Los quince años de Ana Agustina fueron celebrados con alegría

Días pasados cumplió quince años Ana Agustina Díaz Godoy, motivo por el cual su mamá Marta ofreció una hermosa fiesta de la que participaron amigos, compañeros de estudios y familiares más allegados.
La quinceañera llegó acompañada de sus dos hermanos Jonhy y Nicolás, luego de pasar por un cortejo formado por sus tíos, primos y amigos más íntimos, fue recibida por su mamá y hermana Stephanie, también estaba la abuela Nelly Silveira y el padrino Fabio Sarti, la cuñada Carla Godoy de Díaz y su hija Rocío Pilar.
Agustina destacó su prestancia vistiendo modelo de baile blanco, la parte superior corset bordado en pailletes y perlitas, del esbelto talle nacía la falda compuesta por varias capas de tul, en el peinado lució detalle igualmente bordado.
Luego de saludar con su hermano menor comenzó el vals, extendiéndose la danza por varios minutos mientras iba cambiando de parejas, posteriormente la actuación de un grupo en vivo fue toda una invitación al animado baile, en la madrugada interpretaron ritmos cariocas siendo el momento de repartir el colorido cotillón.
Una bella decoración se apreciaba desde el ingreso, el camino de acceso al salón y terraza fue iluminado con fanales blancos circulares para culminar con otros rectangulares de mayor tamaño decorados con papiros y liliums blancos.
Un grupo de mimos recibían a los invitados y los conducían hasta el recibidor donde estaba el cuadro destinado a recoger firmas y mensajes, del lado contrario sobre columna y otro colgante se veía  destacado arreglo floral multicolor en conjunto.
El salón fue ambientado en los colores  fucsia y blanco, las mesas fueron tendidas en armonía, lucían al centro transparencias decorados con círculos fucsia conteniendo flores naturales de vivos colores. El techo fue destacado con telas formando drapeados en ambos colores, sobre la mesa principal, la de las ensaladas y la barra de tragos, había arreglos florales colgantes de forma circular e iluminados con luces led de cambiantes colores.
En un lugar destacado con luces led y negras danzantes estaba la mesa de los dulces muy bien presentados en diferentes recipientes envueltas en papeles transparentes y su foto, acompañaba una de las tantas gigantografías distribuidas por la sala.
Al momento del brindis tomó relevancia la mesa principal donde estaba la torta de cumpleaños de tres pisos separados decorados en filigrana blanco y cintas rojas, en un candelabro estaban los quince veloncitos combinados de colores, del lado contrario habían destacado arreglo floral de lilium, gerberas y rosas en los tres colores de la fiesta.
Muchas elegantes se dieron cita esta noche, entre ellas recordamos a la mamá, vistió solera larga de satén revestida de gasa color salmón y chaqueta en composée, su hermana lució solera larga de color gris perla, la parte superior de encaje y falda de satén.
Recibió esta jovencita múltiples y finos obsequios, siendo estos otro motivo de alegría.

Días pasados cumplió quince años Ana Agustina Díaz Godoy, motivo por el cual su mamá Marta ofreció una hermosa fiesta de la que participaron amigos, compañeros de estudios y familiares más allegados.

La quinceañera llegó acompañada de sus dos hermanos Jonhy y Nicolás, luego de pasar por un cortejo formado por sus tíos, primos y amigos más íntimos, fue recibida por su mamá y hermana Stephanie, también estaba la abuela Nelly Silveira y el padrino Fabio Sarti, la cuñada Carla Godoy de Díaz y su hija Rocío Pilar.

Agustina destacó su prestancia vistiendo modelo de baile blanco, la parte superior corset bordado en pailletes y perlitas, del esbelto talle nacía la falda compuesta por varias capas de tul, en el peinado lució detalle igualmente bordado.

Luego de saludar con su hermano menor comenzó el vals, extendiéndose la danza por varios minutos mientras iba cambiando de parejas, posteriormente la actuación de un grupo en vivo fue toda una invitación al animado baile, en la madrugada interpretaron ritmos cariocas siendo el momento de repartir el colorido cotillón.

Una bella decoración se apreciaba desde el ingreso, el camino de acceso al salón y terraza fue iluminado con fanales blancos circulares para culminar con otros rectangulares de mayor tamaño decorados con papiros y liliums blancos.

Un grupo de mimos recibían a los invitados y los conducían hasta el recibidor donde estaba el cuadro destinado a recoger firmas y mensajes, del lado contrario sobre columna y otro colgante se veía  destacado arreglo floral multicolor en conjunto.

El salón fue ambientado en los colores  fucsia y blanco, las mesas fueron tendidas en armonía, lucían al centro transparencias decorados con círculos fucsia conteniendo flores naturales de vivos colores. El techo fue destacado con telas formando drapeados en ambos colores, sobre la mesa principal, la de las ensaladas y la barra de tragos, había arreglos florales colgantes de forma circular e iluminados con luces led de cambiantes colores.

En un lugar destacado con luces led y negras danzantes estaba la mesa de los dulces muy bien presentados en diferentes recipientes envueltas en papeles transparentes y su foto, acompañaba una de las tantas gigantografías distribuidas por la sala.

Al momento del brindis tomó relevancia la mesa principal donde estaba la torta de cumpleaños de tres pisos separados decorados en filigrana blanco y cintas rojas, en un candelabro estaban los quince veloncitos combinados de colores, del lado contrario habían destacado arreglo floral de lilium, gerberas y rosas en los tres colores de la fiesta.

Muchas elegantes se dieron cita esta noche, entre ellas recordamos a la mamá, vistió solera larga de satén revestida de gasa color salmón y chaqueta en composée, su hermana lució solera larga de color gris perla, la parte superior de encaje y falda de satén.

Recibió esta jovencita múltiples y finos obsequios, siendo estos otro motivo de alegría.