Los 15 Años de María Macarena

Días pasados cumplió quince años María Macarena Rodríguez Alves, motivo por el cual sus padres Juan Ignacio y Esther María ofrecieron una hermosa y divertida fiesta en su honor.
El salón se vistió de fiesta con motivos navideños recordando las próximas festividades, el sendero de ingreso fue delineado con fanales y luminarias, al frente de la puerta de ingreso se ubicó un hermoso gran árbol navideños con sus clásicos decorados y grandes moños de colores, rojo, blanco, azul, verde, dorado y plata. Estos colores se repetían en el salón guías de luces delineaban los amplios ventanales, en el techo surcaban torzadas de globos y telas rojos y plateados convergían al centro de pista con secuencias de globos espejados. Las mesas fueron dispuestas  con mantelería blanco de base se iban alternando los cubre manteles o senderos, al centro de todos habían pequeños piños decorados con cintas rojas y bordes dorados torneándolos para culminar con enormes moños y les salpicaban estrellas federales.
En diferentes sitios del salón había juegos de living con puf, camastros y mesas bajas, sobre ellas había topiarios cubiertas de gomitas de colores y en la base pinchos con malvaviscos. La quinceañera llegó al salón vistiendo modelo de baile realizado en tul blanco bordado en pedrería, corsage de un solo bretel y manga larga ajustada en transparencia, falda larga de suave movimiento, en el peinado hacia un costado lució tocado de piedras.
Acompañó en elegancia la mamá, lució vestido largo de gasa rojo con anchos breteles y el talle bordado en pedrería al tono, falda larga en movimiento, su hermana María Elena vistió modelo corto de gasa color verde agua, falda más corta adelante y corsage recamado en lentejuelas al tono.
En su momento con su papá comenzó el vals, luego fue cambiando las parejas con otros familiares y amistades, posteriormente el baile se generalizó disfrutando la velada con la actuación de un grupo en vivo y luego la llegada de una batucada puso la nota de mayor color y alegría al repartirse el cotillón.
Al momento del brindis la familia se ubicó junto a la mesa principal donde estaba la torta  con forma de un pino decorado navideño con chocolate blanco y negro y perlitas plateadas, acompañaban las quince velas rosas de chocolate blanco ubicadas en un candelabro, en la base un bouquet de rosas naturales color manteca e ilusión entre cintas doradas. En una mesa adicional estaban la variedad de postres y helados, turrones, bombones, natillas, etc… durante toda la noche funcionó la barra de tragos frutales con algún detalle decorativo referente a la navidad en los vasos.
Fue una velada encantadora que todos la recordarán por largo tiempo. Recibió la jovencita múltiples y finos obsequios, al finalizar la reunión entrego los souvenir en señal de agradecimiento por haberla acompañado en tan señalada fecha, eran llaveros con un árbol navideño y la tarjetita con su nombre y fechas.

Días pasados cumplió quince años María Macarena Rodríguez Alves, motivo por el cual sus padres Juan Ignacio y Esther María ofrecieron una hermosa y divertida fiesta en su honor.

El salón se vistió de fiesta con motivos navideños recordando las próximas festividades, el sendero de ingreso fue delineado con fanales y luminarias, al frente de la puerta de ingreso se ubicó un hermoso gran árbol navideños con sus clásicos decorados y grandes moños de colores, rojo, blanco, azul, verde, dorado y plata. Estos colores se repetían en el salón guías de luces delineaban los amplios ventanales, en el techo surcaban torzadas de globos y telas rojos y plateados convergían al centro de pista con secuencias de globos espejados. Las mesas fueron dispuestas  con mantelería blanco de base se iban alternando los cubre manteles o senderos, al centro de todos habían pequeños piños decorados con cintas rojas y bordes dorados torneándolos para culminar con enormes moños y les salpicaban estrellas federales.

En diferentes sitios del salón había juegos de living con puf, camastros y mesas bajas, sobre ellas había topiarios cubiertas de gomitas de colores y en la base pinchos con malvaviscos. La quinceañera llegó al salón vistiendo modelo de baile realizado en tul blanco bordado en pedrería, corsage de un solo bretel y manga larga ajustada en transparencia, falda larga de suave movimiento, en el peinado hacia un costado lució tocado de piedras.

Acompañó en elegancia la mamá, lució vestido largo de gasa rojo con anchos breteles y el talle bordado en pedrería al tono, falda larga en movimiento, su hermana María Elena vistió modelo corto de gasa color verde agua, falda más corta adelante y corsage recamado en lentejuelas al tono.

En su momento con su papá comenzó el vals, luego fue cambiando las parejas con otros familiares y amistades, posteriormente el baile se generalizó disfrutando la velada con la actuación de un grupo en vivo y luego la llegada de una batucada puso la nota de mayor color y alegría al repartirse el cotillón.

Al momento del brindis la familia se ubicó junto a la mesa principal donde estaba la torta  con forma de un pino decorado navideño con chocolate blanco y negro y perlitas plateadas, acompañaban las quince velas rosas de chocolate blanco ubicadas en un candelabro, en la base un bouquet de rosas naturales color manteca e ilusión entre cintas doradas. En una mesa adicional estaban la variedad de postres y helados, turrones, bombones, natillas, etc… durante toda la noche funcionó la barra de tragos frutales con algún detalle decorativo referente a la navidad en los vasos.

Fue una velada encantadora que todos la recordarán por largo tiempo. Recibió la jovencita múltiples y finos obsequios, al finalizar la reunión entrego los souvenir en señal de agradecimiento por haberla acompañado en tan señalada fecha, eran llaveros con un árbol navideño y la tarjetita con su nombre y fechas.