Cumpleaños infantil

Días pasados cumplió tres años el niño Sergio Luis Balher Jiménez, fue deseo de sus padres y abuelos el festejárselo en el salón comunal cercano a su domicilio, donde fue acompañado por los primos, compañeritos del jardín y amiguitos.
La familia se encargó de decorar el salón con motivos infantiles de gran colorido. En la entrada había un muñeco con sus brazos extendidos donde se colgaron los collares, sombreros y corbatas del cotillón, debajo había una gran caja decorada donde se iban dejando los obsequios, por el salón se entrecruzaban las guirnaldas de flores y globos, mientras que debajo se ubicaron las mesas, dos largas para los niños y dos redondas para el grupo íntimo de mayores, en todas ellas habían carameleras adornadas con payasos. En un costado estaba la mesa de los dulces y del lado contrario la mesa principal con la torta de cumpleaños decorada con un paisaje invernal con sus elementos comestibles todos, la casita con troncos de chocolate y techo nevado, árboles nevados y dos perritos con  capas y gorros, sobre el lago escarchado estaban las tres velitas que con gran entusiasmo Luis sopló mientras le cantaban el feliz cumpleaños. Al finalizar el festejo los niños recibieron cajitas de cartón corrugado con chocolates y sorpresitas, los globos y los artículos de cotillón previamente repartidos para acompañar las canciones y baile infantil.
Mientras el agasajado se contentaba abriendo los obsequios sus padres compartían la cena con su grupo de amistades.

Días pasados cumplió tres años el niño Sergio Luis Balher Jiménez, fue deseo de sus padres y abuelos el festejárselo en el salón comunal cercano a su domicilio, donde fue acompañado por los primos, compañeritos del jardín y amiguitos.

La familia se encargó de decorar el salón con motivos infantiles de gran colorido. En la entrada había un muñeco con sus brazos extendidos donde se colgaron los collares, sombreros y corbatas del cotillón, debajo había una gran caja decorada donde se iban dejando los obsequios, por el salón se entrecruzaban las guirnaldas de flores y globos, mientras que debajo se ubicaron las mesas, dos largas para los niños y dos redondas para el grupo íntimo de mayores, en todas ellas habían carameleras adornadas con payasos. En un costado estaba la mesa de los dulces y del lado contrario la mesa principal con la torta de cumpleaños decorada con un paisaje invernal con sus elementos comestibles todos, la casita con troncos de chocolate y techo nevado, árboles nevados y dos perritos con  capas y gorros, sobre el lago escarchado estaban las tres velitas que con gran entusiasmo Luis sopló mientras le cantaban el feliz cumpleaños. Al finalizar el festejo los niños recibieron cajitas de cartón corrugado con chocolates y sorpresitas, los globos y los artículos de cotillón previamente repartidos para acompañar las canciones y baile infantil.

Mientras el agasajado se contentaba abriendo los obsequios sus padres compartían la cena con su grupo de amistades.







Recepción de Avisos Clasificados