Ignacio cumplió cuatro años

Al cumplir cuatro años el pequeño Ignacio Arbiza González, sus padres Jesús y Alexandra llevaron refrescos, saladitos y la torta al Colegio Santa Cruz donde compartieron con los compañeritos del jardín, nivel inicial.
El salón fue decorado con racimos de globos multicolores, dos inflables se ubicaron en el patio disfrutando mucho de ellos, mientras les repartían copos de azúcar y ricos panchos. En una mesita se ubicó la torta de cumpleaños decorada con una cancha donde disputaban jugadores de  Nacional y Peñarol, dos velitas para cada lado, estas fueron sopladas mientras le cantaban el feliz cumpleaños, luego las sopló nuevamente junto a su hermano Mateo.
Al finalizar la reunión la mamá y la maestra repartieron bolsitas con caramelos tubos de golosinas y galletitas dulces, también los ayudaron a romper la piñata dejando caer una lluvia de golosinas y sopresitas. Todos muy contentos se retiraron a su domicilio, mientras que Ignacio abría los regalitos recibidos.
En horas de la noche fueron llegando los abuelos Nancy Duarte, Santos González, y los padrinos Jorge de los Santos y Estela Gracés, los tíos, primos y amigos íntimos de sus padres. Fue una jornada muy festiva que mucho disfrutó el cumpleañero.
n
Al cumplir cuatro años el pequeño Ignacio Arbiza González, sus padres Jesús y Alexandra llevaron refrescos, saladitos y la torta al Colegio Santa Cruz donde compartieron con los compañeritos del jardín, nivel inicial.
El salón fue decorado con racimos de globos multicolores, dos inflables se ubicaron en el patio disfrutando mucho de ellos, mientras les repartían copos de azúcar y ricos panchos. En una mesita se ubicó la torta de cumpleaños decorada con una cancha donde disputaban jugadores de  Nacional y Peñarol, dos velitas para cada lado, estas fueron sopladas mientras le cantaban el feliz cumpleaños, luego las sopló nuevamente junto a su hermano Mateo.
Al finalizar la reunión la mamá y la maestra repartieron bolsitas con caramelos tubos de golosinas y galletitas dulces, también los ayudaron a romper la piñata dejando caer una lluvia de golosinas y sopresitas. Todos muy contentos se retiraron a su domicilio, mientras que Ignacio abría los regalitos recibidos.
En horas de la noche fueron llegando los abuelos Nancy Duarte, Santos González, y los padrinos Jorge de los Santos y Estela Gracés, los tíos, primos y amigos íntimos de sus padres. Fue una jornada muy festiva que mucho disfrutó el cumpleañero.