Los 15 Años de María Eugenia promovieron divertida reunión

Los esposos José Ferreira y Raquel Díaz ofrecieron una hermosa fiesta agasajando a su hija María Eugenia al cumplir quince años.
El salón fue decorado con muy buen gusto en los colores elegidos por la quinceañera, fueron el blanco y dorado, destacando muchas flores en cascadas colgadas de jaulas doradas, en el recibidor había dos acompañando la mesa cubierta de mantel rojo donde estaba el álbum de fotos, los invitados dejaban estampadas sus firmas y mensajes de felicidad.
Llegó al salón vistiendo modelo de baile interpretado en gasa blanco el corsage drapeado, alternaban guías de perlitas doradas, escote corazón y finos breteles delineado en dorado, de igual material era el cinto que realzaba el esbelto talle, desde allí daba nacimiento a la falda larga y amplia realizada en organza trabajada con rositas, sus cabellos peinados recogidos lucieron bello tocado realizado con cristales, lágrimas y perlas.
Acompañó en elegancia la mamá, vistió modelo largo color verde petróleo combinando gasa lisa y bordada, corsage de amplio escote en V y falda larga de suave movimiento se extiende algo la traine, su hermana Antonella vistió solera larga tono salmón, la parte superior bordada y falda plisada.
Luego de saludar a la familia con su papá llegó hasta el centro de la pista dando comienzo con el vals, luego cambió parejas con amistades y familiares, las quince primeras personas les colocó en la solapa una E de porcelana. Posteriormente con ritmos de moda la pista se pobló de bailarines haciendo que todos disfrutaran de la alegría y diversión, culminando avanzada la madrugada cuando se repartió el cotillón, es de destacar que durante la velada actuó el grupo Chocolate.
Los numerosos invitados disfrutaron la velada ubicados en torno a mesas tendidas con manteles blancos y senderos crema con sus bordes dorados, los centros eran bouquet de rosas naturales color marfil y crema rodeadas de verdor y una vela al centro. Llamó la atención la decoración de una carretilla con telas doradas donde colgaban las variadas golosinas, también la barra de tragos tenía telas drapeadas, jaulas doradas con cascadas de rosas y liliums tono marfil y amarillo oro, iluminado todo el conjunto.
La mesa principal portaba la torta de cumpleaños de forma oval finamente decorada en los colores de la fiesta, acompañaba bouquet de rosas donde sobresalían las quince velas del centro de la felicidad, en una pieza de cristal había otro arreglo floral de gran belleza.
María Eugenia tuvo la dicha de contar entre sus invitados con la presencia de los abuelos Bernardino Díaz y María Remedi, los padrinos Arturo Pedrozo y Ana Scirgalea. Recibió la jovencita múltiples y finos obsequios.

Los esposos José Ferreira y Raquel Díaz ofrecieron una hermosa fiesta agasajando a su hija María Eugenia al cumplir quince años.

El salón fue decorado con muy buen gusto en los colores elegidos por la quinceañera, fueron el blanco y dorado, destacando muchas flores en cascadas colgadas de jaulas doradas, en el recibidor había dos acompañando la mesa cubierta de mantel rojo donde estaba el álbum de fotos, los invitados dejaban estampadas sus firmas y mensajes de felicidad.

Llegó al salón vistiendo modelo de baile interpretado en gasa blanco el corsage drapeado, alternaban guías de perlitas doradas, escote corazón y finos breteles delineado en dorado, de igual material era el cinto que realzaba el esbelto talle, desde allí daba nacimiento a la falda larga y amplia realizada en organza trabajada con rositas, sus cabellos peinados recogidos lucieron bello tocado realizado con cristales, lágrimas y perlas.

Acompañó en elegancia la mamá, vistió modelo largo color verde petróleo combinando gasa lisa y bordada, corsage de amplio escote en V y falda larga de suave movimiento se extiende algo la traine, su hermana Antonella vistió solera larga tono salmón, la parte superior bordada y falda plisada.

Luego de saludar a la familia con su papá llegó hasta el centro de la pista dando comienzo con el vals, luego cambió parejas con amistades y familiares, las quince primeras personas les colocó en la solapa una E de porcelana. Posteriormente con ritmos de moda la pista se pobló de bailarines haciendo que todos disfrutaran de la alegría y diversión, culminando avanzada la madrugada cuando se repartió el cotillón, es de destacar que durante la velada actuó el grupo Chocolate.

Los numerosos invitados disfrutaron la velada ubicados en torno a mesas tendidas con manteles blancos y senderos crema con sus bordes dorados, los centros eran bouquet de rosas naturales color marfil y crema rodeadas de verdor y una vela al centro. Llamó la atención la decoración de una carretilla con telas doradas donde colgaban las variadas golosinas, también la barra de tragos tenía telas drapeadas, jaulas doradas con cascadas de rosas y liliums tono marfil y amarillo oro, iluminado todo el conjunto.

La mesa principal portaba la torta de cumpleaños de forma oval finamente decorada en los colores de la fiesta, acompañaba bouquet de rosas donde sobresalían las quince velas del centro de la felicidad, en una pieza de cristal había otro arreglo floral de gran belleza.

María Eugenia tuvo la dicha de contar entre sus invitados con la presencia de los abuelos Bernardino Díaz y María Remedi, los padrinos Arturo Pedrozo y Ana Scirgalea. Recibió la jovencita múltiples y finos obsequios.