Enlace Kuwer – Morelle

En La Catedral San Juan Bautista fue celebrada la boda de Haroldo Kuwer da Silva y María Matilde Morelle Fontes, siendo acompañados por familiares y amistades, algunas de ellas llegadas de Porto Alegre (Brasil) de donde es oriundo el novio.
El templo lució una destacada decoración en base a bouquet de flores blancas y follaje ubicadas sobre la mesa del altar y en los bordes de los escalones que conducen hasta el mismo, el primer tramo de bancos fue unido con cintas de satén  blancas y gerberas dobles con fino follaje.
A la hora señalada y mientras se escuchaban los acordes de la marcha nupcial ingresaron al templo las niñas Guillermina Gelós , Alfonsina y Faustina Fontes, muy coquetas vestidas con soleritas con falda de tul y corsage de broderie, ellas llevaron la canastilla con las alianzas para ser bendecidas.
Unos pasos más atrás del brazo de su papá Julio Morelle les seguía la novia, vistió modelo de ceremonia realizado en satén blanco, corsage de escote en V con breteles al cuello presenta pieza aplicada de encaje cruny, amplia falda e importante trai-ne separada con aplicaciones de encaje, sus cabellos peinados  al natural lucieron sobre un costado enorme flor de organza, en la mano llevó flores de liliums e ilusión blanca.
En el altar le aguardaban el novio junto al sacerdote oficiante Gustavo Langone y los restantes padres: Adair  da Silva y Zana Beatriz Kuwer, lució elegante modelo largo de crepé color violeta oscuro, corsage solero con breteles anchos y faja de satén drapeado, destacaba el escote detalle de tres flores grandes de color lavanda.
Marisa Fontes de Morelle lució modelo de fiesta color lila, la parte superior de estilo solero totalmente drapeado y breteles anchos destacados con barritas de strass, un broche igual sujetaba panel suelto desde el corte imperio.
Durante la ceremonia Susy Fontes leyó un trozo bíblico referente a la Primera Carta del Apóstol San Juan.
Finalizado el ritual la gentil pareja fue efusivamente saludada, posteriormente con familiares y amistades se trasladaron a un salón donde se celebró el acontecimiento. Los colores de la decoración fueron el verde manzana con algo de blanco, el caminero de ingreso al salón fue delineado con secuencias de fanales  de diferentes formatos encendidos, para culminar sobre la puerta de ingreso con altos pedestales sosteniendo destacados arreglos florales de liliums y flores de campo blancas junto a destacado follaje, en los costados sobre el césped estaban los camastros con sombrillas blancas y una barra de tragos para los jóvenes. En el salón las columnas fueron revestidas con telas verde suave, estos paneles convergían al medio de la pista de baile con el cuadrante que sostenía las bolas espejadas de la discoteca. Los invitados fueron deferentemente atendidos ubicados en torno a mesas tendidas con mantelería blanco y senderos drapeados verde manzano, al medio habían transparencias con liliums.
El baile comenzó con el tradicional vals de los novios, posteriormente todos disfrutaron del baile y sobre la madrugada el reparto del cotillón. Al momento de elevar las copas en el brindis compartido tomó mayor relevancia la mesa principal donde estaba la torta de bodas compuesta de tres pisos separados por columnas luciendo en el superior la parejita de novios, acompañaba destacado arreglo floral con tres fanales y velas para encender, una por cada familia y otro para el hogar que se inicia.
Para acompañarlos llegaron familiares y amistades de Brasil y Artigas. Recibieron múltiples y prácticos obsequios que pasaron alhajar el nuevo hogar en la ciudad de Artigas.
Ese mismo día a la mañana en el Juzgado de Paz firmaron el acta matrimonial, fueron sus testigos Juan Pablo Morelles,  Romina Samit, Sergio Morelles y Marcela Cardozo.







El tiempo


  • Otras Noticias...