Los quince años de Alfonsina

Alfonsina Rodríguez Rastellino cumplió quince años, los celebró junto a familiares y amistades en la fiesta que ofrecieron sus padres José Walter y Cristina en un salón bellamente decorado con detalles alusivos en los colores lila, plateado y blanco.
El lugar elegido fue el Salto Polo club, por un camino iluminado con led se ingresaba al predio, hasta la galería donde se colgaron varios globos chinos y grandes faroles de piso acompañando el cuadro de la jovencita en cuyos bordes los amigos dejaron sus firmas y mensajes, un poco más adelante estaba la gigantografía destacada con telas en los tres colores elegidos, estas se extendían decorando el techo formando drapeados, luego bajaban cubriendo buena parte de las paredes.
Cuando ya todos estaban en el salón, junto a sus tres hermanos Matías, Diego y Emilio la quinceañera ingresó, recibiendo elogios a su paso al vestir solero interpretado la parte superior de línea straples en gasa drapeada de forma diagonal, del talle largo nacía la amplia falda de satén, pequeños brochecitos de strass sostenían algo sus largos cabellos.
Al llegar fue recibida por los padres, luego fue a saludar a los abuelos Miriam Tonna, Reni Pibeta e Ilmar Rodríguez, también la madrina Dra. Selva Tafernaberry, posteriormente su papá la invitó a ingresar al salón donde estaban sus invitados y luego bailar el vals, cambió parejas por varios minutos, posteriormente ritmos de moda fueron toda una invitación a la alegría y diversión, esta se prolongó durante toda la madrugada cuando se repartió el colorido cotillón bajo una bóveda de globos espejados alternados con telas.
Los invitados fueron deferentemente atendidos por sus anfitriones ubicados en torno a mesas cubiertas con mantelería blanco y cubre lila, lucían al centro floreros con flores violetas y escapes de follaje verde y plateados.
Una mesa muy visitada fue la de las golosinas, presentadas en tres niveles en soportes, canastas y bandejas de platina, al centro destacaba una canasta cubiertas de flores y hojas patinadas en los colores de la decoración.
Del otro lado estaba la barra de tragos iluminada con luces led donde los jóvenes degustaban ricos batidos frutales.
Llegado el momento del brindis la familia se ubicó junto a la mesa principal donde estaba la torta de tres pisos juntos ubicados decontracté decorada muy moderna con confites, pastillones, paletas y chupetines de colores, acompañaban las quince velas ubicadas en un candelabro de modernas líneas, acompañaba del lado contrario la bandeja espejada con los souvenirs, eran libélulas de alas violetas traslúcidas y la tarjetita de agradecimiento.
Como muestra de afecto y amistad recibió muchos y finos obsequios, siendo estos otro motivo de alegría.

Alfonsina Rodríguez Rastellino cumplió quince años, los celebró junto a familiares y amistades en la fiesta que ofrecieron sus padres José Walter y Cristina en un salón bellamente decorado con detalles alusivos en los colores lila, plateado y blanco.

El lugar elegido fue el Salto Polo club, por un camino iluminado con led se ingresaba al predio, hasta la galería donde se colgaron varios globos chinos y grandes faroles de piso acompañando el cuadro de la jovencita en cuyos bordes los amigos dejaron sus firmas y mensajes, un poco más adelante estaba la gigantografía destacada con telas en los tres colores elegidos, estas se extendían decorando el techo formando drapeados, luego bajaban cubriendo buena parte de las paredes.

Cuando ya todos estaban en el salón, junto a sus tres hermanos Matías, Diego y Emilio la quinceañera ingresó, recibiendo elogios a su paso al vestir solero interpretado la parte superior de línea straples en gasa drapeada de forma diagonal, del talle largo nacía la amplia falda de satén, pequeños brochecitos de strass sostenían algo sus largos cabellos.

Al llegar fue recibida por los padres, luego fue a saludar a los abuelos Miriam Tonna, Reni Pibeta e Ilmar Rodríguez, también la madrina Dra. Selva Tafernaberry, posteriormente su papá la invitó a ingresar al salón donde estaban sus invitados y luego bailar el vals, cambió parejas por varios minutos, posteriormente ritmos de moda fueron toda una invitación a la alegría y diversión, esta se prolongó durante toda la madrugada cuando se repartió el colorido cotillón bajo una bóveda de globos espejados alternados con telas.

Los invitados fueron deferentemente atendidos por sus anfitriones ubicados en torno a mesas cubiertas con mantelería blanco y cubre lila, lucían al centro floreros con flores violetas y escapes de follaje verde y plateados.

Una mesa muy visitada fue la de las golosinas, presentadas en tres niveles en soportes, canastas y bandejas de platina, al centro destacaba una canasta cubiertas de flores y hojas patinadas en los colores de la decoración.

Del otro lado estaba la barra de tragos iluminada con luces led donde los jóvenes degustaban ricos batidos frutales.

Llegado el momento del brindis la familia se ubicó junto a la mesa principal donde estaba la torta de tres pisos juntos ubicados decontracté decorada muy moderna con confites, pastillones, paletas y chupetines de colores, acompañaban las quince velas ubicadas en un candelabro de modernas líneas, acompañaba del lado contrario la bandeja espejada con los souvenirs, eran libélulas de alas violetas traslúcidas y la tarjetita de agradecimiento.

Como muestra de afecto y amistad recibió muchos y finos obsequios, siendo estos otro motivo de alegría.