Cumpleaños infantil

Con motivo de cumplir siete años el niño Sebastián Ricci Fernández, sus padres y abuelos se lo festejaron con un paseo al campo que lo disfrutó junto a los primos y amigos.

Ellos fueron trasladados hacia una chacra ubicada en la periferia de la ciudad donde gozaron de una jornada distinta y sumamente divertida. Llegaron cerca del mediodía y admiraron el ambiente especialmente preparado para que todo saliera a la perfección y la diversión fuera total. El portón de ingreso, la galería techada circundante a la casona y en el ambiente principal estaba decorado con enormes racimos de globos azules y celestes, las mesas fueron tendidas con manteles en combinación de colores en cuyo centro había canastitas de mimbre con variedad de golosinas y pinches con gomitas y chupetines, se intercalaban iguales canastas cubiertas con margaritas amarillas y follaje recogidos del campo.

Luego del almuerzo y degustar el riquísimo postre de chocolate se organizaron partidos de fútbol, paseos en bicicletas y algunos se animaron a caballo, búsqueda del tesoro, la escondida y la mancha, así llegó la hora de la merienda y se cortó la torta de cumpleaños,

Sebastián sopló la velita Nº7 que presidía la torta rectangular decorada en celeste y el apodo “SEBAS” en blanco.

Luego el festejo se extendió un poco más esperando que llegara el transporte que los llevarían hasta sus respectivos domicilios, acompañados por sus papás y hermano Nicolás.

Recibió muy lindos obsequios y los pequeños el grato recuerdo de haber pasado un día inolvidable junto a su amigo.