Los quince años de Daniela

Con motivo de cumplir quince años Daniela Ana Servini Alvez, su mamá Ana Mabel y sus hermanos Berta y Florencia la agasajaron con una linda fiesta en su honor.
Familiares y numerosos jóvenes disfrutaron de la reunión en un salón decorado con globos nacarados en degradée de azul, turquesa y celeste, las columnas fueron revestidas de telas blancas y espiral de globos, mientras que sobre la pista de baile se agrupaban los globos espejados. Los amplios ventanales fueron cubiertos con cortinados de voile y cenefas drapeadas azules, en armonía de colores se presentaron las mesas donde disfrutaron de la reunión los numerosos invitados, al centro lucían burbujas de vidrio conteniendo gemas hidratadas y un velón encendido, alternaban con otras mesas para los jóvenes cuyos centros eran bandejas de mimbre con variedad de golosinas y pequeñas flores blancas.
La quinceañera y su hermana Florencia recibieron en un lugar decorado con puf blancos apoyados en alfombra roja enmarcado con dos media columnas blancas y destacados arreglos florales, entre ellos estaban el álbum de firma y la gigantografía.
Daniela vistió solero straples de gasa blanco, corsage salpicado con perlitas y canutillos, estos se iban espaciando hasta el talle aprisionado con faja de raso color turquesa, desde allí se originaba la amplia falda compuesta de varias capas de igual tela, sus largos cabellos lucieron bucles en las puntas y tiara de perlitas.
El animado baile comenzó luego del lunch para prolongarse en franca alegría hasta cerca del amanecer cuando se repartió el cotillón.
Al momento del brindis tomó relevancia la mesa principal enmarcada con topiarios recubiertos de frescas flores blancas, la cubría fino mantel blanco bordado en richelieu y viso de raso azul, encima se exhibía la torta de cumpleaños, dos pisos ovales con baño turquesa y puntitos blancos, alternados con grupitos de flores pensamientos en ambos colores hechos de azúcar, idéntico detalle adornaban los cup cakes presentados en canastas artesanales.
El centro de la felicidad con los quince veloncitos ubicados en candelabro plateado simulando un árbol con sus ramas extendidas y hojas, estos fueron soplados reiteradamente por la quinceañera mientras le cantaban y le prodigaban muestras de cariño y amistad.
Muchas elegantes se dieron cita esta noche, entre ellas recordamos a la mamá, vistió modelo corto color gris perla, corsage bordado con guías de canutillos plateados se extendían sobre la falda con movimiento, sus hermanas, Berta vistió conjunto formado por palazzo de crep negro y top recamado de lentejuelas plateadas, la pequeña Florencia muy coqueta con vestido de broderie blanco y lazo turquesa en el talle anuda al dorso con gran moño.
Recibió la jovencita múltiples y finos obsequios, siendo estos otro motivo de alegría, agradeció atenciones repartiendo los souvenirs, eran pequeños topiarios de raíces y pequeñas flores secas donde se adhería la tarjetita de agradecimiento por haberla acompañado en su noche de fiesta.

Con motivo de cumplir quince años Daniela Ana Servini Alvez, su mamá Ana Mabel y sus hermanos Berta y Florencia la agasajaron con una linda fiesta en su honor.

Familiares y numerosos jóvenes disfrutaron de la reunión en un salón decorado con globos nacarados en degradée de azul, turquesa y celeste, las columnas fueron revestidas de telas blancas y espiral de globos, mientras que sobre la pista de baile se agrupaban los globos espejados. Los amplios ventanales fueron cubiertos con cortinados de voile y cenefas drapeadas azules, en armonía de colores se presentaron las mesas donde disfrutaron de la reunión los numerosos invitados, al centro lucían burbujas de vidrio conteniendo gemas hidratadas y un velón encendido, alternaban con otras mesas para los jóvenes cuyos centros eran bandejas de mimbre con variedad de golosinas y pequeñas flores blancas.

La quinceañera y su hermana Florencia recibieron en un lugar decorado con puf blancos apoyados en alfombra roja enmarcado con dos media columnas blancas y destacados arreglos florales, entre ellos estaban el álbum de firma y la gigantografía.

Daniela vistió solero straples de gasa blanco, corsage salpicado con perlitas y canutillos, estos se iban espaciando hasta el talle aprisionado con faja de raso color turquesa, desde allí se originaba la amplia falda compuesta de varias capas de igual tela, sus largos cabellos lucieron bucles en las puntas y tiara de perlitas.

El animado baile comenzó luego del lunch para prolongarse en franca alegría hasta cerca del amanecer cuando se repartió el cotillón.

Al momento del brindis tomó relevancia la mesa principal enmarcada con topiarios recubiertos de frescas flores blancas, la cubría fino mantel blanco bordado en richelieu y viso de raso azul, encima se exhibía la torta de cumpleaños, dos pisos ovales con baño turquesa y puntitos blancos, alternados con grupitos de flores pensamientos en ambos colores hechos de azúcar, idéntico detalle adornaban los cup cakes presentados en canastas artesanales.

El centro de la felicidad con los quince veloncitos ubicados en candelabro plateado simulando un árbol con sus ramas extendidas y hojas, estos fueron soplados reiteradamente por la quinceañera mientras le cantaban y le prodigaban muestras de cariño y amistad.

Muchas elegantes se dieron cita esta noche, entre ellas recordamos a la mamá, vistió modelo corto color gris perla, corsage bordado con guías de canutillos plateados se extendían sobre la falda con movimiento, sus hermanas, Berta vistió conjunto formado por palazzo de crep negro y top recamado de lentejuelas plateadas, la pequeña Florencia muy coqueta con vestido de broderie blanco y lazo turquesa en el talle anuda al dorso con gran moño.

Recibió la jovencita múltiples y finos obsequios, siendo estos otro motivo de alegría, agradeció atenciones repartiendo los souvenirs, eran pequeños topiarios de raíces y pequeñas flores secas donde se adhería la tarjetita de agradecimiento por haberla acompañado en su noche de fiesta.