagonal con juegos de drapeados que se agruparon sobre el talle, para continuar luego la falda recta con abertura al frente.
Inmediatamente los invitados fueron llamados a ingresar al salón y terraza circular donde se desarrolló la velada en un ambiente de mucha alegría y amistad. Las mesas fueron dispuestas con mantelería blanca y senderos marfil, llevaban al centro transparencias cuadradas con agua coloreada y varas de liliums blancos o amarillos. Llamó la atención la mesa principal tendida con fino mantel bordado, muy antiguo. Sobre él se posaba la torta de bodas, dos pisos superpuestos bañados de fondant tono marfil, decorada con delicados detalles de rositas tono salmón. Acompañaba tambíen un destacado arreglos floral en base a liliums y follaje.
En otra mesa adicional ubicada en la terraza estaban la variedad de postres y bebidas finas, en este sitio se ubicaron sillones y puff con mesas bajas para una charla más íntima y los fumadores. En un escenario actuaron dos grupos en vivo haciendo de la velada muy divertida. Para acompañarlos viajaron de la capital numerosas personas.
Recibieron múltiples y prácticos obsequios los que pasaron alhajar el hogar.

Días pasados en un salón de fiesta ubicado en la costanera norte se llevó a cabo la firma del acta matrimonial entre los jóvenes Daniel Silveira Isoardi y Afrika Coelho Dutra, siendo acompañados por múltiples familiares y amistades.

En el parque se ubicó un gacebo bajo el cual se desarrolló la ceremonia, una coqueta mesa destacada con importante arreglo floral fue el despacho del Juez.

La novia acompañada de su papá Guillermo Coelho  ingresó al parque iluminado con esferas de luces led de piso, las que se iban intercalando soportes altos con esferas recubiertas de flores. La novia fue muy ponderada a su paso al lucir vestido largo de gasa color marfil, corsage sin mangas y escote en V delineado con ancha guarda de encaje bordado con perlitas continuando el vértice hasta el talle señalado con cinta de raso, la falda con movimiento se extiendio en traine, delineado el zócalo con igual guarda de encaje. En el peinado lució torzada de perlas blancas, marfil y ocres, el ramo de novia lo constituían rosas tono rosa salmón e ilusión.

Firmaron como testigos, Manuel Silveira, Agustín Coelho, Valeria Bertinat y Lorenzo Coelho.

Finalizada la ceremonia feliz la pareja recibió los saludos y felicitaciones y buenos deseos para su vida de esposos que allí comenzaba.

Entre los presentes recordamos a los padres de ambos, Enrique Silveira y Graciela Isoardi, quien muy elegante lució vestido largo de gasa lila, corsage escote espejo drapeado y mangas corola, destacando el talle guías bordadas en pailletes al tono y plateado, desde allí se extiendio la falda larga de suave movimiento.

Por su parte Rosario Dutra, vistió modelo largo color verde oliva con destellos dorados, un solo bretel y corsage en diagonal con juegos de drapeados que se agruparon sobre el talle, para continuar luego la falda recta con abertura al frente.

Inmediatamente los invitados fueron llamados a ingresar al salón y terraza circular donde se desarrolló la velada en un ambiente de mucha alegría y amistad. Las mesas fueron dispuestas con mantelería blanca y senderos marfil, llevaban al centro transparencias cuadradas con agua coloreada y varas de liliums blancos o amarillos. Llamó la atención la mesa principal tendida con fino mantel bordado, muy antiguo. Sobre él se posaba la torta de bodas, dos pisos superpuestos bañados de fondant tono marfil, decorada con delicados detalles de rositas tono salmón. Acompañaba tambíen un destacado arreglos floral en base a liliums y follaje.

En otra mesa adicional ubicada en la terraza estaban la variedad de postres y bebidas finas, en este sitio se ubicaron sillones y puff con mesas bajas para una charla más íntima y los fumadores. En un escenario actuaron dos grupos en vivo haciendo de la velada muy divertida. Para acompañarlos viajaron de la capital numerosas personas.

Recibieron múltiples y prácticos obsequios los que pasaron alhajar el hogar.