Cumpleaños infantil

El pequeño Matías Marconi Leivas cumplió cinco años, motivo por el cual sus padres y abuelos se los festejaron en el salón comunal cercano a su domicilio, reuniendo a familiares y amistades más allegadas como así también los compañeritos de juegos.
El festejo comenzó a la mañana cuando su mamá llevó al jardín al cual concurre racimos de globos multicolores, ricos bocados salados, refrescos y una linda torta decorada en tono verde agua y detalles de animalitos de la granja rodeando la velita que fue soplada entre cantos y aplausos.
A la media tarde fueron llegando al salón los invitados donde pasaron gratos momentos de sociabilidad y diversión, los pequeños disfrutaron del castillo inflable, cantos y baile infantiles, mientras los mayores departían amablemente ubicados en torno a mesas cubiertas con mantelería blanco y cubre manteles azules, rojos, amarillos y verde inglés. Los centros de mesas eran canastas de Sheik conteniendo infinidad de golosinas, la piñata con idéntico detalle fue golpeada entre gran alborozo, momento de mayor bullicio fue cuando se corto la torta de cumpleaños decorada con muchos colores con el personaje principal y sus amigos.
Al finalizar la reunión los niños recibieron cajitas con golosinas, sorpresitas y los globos de colores que adornaban todo el salón. La reunión se extendió un poco más con los mayores que compartieron la cena con los anfitriones. El pequeño recibió muy lindos obsequios.

El pequeño Matías Marconi Leivas cumplió cinco años, motivo por el cual sus padres y abuelos se los festejaron en el salón comunal cercano a su domicilio, reuniendo a familiares y amistades más allegadas como así también los compañeritos de juegos.

El festejo comenzó a la mañana cuando su mamá llevó al jardín al cual concurre racimos de globos multicolores, ricos bocados salados, refrescos y una linda torta decorada en tono verde agua y detalles de animalitos de la granja rodeando la velita que fue soplada entre cantos y aplausos.

A la media tarde fueron llegando al salón los invitados donde pasaron gratos momentos de sociabilidad y diversión, los pequeños disfrutaron del castillo inflable, cantos y baile infantiles, mientras los mayores departían amablemente ubicados en torno a mesas cubiertas con mantelería blanco y cubre manteles azules, rojos, amarillos y verde inglés. Los centros de mesas eran canastas de Sheik conteniendo infinidad de golosinas, la piñata con idéntico detalle fue golpeada entre gran alborozo, momento de mayor bullicio fue cuando se corto la torta de cumpleaños decorada con muchos colores con el personaje principal y sus amigos.

Al finalizar la reunión los niños recibieron cajitas con golosinas, sorpresitas y los globos de colores que adornaban todo el salón. La reunión se extendió un poco más con los mayores que compartieron la cena con los anfitriones. El pequeño recibió muy lindos obsequios.