Los quince años de Eliana fueron celebrados con alegría

Días pasados al cumplir quince años Eliana Ferreira Ferreira sus padres Carlos y María ofrecieron una alegre reunión juvenil en Parador Ayuí agasajándola, a la cual concurrieron un grupo importante de amigos, compañeros de estudios y familiares con los cuales compartieron gratas horas de sociabilidad y diversión.

Acompañada por su hermano Ernesto y a bordo de un auto de colección llegó la quinceañera ingresando por el parque  iluminado con antorchas y velones encendidos, para culminar con dos altas columnas coronadas con macizos de follaje en degradée de verde.

Eliana vistió elegante modelo de fiesta realizado el corset de raso finamente bordado en pailletes de distintos tonos que fueron elegidos como predominantes en la decoración, estos colores fueron el fucsia, verde manzana y plata, la falda con amplitud trabajada con pañuelos de gasa, en el peinado con bucles lució vincha igualmente bordada.

La recibieron sus padres junto a la puerta decorada con telas torneadas en los colores de la fiesta, desde allí se extendían en todo el contorno para culminar al centro de la pista donde estaban los globos espejados de la discoteca.

Los invitados fueron finamente atendidos ubicados en torno a mesas tendidas con mantelería en composée de colores y los centros que eran soportes metalizados con forma de estrellas sosteniendo arreglo floral en base a gerberas fucsia, ilusión y follaje.

Llegada la media noche Eliana y su papá comenzaron el vals dando por inaugurado el baile al comenzar el día real de su cumpleaños, luego de alternar parejas con familiares y amigos, con ritmos de moda el baile se generalizó disfrutando todos de la música y posterior reparto del cotillón, donde también se dispararon cañones de papelitos, serpentinas en spray, burbujero, juegos de luces y sombras, siendo este momento tan divertido como un baile de carnaval. Para este momento la quinceañera se cambió de falda por otra más corta confeccionada en varias capas de tul en degradée de fucsia y rosa esfumée. Como otra atracción de la noche, la quinceañera interpretó varias canciones, luego su profesora de canto le cantó varios temas de las “Chiquititas”. Luego de la cena mientras degustaban el digestivo helado disfrutaron de un video con secuencias de fotos de diferente momentos de su vida, nacimiento, con sus compañeros de clase según iban pasando las etapas y en familia.

En un momento de la noche le cantaron el feliz cumpleaños y elevaron las copas en el brindis, formularon deseos de felicidad y muchos años más, luego rodearon la mesa principal donde estaba la torta de cumpleaños compuesta por varios pisos con forma de estrellas delicadamente decoradas en filigrana para culminar con detalle de rosas e ilusión, acompañaba el árbol de la vida con las quince velas de gala las que al ser encendidas la quinceañera formuló deseos de eterna felicidad al ingresar a una nueva etapa de su vida.

Al finalizar la reunión se repartieron los souvenirs agradeciendo la presencia de todos y los hermosos obsequios recibidos, eran llaveritos con estrellas de porcelana junto a la tarjetita de agradecimiento.

Para acompañarlos llegaron familiares y amigos de la familia provenientes de Montevideo y otros puntos del país.