Boda Vargas – De Abreu

Días pasados en el Juzgado de Paz firmaron el acta que acredita su matrimonio los jóvenes Matías Vargas Rivas y Ana Lucía de Abreu Rocha, siendo acompañados por familiares más allegados.
Firmaron como testigos presenciales, Eva Capirosi, Miguel Cabrera, Daniela Repetti y Carina Luzardo.
En horas de la noche en la Parroquia de la Santa Cruz fue consagrada la boda, el templo lució una sobria decoración en base a claveles rojos y fino follaje en el altar y los bancos unidos con cintas.
A la hora señalada mientras se oían los acordes de la marcha nupcial por el sendero principal alfombrado de rojo acompañada de su papá José de Abreu llegó hasta el altar la joven novia.
Lució en la oportunidad vestido blanco confeccionado en piel de ángel, corsage de escote en V salpicado de pequeñas flores bordadas con canutillos y perlas, larga y ampulosa falda con varias capas de tul superpuestas se extendía en traine, el ramo de novia lo constituían claveles y rosas rojas con ilusión y follaje, acompañó con rosario de familia. En sus largos cabellos peinados con bucles y apenas recogidos en los laterales lució tiara de strass.
Se adelantaron a su paso llevando la canasta con las alianzas la niña  Virginia Rodríguez, esparcían pétalos de rosas en el sendero los niños Maicol de los Santos y Guadalupe Rodríguez.
En el altar la esperaban el novio junto al sacerdote oficiante y los restantes padres y padrinos, fueron ellos  Atilio Vargas y Ana Rocha quien  vistió solero largo de satén rojo, acompañó con chaqueta de encaje negro. Manuela Rivas lució vestido largo de crep satén tono marfil, detalles de encaje en la parte superior y las mangas.
La ceremonia contó con la participación de familiares en la lectura bíblica y las peticiones. Al momento de la bendición de los anillos se escuchó el Ave María, siendo este momento muy emotivo.
Finalizado el ritual la gentil pareja fue saludada en el atrio, posteriormente con un brindis familiar fue celebrado el acontecimiento.

Días pasados en el Juzgado de Paz firmaron el acta que acredita su matrimonio los jóvenes Matías Vargas Rivas y Ana Lucía de Abreu Rocha, siendo acompañados por familiares más allegados.

Firmaron como testigos presenciales, Eva Capirosi, Miguel Cabrera, Daniela Repetti y Carina Luzardo.

En horas de la noche en la Parroquia de la Santa Cruz fue consagrada la boda, el templo lució una sobria decoración en base a claveles rojos y fino follaje en el altar y los bancos unidos con cintas.

A la hora señalada mientras se oían los acordes de la marcha nupcial por el sendero principal alfombrado de rojo acompañada de su papá José de Abreu llegó hasta el altar la joven novia.

Lució en la oportunidad vestido blanco confeccionado en piel de ángel, corsage de escote en V salpicado de pequeñas flores bordadas con canutillos y perlas, larga y ampulosa falda con varias capas de tul superpuestas se extendía en traine, el ramo de novia lo constituían claveles y rosas rojas con ilusión y follaje, acompañó con rosario de familia. En sus largos cabellos peinados con bucles y apenas recogidos en los laterales lució tiara de strass.

Se adelantaron a su paso llevando la canasta con las alianzas la niña  Virginia Rodríguez, esparcían pétalos de rosas en el sendero los niños Maicol de los Santos y Guadalupe Rodríguez.

En el altar la esperaban el novio junto al sacerdote oficiante y los restantes padres y padrinos, fueron ellos  Atilio Vargas y Ana Rocha quien  vistió solero largo de satén rojo, acompañó con chaqueta de encaje negro. Manuela Rivas lució vestido largo de crep satén tono marfil, detalles de encaje en la parte superior y las mangas.

La ceremonia contó con la participación de familiares en la lectura bíblica y las peticiones. Al momento de la bendición de los anillos se escuchó el Ave María, siendo este momento muy emotivo.

Finalizado el ritual la gentil pareja fue saludada en el atrio, posteriormente con un brindis familiar fue celebrado el acontecimiento.