Divertido festejo al cumplir quince años Florencia Bourdín Castillo

Días pasados los esposos Gustavo Bourdín y Aly María Castillo agasajaron a su hija Florencia con una fiesta de la que participaron familiares más allegados y amistades. El local elegido fue «La Quebrada» de propiedad de la familia, el parque fue sumamente iluminado con focos y antorchas, destacando un cartel de Bienvenida, la fuente de agua  fue rodeada con bancos de plaza, estatuas  y soportes donde colgaban faroles japoneses en los colores fucsia y negro.

Esperando a la agasajada se pasaron varias secuencias de fotos y videos, uno de ellos cantando.

Al llegar la quinceañera fue recibida por un cortejo de jóvenes compuesto por sus primos con una rosa blanca y las primas con velas de color fucsia para que soplara. Florencia lució modelo de fiesta formado por corset de satén blanco con flores bordadas en canutillos y mostacillas de color fucsia y blanco nacarado, falda larga y ampulosa realizada con varias capas de tul blanco y viso fucsia, complementó su atuendo con tiara de strass adornando el peinado y accesorios a juego.

Luego de saludar a sus padres, a su hermana Virginia que le regaló una canción entonada por ella, se acercó la abuela Lithé Avellanal de Bourdín y la madrina Edy María Castillo, posteriormente avanzó hasta la pista de baile con su papá para dar comienzo al tradicional vals, esta danza se prolongó por varios minutos a ir alternando con sus invitados varones a los que les iba colocando en la solapa delicadas estrellitas de porcelana.

Los invitados fueron deferentemente atendidos por los anfitriones y admiraron la decoración familiar lograda en los colores fucsia, negro y blanco, al centro de la pista se agrupaban los globos alternando con los espejados de la discoteca.  El sector de los mayores sus mesas fueron tendidas con manteles negros y cubre manteles fucsia, lucían al medio fanales con forma de estrellas los que fueron encendidos al momento de ingresar al salón la quinceañera, el sector de los jóvenes tenía similar decoración, tenían a disposición una muy completa mesa de golosinas y luego platos especiales de su agrado. En un sitio destacado con cortinados de voile estaba tendida la mesa principal con mantel negro, encima se lucía la torta de cumpleaños bañada de fondant blanco con detalles de estrellas en los dos colores de la fiesta, le acompañaba el árbol de la vida con las quince velas de gala, una obra artesanal de su tío  José Mutio Zabal que viajó junto a su familia desde la capital.

El baile se desarrolló muy alegre con reparto del cotillón sobre la madrugada, para este momento la quinceañera cambió la falda larga por otra corta realizada por su madrina, confeccionada en piel de ángel blanco bordada en pedrería de color fucsia.

Entre las elegantes de la noche recordamos a su mamá, vistió modelo de falda larga de georgette color bordó, mangas cortas sueltas y una parte del corsage bordado en pedrería  negro. La hermana Virginia lució vestido corto de tonalidad azulino, mangas ¾ y lazo señalando el talle. La abuela Lithé vistió falda larga y recta de crep satén opaco de color negro, acompañó con blusa verde. La madrina vestido largo negro, con el corsage sin mangas bordado en pedrería plateada.

Para acompañarlos llegaron varias familias de Montevideo y Canelones, la tía Ney Castillo y flía, los primos: Ornella y Andrés Lampariello Castillo, una amiga Daniela Ferrari y su hijo Matías, entre otros.

Muchos y finos obsequios recibió esta jovencita, entre ellos destacamos el anillo de oro con perla de cultivo y brillante, obsequio de su abuela, realizado con la alianza de oro de su abuelo patern