Fiesta para una quinceañera

Con motivo de cumplir quince años, Yenny Rodríguez reunió en su domicilio a los amigos y compañeros de estudios con los cuales compartió largas y gratas horas de sociabilidad.
El patio enjardinado, la galería techada y barbacoa fueron el lugar donde se desarrolló la fiesta, detalles de globos combinados con telas de colores rosa, fucsia y blanco se veían decorando los ambientes cerrados, mientras que en el patio se sumaban globos chinos y espejados de la discoteca ubicados sobre la pista de baile.
La agasajada llegó acompañada de su tía Edelma y el primo Ezequiel, mientras sus invitados la recibían con un caluroso aplauso y gran algarabía, vistió solero blanco  confeccionado en raso revestido de encaje delicadamente bordado en cristalitos la parte superior, señalaba el talle, ancha faja de raso se resuelve al dorso en moño chato, sus largos cabellos peinados semi recogidos lucieron tiara de strass.
La esperaban sus padres Henry y Magdalena al centro de la pista, con su Papá inauguró el vals, esta danza se prolongó por varios minutos al irse cambiando de parejas, posteriormente ritmos  modernos fueron una invitación al animado baile y sobre la madrugada se repartió el cotillón.
Para comodidad de los jóvenes se tendieron largas mesas tendidas con manteles en armonía de colores, al centro cada tanto habían candelabros con forma de corazón y un veloncito, luciendo en la base su nombre, estos formaban parte de los souvenirs.
Cerca del amanecer le cantaron el feliz cumpleaños y Yenny sopló las quince velas rosadas del centro de la felicidad, luego con el brindis se cortó la torta de cumpleaños compuesta de tres pisos superpuestos, bañados de fondant blanco y detalles en rosa y fucsia formando arabescos y delicadas florcitas.
Recibió la jovencita múltiples obsequios como muestra de afecto y amistad.
Con motivo de cumplir quince años, Yenny Rodríguez reunió en su domicilio a los amigos y compañeros de estudios con los cuales compartió largas y gratas horas de sociabilidad.
El patio enjardinado, la galería techada y barbacoa fueron el lugar donde se desarrolló la fiesta, detalles de globos combinados con telas de colores rosa, fucsia y blanco se veían decorando los ambientes cerrados, mientras que en el patio se sumaban globos chinos y espejados de la discoteca ubicados sobre la pista de baile.
La agasajada llegó acompañada de su tía Edelma y el primo Ezequiel, mientras sus invitados la recibían con un caluroso aplauso y gran algarabía, vistió solero blanco  confeccionado en raso revestido de encaje delicadamente bordado en cristalitos la parte superior, señalaba el talle, ancha faja de raso se resuelve al dorso en moño chato, sus largos cabellos peinados semi recogidos lucieron tiara de strass.
La esperaban sus padres Henry y Magdalena al centro de la pista, con su Papá inauguró el vals, esta danza se prolongó por varios minutos al irse cambiando de parejas, posteriormente ritmos  modernos fueron una invitación al animado baile y sobre la madrugada se repartió el cotillón.
Para comodidad de los jóvenes se tendieron largas mesas tendidas con manteles en armonía de colores, al centro cada tanto habían candelabros con forma de corazón y un veloncito, luciendo en la base su nombre, estos formaban parte de los souvenirs.
Cerca del amanecer le cantaron el feliz cumpleaños y Yenny sopló las quince velas rosadas del centro de la felicidad, luego con el brindis se cortó la torta de cumpleaños compuesta de tres pisos superpuestos, bañados de fondant blanco y detalles en rosa y fucsia formando arabescos y delicadas florcitas.
Recibió la jovencita múltiples obsequios como muestra de afecto y amistad.