Los 15 años de Mariana Noemí Severo


Días pasados en Bella Unión cumplió quince años Mariana Noemí Severo Cabrera, motivo por el cual su mamá Liliana Jacqueline Cabrera y su hermana Maite Noel Aguiar lo celebraron con una hermosa fiesta a la que invitaron a familiares y amistades de esta jovencita. El sitio elegido fue el club Náutico cuyas instalaciones fueron tapizadas formando una gran carpa con telas de colores rojos, negros y blancos, debajo se tendieron las mesas de los invitados con mantelería en composée de color, al centro habían estilizados candelabros con pimpollos de rosas rojas y velas.

En la entrada se improvisó l recibidor con el cuadro destinado a recoger las firmas y mensajes, acompañaba alto candelabro de cuatro brazos con velas y flores blancas naturales con algo de follaje, en ambos costados estaban los vaner con gigantografías de la jovencita.

La quinceañera llegó al salón con su abuelo Roberto Barboza, la recibieron su mamá, la hermana, la abuela Mabel Cabrera y el tío Pablo Cabrera. Lo hizo apareciendo por detrás de uno de los cortinados mientras iluminaba el cielo un show de fuegos artificiales.

Mariana realzó su juventud vistiendo modelo de fiesta realizado en satén blanco, corset bordado en diagonal con cintas rojas que se extendían sobre la amplia falda revestida de tul, señala el esbelto talle faja y moño al dorso de color rojo, acompañó con guantes largos y tiara de strass adornando el peinado juvenil.

También su mamá lució muy elegante con modelo largo de satén lila, el corset bordado con canutillos y sobre un costado secuencia se vuelitos, su hermana vistió falda larga compuesta por varios vuelos de gasa color salmón, solerito y faja blanca culmina sobre un costado con flor de igual tela, acompañó con tapadito de velour rosa.

El baile fue iniciado con el tradicional vals, luego ritmos de moda fue toda una invitación a la danza contando con la animación de una conocida orquesta y batucada para el momento de repartir el cotillón.

Al momento de elevar las copas en el brindis compartido tomó relevancia la mesa principal donde estaban las cuatro tortas separadas con forma de corazones y ubicadas en diferentes planos decoradas en rojo y negro, sobre un costado estaba el centro de la felicidad con las quince velas de gala ubicadas sobre un estilizado candelabros decorado con flores.

En ambos costados habían dos mesas más, en una estaban las variadas golosinas y en la otra los souvenirs con los cuales Mariana agradeció los hermosos obsequios recibidos, eran llaveros con gatitas en porcelana fría junto a la tarjetita con nombre y fechas.

Para acompañarlos llegaron familias de Montevideo, Mercedes y Buenos Aires (R.A).