Los 15 años de Paula promovieron divertida reunión juvenil

Al cumplir quince años su hija Paula los esposos Jorge Russo y Graciela Irrazábal ofrecieron una hermosa fiesta en su honor. Fueron acompañados por un nutrido grupo de familiares y amistades con los cuales compartieron una espléndida noche de fiesta.
La quinceañera llegó a la fiesta junto a su tío Nelson Irrazábal, y fue recibida con mucha algarabía y muestras de cariño y amistad. Realzó su prestancia y juventud vistiendo modelo de fiesta interpretado en piel de ángel blanco, corsage revestido de encaje francés, escote redondeado con transparencia hacia la espalda y mangas cortas,  bellas terminaciones con flores del encaje recortado. Del talle largo se extendían guías  de flores en igual tela sobre la falda larga de caída natural, sus largos cabellos peinados semirecogidos lucían al dorso pequeñas flores de perlas.
Luego de saludar a sus padres y a su hermano Joaquín, se acercó hasta el centro de la pista dando comienzo con el vals, esta danza se extendió por varios minutos al ir cambiando de parejas, luego ritmos de moda inundaron la sala siendo estos una invitación al animado baile y reparto del cotillón. En la madrugada acompañando la actuación de un grupo de samba en vivo.
El local fue decorado con muy buen gusto, el techo tapizado de globos espejados y otros luminosos de tonalidad azul, turquesa, plateado y blanco, siendo estos los colores de la fiesta.
Los invitados disfrutaron de la velada ubicados en torno a mesas dispuestas con mantelería y senderos drapeados en armonía de colores, en los centros se lucían  tubos transparentes con una figura de hielo, descolgaban caireles de perlas. En lo alto sostenían bouquet floral logrado con rosas y liliums.
Los jóvenes se ubicaron en otro sitio del salón dispuesto con puff blancos y almohadones azules o plateados y mesas bajas con novedosos centros florales realizados con coloridas golosinas. Es este lugar se ubicó la barra de tragos iluminada con led y la muy visitada mesa dulce con infinidad de golosinas, cup cakes y galletitas decoradas presentada en un carrito antiguo.
Al momento de la cena se presentaron las ensaladas en una mesa muy elogiada por la decoración. Eran dos fuentes de diferentes alturas elaboradas en la base con dos medias esferas transparentes conteniendo esferitas en los colores de la fiesta en su interior, de los costados sostenían grandes transparencias con forma de conos de la abundancia para culminar con bouquet floral blanco donde se elevaban estilizadas varas, y para completar esta obra de arte se ubicaron al centro figuras de hielo cristalizado envuelto todo el conjunto con luces led azules.
Al momento de realizar el brindis la familia se ubicó junto a la mesa principal donde estaba la torta de cumpleaños, tres pisos bellamente presentados, el piso inferior decorado en blanco y azul, el siguiente con rosetones de chocolate blanco para culminar en el piso más alto con rosas blancas naturales. En un extremo de esta mesa estaban las quince velas del centro de la felicidad presentadas en candelabro decorado con rosas.
Entre las elegantes de la noche recordamos a la mamá quien lució vestido tono celeste turquesa, falda corta, revestido en su totalidad velando todo el largo con fina gasa bordada en pailletes al tono, corsage escote cuadrado y breves mangas.
Recibió la jovencita múltiples y finos obsequios, muestra fiel del afecto que cuenta entre sus amistades

Al cumplir quince años su hija Paula los esposos Jorge Russo y Graciela Irrazábal ofrecieron una hermosa fiesta en su honor. Fueron acompañados por un nutrido grupo de familiares y amistades con los cuales compartieron una espléndida noche de fiesta.

La quinceañera llegó a la fiesta junto a su tío Nelson Irrazábal, y fue recibida con mucha algarabía y muestras de cariño y amistad. Realzó su prestancia y juventud vistiendo modelo de fiesta interpretado en piel de ángel blanco, corsage revestido de encaje francés, escote redondeado con transparencia hacia la espalda y mangas cortas,  bellas terminaciones con flores del encaje recortado. Del talle largo se extendían guías  de flores en igual tela sobre la falda larga de caída natural, sus largos cabellos peinados semirecogidos lucían al dorso pequeñas flores de perlas.

Luego de saludar a sus padres y a su hermano Joaquín, se acercó hasta el centro de la pista dando comienzo con el vals, esta danza se extendió por varios minutos al ir cambiando de parejas, luego ritmos de moda inundaron la sala siendo estos una invitación al animado baile y reparto del cotillón. En la madrugada acompañando la actuación de un grupo de samba en vivo.

El local fue decorado con muy buen gusto, el techo tapizado de globos espejados y otros luminosos de tonalidad azul, turquesa, plateado y blanco, siendo estos los colores de la fiesta.

Los invitados disfrutaron de la velada ubicados en torno a mesas dispuestas con mantelería y senderos drapeados en armonía de colores, en los centros se lucían  tubos transparentes con una figura de hielo, descolgaban caireles de perlas. En lo alto sostenían bouquet floral logrado con rosas y liliums.

Los jóvenes se ubicaron en otro sitio del salón dispuesto con puff blancos y almohadones azules o plateados y mesas bajas con novedosos centros florales realizados con coloridas golosinas. Es este lugar se ubicó la barra de tragos iluminada con led y la muy visitada mesa dulce con infinidad de golosinas, cup cakes y galletitas decoradas presentada en un carrito antiguo.

Al momento de la cena se presentaron las ensaladas en una mesa muy elogiada por la decoración. Eran dos fuentes de diferentes alturas elaboradas en la base con dos medias esferas transparentes conteniendo esferitas en los colores de la fiesta en su interior, de los costados sostenían grandes transparencias con forma de conos de la abundancia para culminar con bouquet floral blanco donde se elevaban estilizadas varas, y para completar esta obra de arte se ubicaron al centro figuras de hielo cristalizado envuelto todo el conjunto con luces led azules.

Al momento de realizar el brindis la familia se ubicó junto a la mesa principal donde estaba la torta de cumpleaños, tres pisos bellamente presentados, el piso inferior decorado en blanco y azul, el siguiente con rosetones de chocolate blanco para culminar en el piso más alto con rosas blancas naturales. En un extremo de esta mesa estaban las quince velas del centro de la felicidad presentadas en candelabro decorado con rosas.

Entre las elegantes de la noche recordamos a la mamá quien lució vestido tono celeste turquesa, falda corta, revestido en su totalidad velando todo el largo con fina gasa bordada en pailletes al tono, corsage escote cuadrado y breves mangas.

Recibió la jovencita múltiples y finos obsequios, muestra fiel del afecto que cuenta entre sus amistades