Los quince años de Carla Natalia

Con motivo de cumplir quince años Carla Natalia Silveira Torres, sus padres Lisandro y Adriana ofrecieron una hermosa fiesta agasajándola. Para ello invitaron a familiares, compañeros de estudios y amistades con los cuales compartieron gratas horas de sociabilidad.

El salón Comunal de Pueblo Ferreira fue centro de atención al ser decorado con  muchos globos lilas, verde manzana y blanco. En el recibidor se ubicó una gigantografía y atril con el cuadro destinado a las firmas, ambos adornados con ramilletes de flores naturales combinando algunas de silvestres y variado follaje.

En el salón las mesas fueron cubiertas de manteles blancos y centros de mesas con transparencias sosteniendo veloncitos y flores lilas, en un sitio se ubicó la mesa dulce y postres.

Carla al llegar al salón fue recibida por un cortejo de quince jóvenes que le entregaban claveles blancos y una vela para soplar, el caminero rojo la condujo hasta donde estaban sus padres y sus hermanos Laura y Álvaro.

La quinceañera vistió modelo de raso blanco con detalles lilas bordados en el corsage y el talle, la espalda del corset entramada con cinta lila. En el peinado lució tiara de strass y guías de pequeñas flores, al llegar se abrigó con capita de pieles blancas.

El baile comenzó con el tradicional vals, en primer lugar con su papá, luego cambió parejas con los abuelos, tíos y primos, más tarde al cambiar el ritmo el baile se generalizó disfrutando todos de la alegría del momento.

En la madrugada se realizó el brindis en torno a la mesa principal donde estaba la torta de cumpleaños compuesta de tres pisos bañados de fondant blanco y detalles de pequeñas flores de azúcar lila y cintas al tono, para culminar con el Nº15 dorado, el centro de la felicidad las quince velas blancas ubicadas en lágrimas de vidrio sobre lecho de follaje.

Fue una noche maravillosa que todos los que pudieron vivirla la recordarán por largo tiempo. Por su parte en la vitrina se veían infinidad de hermosos y finos obsequios.

on motivo de cumplir quince años Carla Natalia Silveira Torres, sus padres Lisandro y Adriana ofrecieron una hermosa fiesta agasajándola. Para ello invitaron a familiares, compañeros de estudios y amistades con los cuales compartieron gratas horas de sociabilidad.
El salón Comunal de Pueblo Ferreira fue centro de atención al ser decorado con  muchos globos lilas, verde manzana y blanco. En el recibidor se ubicó una gigantografía y atril con el cuadro destinado a las firmas, ambos adornados con ramilletes de flores naturales combinando algunas de silvestres y variado follaje.
En el salón las mesas fueron cubiertas de manteles blancos y centros de mesas con transparencias sosteniendo veloncitos y flores lilas, en un sitio se ubicó la mesa dulce y postres.
Carla al llegar al salón fue recibida por un cortejo de quince jóvenes que le entregaban claveles blancos y una vela para soplar, el caminero rojo la condujo hasta donde estaban sus padres y sus hermanos Laura y Álvaro.
La quinceañera vistió modelo de raso blanco con detalles lilas bordados en el corsage y el talle, la espalda del corset entramada con cinta lila. En el peinado lució tiara de strass y guías de pequeñas flores, al llegar se abrigó con capita de pieles blancas.
El baile comenzó con el tradicional vals, en primer lugar con su papá, luego cambió parejas con los abuelos, tíos y primos, más tarde al cambiar el ritmo el baile se generalizó disfrutando todos de la alegría del momento.
En la madrugada se realizó el brindis en torno a la mesa principal donde estaba la torta de cumpleaños compuesta de tres pisos bañados de fondant blanco y detalles de pequeñas flores de azúcar lila y cintas al tono, para culminar con el Nº15 dorado, el centro de la felicidad las quince velas blancas ubicadas en lágrimas de vidrio sobre lecho de follaje.
Fue una noche maravillosa que todos los que pudieron vivirla la recordarán por largo tiempo. Por su parte en la vitrina se veían infinidad de hermosos y finos obsequios.






Recepción de Avisos Clasificados