Los quince años de Camila

ías pasados en el club Deportivo Artigas se llevó a cabo una hermosa fiesta ofrecida por los esposos Pedro Larrosa y María Beloqui, agasajando a su hija Camila al cumplir quince años.
En esta noche de fiesta disfrutaron de la velada amigos y compañeros de estudios, un grupo de familiares y amigos más allegados de sus padres.
La quinceañera realzó su prestancia luciendo modelo de fiesta realizado en satén revestido de gasa tono verde suave, corsage trabajado con drapeado horizontal, señala el talle ancha faja de satén en un tono más oscuro y bordado con pailletes, larga falda de suave movimiento, sus largos cabellos peinados con rulos sueltos lucían en lo alto media vincha de strass.
Ingresó al salón ante numerosas muestras de afecto, fue recibida por sus padres y hermanas Ana Lucía y Sofía, luego se fueron acercando los invitados para saludarla, posteriormente su papá la invitó a llegar hasta el centro de la pista comenzando con el vals. Esta danza se prolongó por varios minutos al ir cambiando de parejas, más tarde ritmos de moda fueron toda una invitación al animado baile y diversión bajo una cúpula de globos espejados y luces cambiantes.
Una delicada decoración del local se apreciaba desde la entrada donde se dispuso el cuadro destinado a recoger las firmas y mensajes. El salón lució profusión de globos en los colores fucsia y verde manzana, armonizaban con la presentación de las mesas destinadas a los invitados, con los senderos intercalados, lucían al centro burbujas de vidrio con gel de color y un velón encendido.
Durante la cena en una pantalla se pasaron secuencias de fotos y videos haciendo un raconto de su vida, como también la pintada de calle del día anterior.
Entre las atracciones de la noche recordamos la actuación de Camila y sus amigas ofreciendo un show de danzas, luego repartieron el cotillón.
Llegado el momento del brindis tomó relevancia la mesa principal donde estaba la torta de cumpleaños compuesta de tres pisos juntos, decorados muy modernos en blanco con pastillaje en los colores de la fiesta, culminaba con ramillete de pequeñas flores, lluvia de cintas y mariposas enmarcando el Nº15. Acompañaba sobre esta mesa un candelabro plateado con los quince veloncitos fucsia enlazados con cintas verde agua, que la quinceañera sopló mientras le cantaban el feliz cumpleaños, en el otro extremo había una canasta con los souvenirs con los cuales agradeció la presencia de todos y los variados, finos y hermosos obsequios recibidos.
Días pasados en el club Deportivo Artigas se llevó a cabo una hermosa fiesta ofrecida por los esposos Pedro Larrosa y María Beloqui, agasajando a su hija Camila al cumplir quince años.
En esta noche de fiesta disfrutaron de la velada amigos y compañeros de estudios, un grupo de familiares y amigos más allegados de sus padres.
La quinceañera realzó su prestancia luciendo modelo de fiesta realizado en satén revestido de gasa tono verde suave, corsage trabajado con drapeado horizontal, señala el talle ancha faja de satén en un tono más oscuro y bordado con pailletes, larga falda de suave movimiento, sus largos cabellos peinados con rulos sueltos lucían en lo alto media vincha de strass.
Ingresó al salón ante numerosas muestras de afecto, fue recibida por sus padres y hermanas Ana Lucía y Sofía, luego se fueron acercando los invitados para saludarla, posteriormente su papá la invitó a llegar hasta el centro de la pista comenzando con el vals. Esta danza se prolongó por varios minutos al ir cambiando de parejas, más tarde ritmos de moda fueron toda una invitación al animado baile y diversión bajo una cúpula de globos espejados y luces cambiantes.
Una delicada decoración del local se apreciaba desde la entrada donde se dispuso el cuadro destinado a recoger las firmas y mensajes. El salón lució profusión de globos en los colores fucsia y verde manzana, armonizaban con la presentación de las mesas destinadas a los invitados, con los senderos intercalados, lucían al centro burbujas de vidrio con gel de color y un velón encendido.
Durante la cena en una pantalla se pasaron secuencias de fotos y videos haciendo un raconto de su vida, como también la pintada de calle del día anterior.
Entre las atracciones de la noche recordamos la actuación de Camila y sus amigas ofreciendo un show de danzas, luego repartieron el cotillón.
Llegado el momento del brindis tomó relevancia la mesa principal donde estaba la torta de cumpleaños compuesta de tres pisos juntos, decorados muy modernos en blanco con pastillaje en los colores de la fiesta, culminaba con ramillete de pequeñas flores, lluvia de cintas y mariposas enmarcando el Nº15. Acompañaba sobre esta mesa un candelabro plateado con los quince veloncitos fucsia enlazados con cintas verde agua, que la quinceañera sopló mientras le cantaban el feliz cumpleaños, en el otro extremo había una canasta con los souvenirs con los cuales agradeció la presencia de todos y los variados, finos y hermosos obsequios recibidos.