Los 15 años de Cintya Dahyana Alvez

Días pasados los esposos Gustavo Alvez y Griselda Fagúndez ofrecieron una hermosa fiesta agasajando a su hija Cintya Dahyana al cumplir quince años.

Hasta la planta alta del Club Ferro Carril fueron llegando familiares y amigos de la jovencita con los cuales compartió gratas horas de sociabilidad y diversión.

El salón fue decorado en los colores fucsia y blanco pasando por algo de rosa, en el descanso de la escalera estaba el cuadro destinado a recoger las firmas y mensajes de cuantos le acompañaron en su noche de fiesta, mientras que en el recibidor había destacado arreglo floral logrado con felpillas en los tres colores elegidos y mucho follaje, acompañaba un cartel deseando felicidad a la agasajada con letras brillantes y salpicada de mariposas.

Las mesas fueron tendidas con manteles blancos y senderos fucsia, al medio lucían bouquet de felpillas, ilusión y follaje, estas fueron ubicadas bajo una bóveda de globos.

Cerca de las 23:30 hr. llegó la quinceañera vistiendo modelo de baile realizado en satén blanco, la parte superior straples de escote corazón, totalmente salpicada con lentejuelas fucsia, señala el talle imperio faja de tul en este color, formando lazo sobre uno de los lateral cayendo hasta el ruedo de la amplia falda también revestida de tul fucsia, complementó su atuendo con guantes largos y tiara de strass adornando el peinado suelto.

Fue recibida por sus padres, luego se acercaron a saludarla sus hermanos, Cristian, Martín y Sra. Loreley Rodríguez y su pequeño hijo Ezequiel, también las abuelas Gloria Duarte y Venilda Tavárez, y los padrinos Estela y Jorge Fagúndez, posteriormente su papá la invitó a ingresar al centro de la pista de baile comenzando con el vals, cambió parejas con familiares y amistades.

La velada se desarrolló muy animada contando con una excelente discoteca que pasó música carioca para acompañar el reparto del colorido cotillón, donde también se hicieron juegos de serpentinas en spray.

Mientras se servía el lunch la jovencita alternó en todas las mesas siendo cariñosamente agasajada.

Ya sobre la madrugada tomó relevancia la mesa del brindis donde estaba la torta de cumpleaños decoradas en los tres colores de la fiesta, eran dos pisos superpuestos y una escalerita conducía a otra torta, en cada peldaño había una muñequita vestida similar a Cintya, esta fueron obsequiadas a las quince amigas más allegadas. Acompañaba el árbol de la vida con los quince veloncitos del centro de la felicidad, estos también fueron repartidos entre los primos y amigos más íntimos.

Como muestra de afecto recibió esta jovencita múltiples y hermosos obsequios, retribuyó atenciones repartiendo los souvenirs consistentes en maripositas de tules fucsia y lila donde se les adhería la tarjetita con su nombre, fechas y mensaje de agradecimiento.