Ballet de Uruguay trasladará al publico a «pinturas» mediante obras opuestas

El Ballet Nacional de Uruguay (BNS) buscará trasladar al público que asista a la «Noche francesa», que se estrena el 22 de junio en Montevideo, a «pinturas» mediante los coloridos vestuarios del pintor español Pablo Picasso de «El sombrero de tres picos» y la monocromática «Suite en blanc». Según explicó a Efe el director del BNS, el español Igor Yebra, este miércoles estas dos obras son «cuadros en movimiento» que hacen que la audiencia se sienta como si estuviera en una pintura.Ballet de Uruguay trasladará al publico a "pinturas" mediante obras opuestas
«’El sombrero de tres picos’ estuvo concebido todo conjuntamente, la música el ballet y la pintura, los tres -Picasso, el compositor español Manuel de Falla y el coreógrafo ruso Léonide Massine- trabajaban en equipo», apuntó el también bailarín vasco.
En ese sentido, Yebra detalló que cada personaje está «pintado» de un color y resaltó la jota -baile típico español- con la que cierra el espectáculo comparando esta escena con «un cuadro abstracto».
Mientras que esta obra relata con los coloridos vestuarios de Picasso un triángulo amoroso en la España del siglo XVIII lleno de sátira, «Suite en blanc» se basa estrictamente en el baile y en el «ballet puro y clásico».
Además, el que fue el primer bailarín estrella del Ballet de la Ópera de Burdeos (Francia) entre 2006 y 2016 señaló que esta obra del ucraniano-francés Serge Lifar supone un «desafío» para el elenco del BNS por el nivel que exige, ya que la obra fue escrita en 1943 para las estrellas de la Ópera de París.
Para destacar más el movimiento de los bailarines, Lifar se decantó por teñir la totalidad del escenario de negro y vestir a las mujeres con tutús blancos y a los hombres con mallas negras.
«Me parece que son las mezclas perfectas, a mí me gusta cuando veo cosas que no son exactamente iguales, me gusta poder ver las diferencias y poder apreciarlas», apuntó el también coreógrafo y actor en referencia a la selección de las dos obras.
No obstante, Yebra señaló que pese a las disparidades existen varios puntos en común entre las dos piezas, pues ambos coreógrafos se formaron en el ballet ruso y vivieron una larga temporada en París.
Asimismo, señaló que ambos ballets rompieron «con lo que había en la época».
En lo referente al nombre de «Noche francesa», el director subrayó que la bautizó así por el papel que ha tenido la embajada francesa en Uruguay en este proyecto que, curiosamente, empezó cuando el embajador Hugues Moret le comentó, en una comida, a Yebra que diversas obras de Picasso se iban a exhibir en Montevideo.
Esta velada de ballet dará el punto final a la exposición «Picasso en Uruguay» que exhibe el Museo Nacional de Artes Visuales de la capital y, además, formará parte del Festival Internacional de Artes Escénicas (FIDAE), que en esta edición cuenta con Francia como país invitado.
EFE