Los 15 años de Ingrid Castro fueron celebrados en divertida reunión juvenil

Una hermosa fiesta fue la que ofrecieron los esposos José Castro y María Alodia Alegre celebrando los quince años de su hija Ingrid.

El salón de reuniones del club Deportivo Artigas fue engalanado con muchos globos y telas de colores blanco, fucsia y plateado, en la entrada había dos paneles logrados con cañas tacuaras recortadas y luces led en los tres colores elegidos.

En el recibidor estaba el cuadro destinado a recoger las firmas y mensajes de los invitados, detrás había drapeados de telas y media columna con bouquet floral natural.

Por el sendero alfombrado de rojo enmarcado con fanales color fucsia, cerca de la media noche llegó la quinceañera acompañada de su padrino Nelson de Souza.

Ingrid destacó vistiendo modelo de baile interpretado en satén blanco revestido de tul bordado, la parte superior strapless trabajado con drapeados desencontrados, falda vaporosa compuesta de varias capas de tul y la última bordada con pailletes, en el peinado juvenil lució tiara de strass.

En el recibidor la esperaban sus padres y la hermana Loreley, luego se acercaron los abuelos Luciano Castro, Olga Piegas, Isabel Chilosi y la madrina Sonia Castro.

Luego con su papá llegó hasta el centro de la pista comenzando con el vals, cambió parejas con familiares y amigos, posteriormente ritmos de moda fue toda una invitación al animado baile y reparto del cotillón.

Los invitados fueron deferentemente atendidos por los anfitriones ubicados en torno a mesas  tendidas con manteles blancos y senderos intercalados en fucsia y plateado, al centro había fanales con velones encendidos, en otras transparencias bajas con agua y flores flotantes. En el exterior había varios juegos de livings y puff rodeando mesas ratonas con bandejas de golosinas y fanales fucsia, también en este sitio estaba la mesa de las completas golosinas y la barra de tragos, ya que este lugar era exclusivamente para los jóvenes.

Al momento del brindis la familia se ubicó junto a la mesa principal donde estaba la torta de cumpleaños, de tres pisos escalonados finamente decorados en filigrana, acompañaban las quince velas  entre flores flotantes, formaban el centro de la felicidad.

Recibió la jovencita lindos e importantes obsequios, siendo estos otro motivo de alegría.