Los 15 años de Milena fueron celebrados con mucha alegría

Con una hermosa y divertida reunión juvenil fueron festejados los quince años de Milena Sofía Cámara Señoranes, sus padres Manuel y Mónica reunieron a familiares y amistades para que los acompañaran en el club Náutico Ibirapitá.
La decoración netamente country fue en base a los colores blanco y terracota, las paredes fueron cubiertas con telas, estas también bajaban el techo formando ondas en los dos colores, en diferentes sitios del salón habían ruedas de carro acompañadas con fardos de alfalfa, arpilleras y ramilletes de gerberas dobles, grandes cajones de madera rústica servían de soporte a faroles antiguos, catres con monturas y recados completos, carretillas de jardín hechas en madera conteniendo tunas, hierbas aromáticas y flores.
A todo esto complementaban varias gigantografías con la quinceañera vestida de gaucho, otras a caballo arriando tropa de caballos y junto a familiares y amigas en paseos campestres.
Las mesas de los invitados fueron tendidas con mantelería blanca y senderos escocés en los colores blanco, natural, salmón y terracota, los centros  de mesa lo formaban floreros de vidrio con gerberas y ramas secas.
Los jóvenes tuvieron sus mesas de a quince personas, compuestas de tablones rústicos y patas tijera, a los costados habían fardos apilados, telas arpillera y ramilletes de gerberas anaranjadas, terracota y marfil.
La quinceañera llegó al salón acompañada de su padrino Mauricio Cámara, realzó su prestancia y juventud vistiendo modelo de baile realizado en piel de ángel color marfil, corset bordado con pailletes dorados y perlitas, amplia falda poncho con sobrefalda de organza cristal abierta sobre un lateral y tiara dorada sobre el peinado.
Fue recibida por sus padres y hermana Carmela Melisa, también los abuelos Olga Suárez y Sergio Señoranes, Gloria Arbiza y la madrina Gabriela Señoranes. Con las notas de un vals con su papá llegó hasta el centro de la pista comenzando con la danza, la misma se prolongó por varios minutos con otros familiares y amigos, posteriormente con ritmos de moda el baile se generalizó participando todos compartiendo la alegría hasta ya entrada la mañana siguiente, teniendo su punto más alto cuando se repartió el cotillón. Antes del amanecer tomó mayor relevancia la mesa principal tendida con manteles de arpillera y escocés con caídas drapeadas, encima sobre bases de madera rústica estaban los tres módulos de torta decoradas en los colores terracota, naranja y marfil con diseños en contraste, acompañaban sobre los costados y atrás fardos y ruedas de carro con flores en composée de colores.
Muchas elegantes se dieron cita esta noche, entre ellas recordamos a la mamá, vistió solera larga de satén color terracota, corsage revestido de organza bordada al tono, acompañó con estola de satén prendida al frente con dos rosas combinando ambas telas.
Recibió Milena múltiples y finos obsequios que perdurarán en el recuerdo de este su día feliz.