Los quince años de Camila en divertida reunión juvenil

Los esposos Eduardo Silveira y Miriam Olaizola celebraron los quince años de su hija Camila con una fiesta muy divertida, de la que participaron los abuelos, padrinos, tíos y primos, amigos allegados a la familia y un importante grupo de amigos y compañeros de estudios de la joven agasajada.

El local de Haras de Salto fue engalanado en los colores lilas, verde agua y turquesa, las mesas fueron destacadas con los centros de mesas logrados con altos recipientes de vidrio con varas de lilums blancos y velas lilas o verde agua.

Una mesa que fue muy visitada durante toda la noche fue la de las golosinas vistosamente presentadas en los colores de la fiesta, de igual forma eran los centros de las mesas de los jóvenes y sobre la barra de tragos habían recipientes de vidrio con golosinas y otros con liliums y suave follaje.

La quinceañera recibió a sus invitados junto a sus padres y hermano  Eduardo. Ella destacó vistiendo modelo de baile de corte solero confeccionado en gasa blanco, la parte superior trabajada con drapeados intercalado con galón bordado, falda larga de suave movimiento, delicados broches sostenían sus cabellos apenas levantados dándole un bello marco al rostro.

Llegada la media noche con su papá ingresó hasta el centro de la pista dando comienzo con el vals, para luego ir cambiando de parejas con familiares y amigos, posteriormente ritmos de moda se pusieron al aire siendo toda una invitación al animado baile que se prolongó hasta el amanecer del día siguiente cuando se sirvió el desayuno. Es de destacar el colorido y novedoso cotillón bellamente decorado con plumas, espejitos y grandes lentejuelas.

Llegado el momento de elevar las copas en el brindis compartido todos tuvieron acceso a la mesa de postres de los más variados gustos y la torta de cumpleaños formada por dos pisos rectangulares superpuestos y bellamente decorados.

Como muestra de afecto recibió esta jovencita múltiples y finos obsequios.