Los 15 Años de Delfina promovieron divertida reunión

Días pasados los esposos Danilo Cabrera y Shirley de Mederos  celebraron los quince años de su hija Delfina Daiana con una hermosa fiesta a la que asistieron familiares, compañeros de estudios y amigos, con los cuales compartieron una hermosa noche de fiesta. El salón fue decorado con motivos en los colores rojo, blanco y negro, destacaba en la puerta de ingreso una estructura metalizada donde colgaban varios helechos, en el recibidor se ubicó un panel entrelazado de telas rojas y figuras geométricas de igual color, del lado contrario se veía sillas de estilo tapizadas al tono, acompañaba coqueta mesita dorada y pedestales blancos sosteniendo arreglos florales blancos y follaje. Los amplios ventanales fueron cubiertos de cortinados de voile rojos impresos con fotos de la quinceañera en blanco y negro, del techo descolgaban infinidad de telas blancas y las columnas enlazadas de rojo, estos colores en composée con la presentación de las mesa y sillas, los centros de mesas eran espirales metalizados con fanales y velones rojos.
En armonía con la decoración del salón se lució la quinceañera , al lucir solero de breteles finitos confeccionado en piel de ángel blanco, corsage revestido de encaje finamente, bordado en pailletes y cristalitos, talle drapeado culmina sobre un costado con flores rojas, desde allí se origina la falda larga estilo pareo que al frente presentaba piezas de encaje igualmente bordado, el zócalo de la falda señalado con voladito de tul rojo, en sus largos cabello lució tiara de strass en armonía con los accesorios.
Llegada la media noche Delfina y su papá comenzaron el vals, cambió parejas por varios minutos, posteriormente ritmos de moda inundaron la sala durante toda la madrugada invitando a la juventud al animado baile, en la madrugada se repartió el cotillón lumínico y sofisticado.
La juventud contó con la barra de tragos y mesa de golosinas, ambas muy visitadas durante toda la noche, muy bien presentados con arreglos tropicales donde se iban alternando variedad de frutas y flores del paraíso.
Llegado el momento del brindis tomó relevancia la mesa principal cubierta con mantel rojo y senderos negros ubicados en forma transversal, al centro estaba la torta de cumpleaños de tres pisos superpuestos, decorados en fondant blanco a lunares y espirales rojos y negros, a su lado acompañaba el centro de la felicidad con forma de pirámide de espejos donde se posaban los quince veloncitos blancos y cintas rojas, del lado contrario estaba la canasta con los souvenirs, eran imanes con su foto realizados por su hermana Nati, detrás cubría la pared cortinados de cairelles y panel rojo al centro .
Entre las elegantes de la noche recordamos a la mamá, vistió modelo de color rojo perlado, corsage de escote redondeado y sin mangas, broche de strass marcaba el talle de donde se desprendían dos paneles flotantes sobre la falda larga. Sus hermanas, Natalia lució modelo corto, negro recamado en pailletes y perlas blancas, una sola manga. Milagros vistió de blanco y negro, falda larga abierta al frente con sus bordes redondeados en el color contrario.
Recibió la jovencita múltiples y finos obsequios, recuerdo fiel del afecto que cuenta entre su grupo de amistades, como también las firmas y mensajes estampados en el borde del cuadro con su foto realizado por la hermana.

Días pasados los esposos Danilo Cabrera y Shirley de Mederos  celebraron los quince años de su hija Delfina Daiana con una hermosa fiesta a la que asistieron familiares, compañeros de estudios y amigos, con los cuales compartieron una hermosa noche de fiesta. El salón fue decorado con motivos en los colores rojo, blanco y negro, destacaba en la puerta de ingreso una estructura metalizada donde colgaban varios helechos, en el recibidor se ubicó un panel entrelazado de telas rojas y figuras geométricas de igual color, del lado contrario se veía sillas de estilo tapizadas al tono, acompañaba coqueta mesita dorada y pedestales blancos sosteniendo arreglos florales blancos y follaje. Los amplios ventanales fueron cubiertos de cortinados de voile rojos impresos con fotos de la quinceañera en blanco y negro, del techo descolgaban infinidad de telas blancas y las columnas enlazadas de rojo, estos colores en composée con la presentación de las mesa y sillas, los centros de mesas eran espirales metalizados con fanales y velones rojos.

En armonía con la decoración del salón se lució la quinceañera , al lucir solero de breteles finitos confeccionado en piel de ángel blanco, corsage revestido de encaje finamente, bordado en pailletes y cristalitos, talle drapeado culmina sobre un costado con flores rojas, desde allí se origina la falda larga estilo pareo que al frente presentaba piezas de encaje igualmente bordado, el zócalo de la falda señalado con voladito de tul rojo, en sus largos cabello lució tiara de strass en armonía con los accesorios.

Llegada la media noche Delfina y su papá comenzaron el vals, cambió parejas por varios minutos, posteriormente ritmos de moda inundaron la sala durante toda la madrugada invitando a la juventud al animado baile, en la madrugada se repartió el cotillón lumínico y sofisticado.

La juventud contó con la barra de tragos y mesa de golosinas, ambas muy visitadas durante toda la noche, muy bien presentados con arreglos tropicales donde se iban alternando variedad de frutas y flores del paraíso.

Llegado el momento del brindis tomó relevancia la mesa principal cubierta con mantel rojo y senderos negros ubicados en forma transversal, al centro estaba la torta de cumpleaños de tres pisos superpuestos, decorados en fondant blanco a lunares y espirales rojos y negros, a su lado acompañaba el centro de la felicidad con forma de pirámide de espejos donde se posaban los quince veloncitos blancos y cintas rojas, del lado contrario estaba la canasta con los souvenirs, eran imanes con su foto realizados por su hermana Nati, detrás cubría la pared cortinados de cairelles y panel rojo al centro .

Entre las elegantes de la noche recordamos a la mamá, vistió modelo de color rojo perlado, corsage de escote redondeado y sin mangas, broche de strass marcaba el talle de donde se desprendían dos paneles flotantes sobre la falda larga. Sus hermanas, Natalia lució modelo corto, negro recamado en pailletes y perlas blancas, una sola manga. Milagros vistió de blanco y negro, falda larga abierta al frente con sus bordes redondeados en el color contrario.

Recibió la jovencita múltiples y finos obsequios, recuerdo fiel del afecto que cuenta entre su grupo de amistades, como también las firmas y mensajes estampados en el borde del cuadro con su foto realizado por la hermana.