Los 5 años de Carolina

Con motivo de cumplir cinco años la niña Carolina Larrosa Ricci, sus padres y abuelos organizaron un festejo invitando familiares y amigos.
Los recibieron en un salón decorado con motivos primaverales, racimos de globos multicolores y otros formando flores fueron colgadas de los ventanales, algunos de ellos con estrellitas y corazoncitos estampados de blanco, se intercalaban guirnaldas de flores y a la vez grandes flores en goma eva, uno de lo ventanales y parte de la pared fue salpicada de hermosas mariposas con alas de tul bordeadas al igual que el cuerpito con brillantina dorada, entre ellas se posaban varias Tinkerbell y Hadas de alas traslúcidas, siendo todas de diferentes colores, luego fueron obsequiadas a los niños que concurrieron al festejo.
Una payasa organizó variedad de juegos y entretenimientos, entre ellos la búsqueda del tesoro y luego pescar los regalitos del pozo de los regalos, posteriormente los organizó a romper la piñata, de ella cayeron infinidad de ricas golosinas y sorpresitas. Fue una tarde plena de entretenimientos y diversión, cantaron, bailaron, y degustaron exquisiteces que les fueron servidas en dos largas mesas junto a refrescos, posteriormente les repartieron helados palito, para culminar más tarde en cortar la torta de cumpleaños. La misma fue decorada con un enorme girasol con el centro que eran una sonriente carita, en la parte verde simulando el campo estaban las cinco velitas que Carolina muy contenta las sopló varias veces, mientras sus invitados le obsequiaban la canción alusiva.
Recibió la pequeña muchos y lindos obsequios.

Con motivo de cumplir cinco años la niña Carolina Larrosa Ricci, sus padres y abuelos organizaron un festejo invitando familiares y amigos.

Los recibieron en un salón decorado con motivos primaverales, racimos de globos multicolores y otros formando flores fueron colgadas de los ventanales, algunos de ellos con estrellitas y corazoncitos estampados de blanco, se intercalaban guirnaldas de flores y a la vez grandes flores en goma eva, uno de lo ventanales y parte de la pared fue salpicada de hermosas mariposas con alas de tul bordeadas al igual que el cuerpito con brillantina dorada, entre ellas se posaban varias Tinkerbell y Hadas de alas traslúcidas, siendo todas de diferentes colores, luego fueron obsequiadas a los niños que concurrieron al festejo.

Una payasa organizó variedad de juegos y entretenimientos, entre ellos la búsqueda del tesoro y luego pescar los regalitos del pozo de los regalos, posteriormente los organizó a romper la piñata, de ella cayeron infinidad de ricas golosinas y sorpresitas. Fue una tarde plena de entretenimientos y diversión, cantaron, bailaron, y degustaron exquisiteces que les fueron servidas en dos largas mesas junto a refrescos, posteriormente les repartieron helados palito, para culminar más tarde en cortar la torta de cumpleaños. La misma fue decorada con un enorme girasol con el centro que eran una sonriente carita, en la parte verde simulando el campo estaban las cinco velitas que Carolina muy contenta las sopló varias veces, mientras sus invitados le obsequiaban la canción alusiva.

Recibió la pequeña muchos y lindos obsequios.