Cumpleaños infantil

La niña Romina María Carvalho Viana cumplió tres años, motivo por el cual junto a sus hermanos Nicolás y Maximiliano compartió una linda fiesta ofrecida por sus padres en su domicilio.
Los diferentes ambientes fueron decorados con racimos de globos multicolores y guirnaldas con motivos infantiles y letras augurando el Feliz Cumpleaños y Bienvenidos. El motivo principal fueron las muñecas de distintos vestidos y colores, ellas se las veían estampadas en la mantelería y vajilla, los centros eran soportes con variedad de golosinas, chupetines y paletas. En el patio estaban el castillo inflable y cama elástica, de ambos mucho disfrutaron los pequeños, además de otros entretenimientos especialmente preparados para ellos por la mamá y tías, entre ellas buscar el tesoro que era una bolsa llenita de monedas de chocolate. Cantaron y bailaron, les maquillaron el rostro y les colocaron graciosas vinchas de flores y enlazados de cintas a las niñas, bonetes a los varones.
En el espacioso living comedor se ubicaron los mayores. En este sitio habían un panel con fotos de Romina desde su nacimiento y de los dos cumpleaños anteriores, en un perchero colgaba una bolsa gigante donde se iban depositando los lindos obsequios recibidos.
Llegado el momento de cantarle el feliz cumpleaños la pequeña sopló las tres velitas que presidían la hermosa torta decorada en pasta comestible, presentaba una muñeca paseando por un jardín de rosas.
Al finalizar la reunión los niños recibieron globos y cajitas con muchas golosinas y sorpresitas, por su parte la niña se contentaba con los hermosos obsequios recibidos.
La niña Romina María Carvalho Viana cumplió tres años, motivo por el cual junto a sus hermanos Nicolás y Maximiliano compartió una linda fiesta ofrecida por sus padres en su domicilio.
Los diferentes ambientes fueron decorados con racimos de globos multicolores y guirnaldas con motivos infantiles y letras augurando el Feliz Cumpleaños y Bienvenidos. El motivo principal fueron las muñecas de distintos vestidos y colores, ellas se las veían estampadas en la mantelería y vajilla, los centros eran soportes con variedad de golosinas, chupetines y paletas. En el patio estaban el castillo inflable y cama elástica, de ambos mucho disfrutaron los pequeños, además de otros entretenimientos especialmente preparados para ellos por la mamá y tías, entre ellas buscar el tesoro que era una bolsa llenita de monedas de chocolate. Cantaron y bailaron, les maquillaron el rostro y les colocaron graciosas vinchas de flores y enlazados de cintas a las niñas, bonetes a los varones.
En el espacioso living comedor se ubicaron los mayores. En este sitio habían un panel con fotos de Romina desde su nacimiento y de los dos cumpleaños anteriores, en un perchero colgaba una bolsa gigante donde se iban depositando los lindos obsequios recibidos.
Llegado el momento de cantarle el feliz cumpleaños la pequeña sopló las tres velitas que presidían la hermosa torta decorada en pasta comestible, presentaba una muñeca paseando por un jardín de rosas.
Al finalizar la reunión los niños recibieron globos y cajitas con muchas golosinas y sorpresitas, por su parte la niña se contentaba con los hermosos obsequios recibidos.