Los quince años de Elizabeth Sanchiz fueron celebrados con familiares y amistades

Días pasados en Bella Unión los esposos Washington Sanchiz y Doris da Costa festejaron los quince años de su hija Elizabeth.

Llegó hasta el Chalet, salón de fiestas ubicado en Paraje Coronado vistiendo modelo de baile línea straples, el corset de satén presenta aplicaciones con flores de encaje bordado en perlas y mostacillas, amplia falda vaporosa destacada con varias capas de tul nevado, complementó su atuendo luciendo largos mitones de encaje bordado, sus largos cabellos fueron peinados apenas levantados hacia los costados luciendo bien atrás broche con diminutas flores y cintas.

 S

Elizabeth Sanchiz da Costa al cumplir los quince años. Foto: Lagos.

Fue recibida por sus padres y hermano Juan Gabriel, luego se acercaron los abuelos Adalberto da Costa y Celeste Flores, también los padrinos Adriana Dorrego y Diego Tellis.

Luego de saludarlos su papá la invitó a ingresar al salón donde los invitados la esperaban de pie con un cerrado aplauso, las notas de un vals marcaron el inicio del baile, alternó parejas con otros familiares y amigos. Posteriormente ritmos de moda fueron aprovechados por la concurrencia que se divirtió en grande con el animado baile y posterior reparto del colorido cotillón, contando con la actuación de una conocida orquesta local. Para este momento la quinceañera cambió su vestido largo por otro más corto de gasa color fucsia, corsage drapeado combinando piezas en diagonal bordadas con pailletes al tono extendiéndose a un solo bretel.

El salón fue decorado en los colores blanco, rosa, fucsia y marrón chocolate, el piso del recibidor estaba cubierto con alfombra roja, en este sitio se ubicó el cuadro destinado a recoger las firmas y frente a una gigantografía estaba el baúl donde se iban depositando los regalos, en lo alto colgaban paraguas invertidos descolgando lluvia de rosas blancas y rosadas naturales con ilusión y follaje.

Idéntico detalle se apreciaban en diferentes ángulos del salón, se sumaban luces dirigidas, telas tensadas y lámparas candelabros con velones y cairelles espejados, otros transparentes, también habían originales cuadros pintados por el decorador, mientras que sobre la pista de baile se veían secuencias de globos espejados de varias dimensiones y formas.

Los invitados fueron deferentemente atendidos por los anfitriones ubicados en torno  mesas tendidas con mantelería blanca y cubre chocolate, lucían al centro destacados arreglos florales naturales en rosa, unos ubicados en altos suspiros y otros sobre estructuras en espiral. Los jóvenes tuvieron una barra de tragos y mesas de cafés, ambos sitios separados del salón por medio de cortinados con caireles y traillage de telas en los colores elegidos para la ambientación.

Muchas elegantes se dieron cita esta noche, entre ellas recordamos a la mamá, lució vestido de satén color gris perla, de línea adherente con drapeado central y detalle de guía con vuelitos formando un solo bretel.

Llegado el momento de elevar las copas en el brindis la familia se ubicó junto a la mesa principal donde estaban las tres bellas tortas de cumpleaños, bañadas de blancos con detalles de estrellas, flores y lunares en rosa, fucsia y marrón para culminar con ramillete de rosas, fresias e ilusión con algo de fino follaje, acompañaba destacado arreglo floral natural y candelabro patinado en dorado portando los quince veloncitos esféricos.

Como muestra de afecto y amistad esta jovencita recibió muy lindos y finos obsequios.